Tarta de pan con almendras

· 30 junio, 2015

Las almendras son los frutos secos más usados en repostería, ya que hacen que los dulces queden exquisitos. La tarta de pan con almendras es similar al pudin o pan de Calatrava, que se sirve bien frío. Su sabor suave es perfecto para terminar una comida copiosa, pero también es ideal para tomar en el desayuno o en la merienda. Además, esta es una receta sencilla que no requiere invertir mucho tiempo en la cocina, lo que lo hace perfecto para el verano o para invitados sorpresa.

Opción 1: Tarta de pan con almendras

Ingredientes:

  • 150 g de almendras molidas
  • 1 vaina de vainilla
  • 300 g de pan blanco
  • 200 g de frutas escarchadas
  • 120 g de azúcar
  • 4 huevos
  • 100 g de chocolate negro picado
  • 750 ml de leche
  • 1 cucharadita de canela
  • 80 g de pasas
  • 100 g de almendras fileteadas
  • Pan rallado
  • 2 cucharadas de azúcar
  • Mantequilla
pan de platano jamaicano

Procedimiento:

  • Hervir la leche con la vaina de vainilla. Dejar hirviendo durante 3 minutos y retirar la vainilla.
  • Cortar el pan blanco en pedacitos y verter la leche caliente por encima, con cuidado de no quemarse. Dejar reposar durante 15 minutos.
  • Precalentar el horno a 180ºC.
  • Batir los huevos, el azúcar y la canela todo junto e incorporar a la preparación anterior.
  • Agregar las frutas escarchadas, las pasas, el chocolate y las almendras cortadas. Mezclar bien.
  • Engrasar con mantequilla un molde de 26 cm y espolvorearlo con pan rallado.
  • Verter la masa en el molde. Espolvorear con las almendras fileteadas por encima y luego con azúcar.
  • Cocinar en el horno a 180ºC entre 25 y 30 minutos.
  • Servir caliente con una bola de helado de vainilla.

Opción 2: Pan de almendras

Ingredientes:

  • 200 g de harina
  • 125 g de azúcar
  • 4 huevos
  • 200 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 200 g almendras molidas
  • 1 cucharadita de levadura tipo Royal
  • Ralladura de 1 limón
  • Azúcar glas

Procedimiento:

  • Precalentar el horno a 180ºC.
  • Batir la mantequilla con el azúcar hasta formar una crema suave.
  • Añadir las yemas de huevo una a una sin dejar de batir e incorporar la ralladura de limón.
  • Tamizar la harina con la levadura 2 veces y añadirla a la mezcla poco a poco, removiendo constantemente.
  • Aparte, batir las claras a punto de nieve con una pizca de sal, hasta que se vuelvan totalmente blancas y que cuando al darle la vuelta, al bol las claras no se caigan.
  • Forrar un molde alargado con mantequilla y verter ahí la mezcla.
  • Hornear a 180ºC durante unos 45 minutos o hasta que al pinchar con un palillo éste salga limpio.
  • Dejar enfriar y espolvorear con azúcar glas por encima.

Opción 3: Tarta de almendras

Ingredientes:

  • 150 g de almendra molida
  • 6 huevos
  • 15 galletas María
  • 200 g de azúcar
  • 1 vaso de leche
  • Caramelo líquido para el molde
pan chocolate calabacín

Procedimiento:

  • Precalentar el horno a 180ºC.
  • Separar las yemas de las claras de los huevos.
  • Batir las yemas con el azúcar hasta obtener una crema blanquecina.
  • Triturar las galletas María con la batidora hasta convertirlas en polvo.
  • Añadir al bol las galletas trituradas, la leche, las almendras y mezclarlo todo muy bien hasta formar una masa homogénea.
  • Montar las claras a punto de nieve, hasta que se vuelvan completamente blancas y rígidas y que al darle la vuelta al bol no se caigan.
  • Añadir las claras al recipiente con el resto de ingredientes y mezclar todo bien con movimientos envolventes y con ayuda de unas varillas. Es fundamental realizar este paso con mucho cuidado, para que las claras no se bajen.
  • Preparar el caramelo líquido.
  • Caramelizar el molde para hornear.
  • Echar la masa en el molde y hornearlo a 180ºC durante unos 45 minutos.
  • Pasado este tiempo, comprobar si la tarta de almendras está cuajada pinchándola con un palillo. Si éste sale limpio, la tarta está lista.
  • Sacarla del horno y desmoldarla. Dejarla enfriar a temperatura ambiente y cuando esté templada, meterla en el frigorífico. Servirla bien fría.

Imagen cortesía de Liliana Fuchs.