Rotura de menisco: características y síntomas

18 febrero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
 El movimiento que produce el daño en el menisco, suele ser un movimiento brusco de rotación, con la pierna apoyada en el suelo o un movimiento de flexión excesivo. Te contamos cuáles son las causas de este tipo de fracturas, así como su tratamiento y factores de riesgo.

La rotura de menisco es una de las lesiones de rodilla más frecuentes. Cualquier actividad en la que saltes sobre la rodilla o gires de manera brusca, en especial con todo el peso de tu cuerpo, puede causar la rotura de menisco.

Cada una de las rodillas tiene dos meniscos, el interno y el externo. Se trata de cartílagos en forma de «C» que actúan como amortiguadores entre la tibia y el fémur. De esta manera, reparten las fuerzas que soporta esta articulación. Además, favorecen la estabilidad de la rodilla y facilitan el movimiento.

La rotura de menisco puede provocar dolor, hinchazón, rigidez y bloqueo cuando quieras mover la rodilla. Incluso tener dificultades para extender la rodilla por completo.

Causas de una rotura de menisco y sus tipos

Recreación digital de rotura de menisco y rodilla inflamada
La rotura de menisco es una de las alteraciones de la rodilla más frecuentes incluso en gente joven.

La rotura de menisco es una de las lesiones más frecuentes en la articulación de la rodilla y se puede producir por diversas causas:

  • Traumática: causada por un impacto, ya sea directo o indirecto.
  • Degenerativa: a causa del deterioro progresivo con los años.
  • Mecánica: debida a malas posturas, y en consecuencia un mal funcionamiento.

En numerosas ocasiones, las roturas de menisco se producen en gente joven, realizando deporte. El movimiento que produce el daño en el menisco suele ser un movimiento brusco de rotación con la pierna apoyada en el suelo o un movimiento de flexión excesivo.

Las roturas de menisco no son todas iguales. Por eso, se clasifican en diferentes tipos, según sean completas o incompletas y según la zona del menisco que se haya roto.

Lee también: Fortalecimiento de ligamentos y tendones de la rodilla

Síntomas de una rotura de menisco

Las distintas causas y tipos de rotura dan lugar a que los síntomas sean muy variables. Incluso dos personas que aparentemente presentan la misma lesión, pueden tener síntomas distintos. Aun así, entre los síntomas más frecuentes encontramos:

  • Chasquido y dolor en la zona del menisco en el momento que se produce la lesión.
  • Inflamación de la rodilla.
  • Bloqueo de la articulación.
  • Dolor al realizar los movimientos de flexión y extensión, sobretodo en el rango final del movimiento.
  • Dificultad para moverse después de permanecer sentado durante un tiempo prolongado.

El dolor en muchas ocasiones es difícil de definir en una zona, aunque puede ocurrir que se note con mayor intensidad en la cara interna o externa de la rodilla.

El dolor variará dependiendo de cual sea el menisco lesionado. Aunque también se pueden percibir pinchazos y fallos en la estabilidad de la rodilla. Sin embargo, acude a tu médico si te duele la rodilla, si la notas hinchada o si no puedes moverla con normalidad.

Tratamiento de la rotura de menisco

Operación de rodilla mínimamente invasiva
La rotura de menisco se puede intervenir de formas diversas, según su estado y conservación.

Hay dos opciones de tratamiento, una quirúrgica y la otra conservadora. En ambas opciones, la fisioterapia será una parte primordial, ya que después de la cirugía también se deberá hacer rehabilitación. Cuando hay una rotura de menisco debes seguir estas recomendaciones:

  1. Haz reposo 24-48 horas.
  2. Aplica frío para desinflamar la articulación y reducir el dolor.
  3. Realiza un vendaje compresivo.
  4. Mantén la pierna elevada para facilitar el drenaje del líquido sinovial.

 Tratamiento quirúrgico de la rotura de menisco

Después de la cirugía, la fisioterapia será necesaria para recuperar la movilidad perdida, volver a establecer el tono muscular y recuperar la estabilidad de la articulación.

Tratamiento conservador

En el caso de optar por el tratamiento conservador debes descansar, aplicar hielo y tomar algún medicamento antiinflamatorio. Seguir estas pautas, a veces, es suficiente para aliviar el dolor de la rotura de menisco y dar tiempo a la lesión para que cicatrice por sí sola.

Debes ser consciente de que el menisco no se repara, ni se regenera por sí solo. Sin embargo, en otros casos, la rotura de menisco requiere una reparación quirúrgica.

El tratamiento de fisioterapia en función de cada paciente y teniendo en cuenta si se le ha intervenido quirúrgicamente, consistirá fundamentalmente en:

  • Masaje manual para reducir el dolor.
  • Drenaje para evacuar el líquido sinovial.
  • Técnicas articulares para ganar movimiento.
  • Ejercicios para aumentar la fuerza muscular.

También te puede interesar: Rehabilitación de la rodilla tras una operación de menisco

Factores de riesgo de sufrir rotura de menisco

Mujer deportista sujetándose la rodilla
Los deportistas son los más propensos a sufrir este tipo de roturas.

Realizar actividades en las que saltas sobre la rodilla o la giras con fuerza y brusquedad te pone en riesgo de sufrir una rotura de menisco.

El riesgo es particularmente alto para los deportistas, en especial los que juegan al fútbol o practican actividades en las que se salta sobre la rodilla, como el tenis y el baloncesto. El riesgo de sufrir una rotura de menisco también aumenta con la edad, debido al desgaste de las rodillas.