Síntomas y tratamiento de la apnea del sueño

Raquel Lemos Rodríguez · 27 enero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 25 enero, 2019
La apnea del sueño es mucho más frecuente de lo que podamos pensar. Hoy descubriremos los síntomas que presentan las personas que la sufren y cómo se trata.

¿Conoces a alguien que sufra apnea del sueño? Son varias las personas que lidian con esta patología respiratoria que evita que puedan disfrutar de una buena calidad de sueño. Por eso, suelen sufrir una gran somnolencia durante el día debido a la falta de un descanso reparador. Sigue leyendo y descubrirás los síntomas y el tratamiento de este trastorno.

La apnea del sueño

La apnea del sueño provoca que la persona que la sufre deje de respirar en algunos momentos cuando está durmiendo. Esto es algo muy notorio, ya que quienes sufren esta enfermedad roncan muy fuerte y, repentinamente, dejan de hacerlo. Cuando nos damos cuenta, han dejado de respirar. La apnea suele manifestarse cuando la persona se encuentra en la fase REM. Sin saber muy bien por qué, la faringe sufre un colapso e impide el paso del aire. Esto puede ocurrir varias veces en una misma noche. En los casos más graves, las personas pueden hasta sufrir dos apneas cada hora.

Los síntomas de la apnea del sueño

Pareja en la cama con hombre roncando y mujer tapándose los oídos.
La apnea dificulta la entrada en fase REM por lo que, además de ronquidos, no se produce un adecuado descanso.

Como bien hemos visto, roncar es uno de los síntomas de la apnea del sueño. Lo curioso, es que las personas que sufren esta patología empiezan a roncar muy fuerte apenas se han quedado dormidas. Cuando la persona sufre la apnea se produce un silencio, seguido de algún jadeo que no es más que un intento por volver a respirar. En el momento en el que esto sucede la persona se despierta o es sacada del sueño profundo en el que estaba sumergida.

Otros síntomas que puede sufrir son los siguientes:

  • Boca seca: esto suele estar causado por los ronquidos.
  • Dolor de cabeza: las apneas suelen tener este efecto secundario, ya que al dejar de respirar no se logra oxigenar bien el cerebro.
  • Fatiga: esta patología impide que la persona que la sufre tenga una buena calidad de sueño. Como consecuencia, se encuentra muy cansada durante el día.

Las personas que sufren apnea del sueño suelen tener problemas con su rendimiento laboral. En ocasiones, pueden quedarse dormidas en cualquier lugar inesperado. Por ejemplo, en una reunión de trabajo o mientras está conduciendo.

Descubre: Cómo lograr un sueño de calidad

Tratamiento de la apnea del sueño

Si una persona tiene todos los síntomas anteriores, es necesario acudir al médico. Él le realizará una serie de pruebas específicas para determinar si sufre o no este trastorno. Una vez se confirma el diagnóstico el médico establecerá el mejor tratamiento para su caso.

1. Eliminar malos hábitos

Este es el primer tratamiento para la apnea del sueño. Tiene que ver con la eliminación de malos hábitos y la inclusión de otros que mejorarán nuestra salud. No se utilizan fármacos ni ningún método agresivo. Es apto para persona que sufren una apnea del sueño leve. Algunos hábitos que se deben modificar son la eliminación del tabaco, la práctica de ejercicio físico o realizar cambios en la alimentación para perder peso. En muchos casos, con este tratamiento suele mejorar la apnea del sueño.

Quizá te interese: Cómo combatir la apnea del sueño con 5 remedios naturales

2. Utilizar una mascarilla

Hombre durmiendo con mascarilla.
Una mascarilla con aire evita el colapso de las vías aéreas durante la noche.

Este segundo tratamiento es el que se suele dar, en general, a los pacientes que sufren apnea del sueño. Se trata de una mascarilla (conocida como CPAPcontinuous positive airway pressure, presión positiva continua en la vía aérea) que se le proporciona a la persona que sufre apnea y con la que debe dormir. Esta mascarilla ejerce una presión en la vía aérea superior evitando que esta se paralice. Además, hace desaparecer los ronquidos y no suele tener efectos secundarios.

3. Someterse a cirugía

Este último de los tratamientos para la apnea del sueño se utiliza en casos muy específicos. Por ejemplo, si la persona sufre pólipos lo que puede hacer que el uso de la mascarilla no solucione el problema. También, si existe alguna lesión en la vía aérea superior se puede requerir este tipo de tratamiento. No obstante, la opción de tratamiento más recurrida es el uso de la mascarilla.

No existe cura para esta enfermedad

En la actualidad, aún no se ha descubierto una cura para esta enfermedad. De hecho, todos los tratamientos que hemos visto están destinados a combatir o reducir los síntomas. No obstante, si se deja el tratamiento, la apnea del sueño volverá, porque no nos podemos deshacer de ella. Los tratamientos ayudan mucho a mejorar la calidad de vida de las personas que verán cómo duermen mucho mejor y se sienten con más energía durante el día. Asimismo, las personas con las que viva también se sentirán agradecidas no solo por la reducción de los ronquidos, sino por ese miedo que sienten cuando la persona deja de respirar.

¿Alguna vez alguien de tu alrededor ha sufrido apnea del sueño? ¿Cómo la has vivido si quien la ha tenido eres tú?

  • Ryan, S. (2016). Obstructive Sleep Apnea. In International Encyclopedia of Public Health. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-803678-5.00311-8
  • Punjabi, N. M. (2008). The Epidemiology of Adult Obstructive Sleep Apnea. Proceedings of the American Thoracic Society. https://doi.org/10.1513/pats.200709-155MG
  • Somers, V. K., White, D. P., Amin, R., Abraham, W. T., Costa, F., Culebras, A., … Young, T. (2008). Sleep Apnea and Cardiovascular Disease. An American Heart Association/American College of Cardiology Foundation Scientific Statement From the American Heart Association Council for High Blood Pressure Research Professional Education Committee, Council on Clinical Cardiology, Stroke Council, and Council on Cardiovascular Nursing In Collaboration With the National Heart, Lung. Journal of the American College of Cardiology. https://doi.org/10.1016/j.jacc.2008.05.002