Síndrome de la mujer maltratada: qué es y cómo obtener ayuda

Raquel Lemos Rodríguez · 29 abril, 2019
El síndrome de la mujer maltratada lo sufren muchas personas que han vivido una situación de violencia durante un tiempo prolongado. Veamos qué podemos hacer en estos casos.

¿Qué le ocurre a una mujer que ha experimentado maltrato físico o psicológico en su relación? Puede experimentar el síndrome de la mujer maltratada, un término que acuñó Lenore E. A. Walker en su libro El síndrome de la mujer maltratada.

En este libro se aborda toda la sintomatología física y las consecuencias psicológicas que tiene haber vivido maltrato en una relación de pareja. Asimismo, también se hace una especial mención a la situación cuando hay hijos atendiendo a aspectos tan importantes como la custodia.

¿Cómo identificar el síndrome de la mujer maltratada?

El síndrome de la mujer maltratada presenta unas características claras que es importante saber identificar. ¿La razón? Debe buscarse ayuda profesional lo antes posible para que esta sintomatología no empeore y afecte a la calidad de vida de la mujer que está padeciendo esto.

  • Síntomas corporales: insomnio, pérdida de peso, somatización de emociones (eccemas, migrañas, cólicos…).
  • Síntomas psicológicos: depresión, baja autoestima, sentimiento de culpabilidad, desesperanza y miedo.
Depresión mujer maltratada
El síndrome de la mujer maltratada se puede manifestar con síntomas físicos y mentales. La mujer puede sufrir insomnio, pérdida de peso notoria, además de constante depresión.

Estos son algunos de los síntomas que presentan todas aquellas personas que sufren el síndrome de la mujer maltratada. No obstante, hay algunos puntos importantes que hemos considerado tratar individualmente. Veamos algunos de ellos para, después, ver los pasos para empezar a buscar ayuda.

La indefensión aprendida

La indefensión aprendida es un estado psicológico que presentan aquellas mujeres que han sido maltratadas. Se trata de un pensamiento nocivo que les impide tomar decisiones a su favor para salir de una situación en la que las están violentando o abusando.

Consideran que nada de lo que hagan influirá en el resultado. Esto es sumamente incapacitante, desesperanzador y es la razón por la que muchas mujeres no son capaces de salir de una situación de maltrato. Incluso, el hecho de no tratar esto puede llevar a otra relación de maltrato.

Lee también: Heridas que no cicatrizan: neuropsicología del maltrato a la mujer

El estrés postraumático

Cuando una mujer ha estado expuesta a una situación de maltrato repetida durante un largo periodo de tiempo, esto quiere decir que ha estado viviendo bajo un estrés constante. Esto ha provocado que, tras separarse o salir de esa situación, el estrés siga estando presente.

Esta respuesta de lucha y huida que tan importante es para nuestra supervivencia, en las personas con síndrome de mujer maltratada se vuelve completamente desadaptativa. El estrés, el miedo y la ansiedad aparecerán en circunstancias que, para nada, hay que temer.

Algunas de las formas en las que podemos identificar este estrés postraumático es analizando las conductas de la mujer víctima de maltrato:

  • Pesadillas y flashbacks que provocan sudoración, miedo y un aumento de las pulsaciones.
  • Conductas evasivas de aquellos lugares o pensamientos que recuerden a la situación vivida.
  • Hipervigilancia, sobre todo, cuando está en la calle porque cree que la persiguen.
  • Dificultades para recordar características o momentos esenciales del evento traumático.
Hipervigilancia
Las mujeres que han atravesado periodos de violencia suelen tener secuelas que son difíciles de superar. A menudo tienen estrés postraumático, pues piensan que volverán a ser sometidas por su agresor.

Ayudas para las mujeres maltratadas

A pesar de que la mujer víctima de maltrato crea que no puede obtener ayuda, esto no es así. Es cierto que puede que la persona que la maltrató esté en libertad tan solo con una orden de alejamiento. Esto puede infundirle mucho temor e inseguridad. Sin embargo, veamos qué puede hacer:

Ayudas económicas

La mujer víctima de maltrato puede suspender temporalmente su contrato de trabajo y que quede en una situación legal de desempleo. Así, podrá percibir el paro o el subsidio por insuficiencia de cotización, y recuperarse de la situación vivida.

Casas de acogida

En algunos países existen casas de acogida que permiten a una mujer y sus hijos (si los tiene) escapar de la violencia y prepararse para iniciar una nueva vida. Es una oportunidad de transición y empezar desde cero.

Terapia psicológica

Es fundamental acudir a terapia psicológica con un profesional especializado en estos casos. El apoyo de la familia en esta situación será fundamental. Si hay hijos, también es importante que acudan a un psicólogo.

Lee: 7 efectos invisibles del maltrato psicológico

Legalizar la situación de los hijos

Los temas de custodia deben ponerse al día, a pesar de lo difícil del momento. Por ello, la familia debe involucrarse y ayudar en todo lo que puedan. Esconder a los hijos para evitar una custodia compartida o que vean a la pareja es delito y está penado con la cárcel.

El teléfono de la esperanza

Es una ONG a la que se puede llamar cuando la persona no se encuentra bien o necesita a alguien con quien desahogarse. Es un servicio gratuito y que puede ser de gran ayuda en esos momentos en los que la mujer maltratada se encuentra destrozada.

Ante cualquier situación de maltrato no debemos dudar en llamar al 016. Un teléfono gratuito que no deja huella en la factura y en la que personas formadas y capacitadas nos indicarán qué debemos hacer y a dónde acudir.

Es una oportunidad para salir de una situación que nadie debería tolerar. Recomendamos siempre acudir a un psicólogo, y animamos a las familias a no alejarse, aunque así parezca que lo desee con sus actitudes la mujer que ha sido víctima de maltrato.

  • Aguirre D, Pamela, Cova S, Félix, Domarchi G, Ma. Paz, Garrido C, Carol, Mundaca Ll, Ivania, Rincón G, Paulina, Troncoso V, Pamela, & Vidal S, Paulina. (2010). Estrés postraumático en mujeres víctimas de violencia doméstica. Revista chilena de neuro-psiquiatría48(2), 114-122. https://dx.doi.org/10.4067/S0717-92272010000300004
  • Ordóñez Fernández, María del Prado, & González Sánchez, Patricio. (2012). Las víctimas invisibles de la Violencia de Género. Revista Clínica de Medicina de Familia5(1), 30-36. https://dx.doi.org/10.4321/S1699-695X2012000100006
  • RODRÍGUEZ HERNÁNDEZ, R., & ORTIZ AGUILAR, L. (2014). LAS FUENTES DE APOYO SOCIAL Y SU IMPACTO EN LA VIOLENCIA Y MALESTAR EN MUJERES MALTRATADAS. Revista Internacional de Ciencias Sociales y Humanidades, SOCIOTAM, XXIV (2), 199-218.
  • Seijas Gómez, Raquel. (2013). Trastorno por estrés postraumático y cerebro. Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría33(119), 511-523. https://dx.doi.org/10.4321/S0211-57352013000300004
  • Sepúlveda García de la Torre, A.. (2006). La Violencia de Género como causa de Maltrato Infantil. Cuadernos de Medicina Forense, (43-44), 149-164. Recuperado en 19 de febrero de 2019, de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1135-76062006000100011&lng=es&tlng=es.
  • Yugueros García, A. (2015). Intervención con mujeres Víctimas de Violencia de género: Educar e informar para prevenir. Revista Historia de la Educación Latinoamericana, 17 (24), 191-216.