Recomendaciones para tratar una infección de oído

Raquel Lemos Rodríguez · 24 enero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 23 enero, 2019
Aunque creamos que nos hemos recuperado de la infección de oído, si estamos siguiendo un tratamiento con antibióticos es fundamental no dejarlo a medias para no recaer y desarrollar resistencias.

Una infección de oído es una afección muy dolorosa que se desarrolla de una manera muy rápida.  Si solemos sufrir varias o nos duran demasiado tiempo seguramente se haya convertido en un padecimiento crónico.

Por eso, estas recomendaciones para sobreponerte a una infección de oído pueden venirte muy bien. No obstante, antes de seguir estas recomendaciones, si tenemos una infección de oído debemos acudir al médico, ya que la prescripción de antibióticos se hace prácticamente obligatoria. A mayores, podemos seguir los consejos que a continuación exponemos.

Maneras de combatir una infección de oído

1. Utiliza compresas tibias

Mujer con dolor de oído.
Las compresas tibias alivian el dolor de una infección de oído.

El dolor en una infección de oído puede ser insoportable. A pesar de acostarnos sobre un lado u otro, el dolor persiste y no hay ninguna manera en la que lo podamos calmar. Por eso, las compresas tibias nos pueden ayudar. Podemos adquirirlas en cualquier farmacia o usar un paño húmedo, si lo preferimos.

  • Lo que vamos a hacer será sumergirlo en agua tibia.
  • Una vez sacamos el paño o la compresa, la escurrimos muy bien y la aplicamos en el oído que esté afectado.
  • Si esperamos unos minutos notaremos un cierto alivio del dolor, aunque para mejorar esto veamos la siguiente recomendación.

Lee este artículo: Alivia el dolor con estos remedios naturales

2. Toma analgésicos para el dolor

Aunque queramos evitarlo, los analgésicos van a ser muy necesarios para poder pasar la infección de oído de la mejor manera posible. Algunos analgésicos que podemos adquirir sin tener que ir al médico son los siguientes y pueden ayudar notablemente al dolor:

  • Paracetamol: Sus efectos secundarios son mínimos y está muy recomendado para cualquier tipo de dolor, como de cabeza, de muelas y, en este caso, de oído. El problema de este medicamento es que puede afectar al hígado y tenemos que saber que no es un fármaco antiinflamatorio, únicamente analgésico. La dosis máxima recomendada al día es de 3 gramos separados en al menos 3 tomas.
  • Ibuprofeno: Es más eficaz en dolores que tengan que ver con lesiones o músculos. No obstante, tiene muchos más efectos secundarios que el paracetamol y puede agravar las úlceras estomacales si las tenemos. Si lo consumimos junto con alimentos reduciremos sus efectos a nivel digestivo. Al contrario que el paracetamol, el ibuprofeno sí tiene propiedades antiinflamatorias.

Lo adecuado es pedirle a nuestro especialista que nos recete algún analgésico. De esta manera, sabiendo nuestros antecedentes e historial médico, nos recetará uno u otro en función de lo que necesitemos.

Descubre: Los 9 mejores analgésicos naturales

Los antibióticos serán necesarios

Mano con pastillas.
La infección de oído requiere de antibiótios para su tratamiento, ya sean estos locales (gotas) o generales (vía oral).

Aunque los analgésicos podamos adquirirlos nosotros, no debería suceder lo mismo con los antibióticos. Este tipo de fármacos son demasiado fuertes y están destinados a combatir, en este caso, la infección de oído. Podemos tomar un analgésico junto con un antibiótico si así nos lo confirma el médico. A pesar de esto, tenemos que prestar mucha atención a lo que nos dice con respecto a cómo tomar el antibiótico que nos recete.

Si creemos que estamos ya bien y detenemos su ingesta, la infección de oído puede aparecer de nuevo. El antibiótico permite lidiar con la infección de oído que, de otra manera, podría ser casi imposible. Además, el tipo de fármaco que debemos tomar y su duración dependerá de la gravedad de la infección (por ejemplo, si tenemos una otitis aguda). Es por ello, y para evitar las resistencias y complicaciones, que debemos cumplir el tiempo de tratamiento y las tomas de forma adecuada a como nos lo indique el médico especialista.

El uso de diábolos

Oreja.
Los diabólos están indicados en casos crónicos.

En algunos casos de infección de oído puede ser necesario hacer uso de los diábolos o tubos de ventilación. Un diábolo es un tubo muy pequeño que se coloca donde está el tímpano para ventilar el oído y evitar la acumulación de líquido. Esto permite evitar las infecciones de oído si estas son muy recurrentes.

A veces, se deja el diábolo durante unos meses o, en algunos casos, se deja que este se desprenda por sí solo. Los diábolos suelen funcionar muy bien en las infecciones de oído que son crónicas. No obstante, su uso dependerá de lo que considere el médico.

¿Sueles sufrir de infecciones de oído recurrentes? ¿Te ayudan las compresas tibias o los analgésicos?

Para sobreponerse a una infección de oído es imprescindible seguir las recomendaciones del médico y tomar los fármacos de la manera en la que nos los han recetado. Además de todo esto, se suele recomendar descanso y evitar los cambios bruscos de presión atmosférica (así, es mejor no viajar en avión si es posible mientras tenemos otitis). Con todo esto podremos recuperarnos con éxito de una infección de oído.