Principales tratamientos para la disfunción eréctil

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
8 junio, 2018
La disfucción eréctil es un problema que afecta en un elevado porcentaje a los hombres de una determinada edad. Sin embargo, disponemos de un amplio abanico de tratamientos para el tratamiento de este problema.

La disfunción eréctil es un problema que le preocupa a muchos hombres. No obstante, la buena noticia es que los problemas de erección pueden ser tratados. Existen diversos tipos de tratamientos y todos son eficaces y seguros, si se siguen los consejos del médico.

El tratamiento será uno u otro, según la causa de la disfunción. Por ello, identificar el origen del problema es un paso fundamental para que el tratamiento sea eficaz.

¿Qué es la disfunción eréctil?

La disfunción eréctil es un problema que afecta a más del 50% de los hombres que tienen más de 40 años. Se puede definir como la incapacidad persistente para conseguir una erección y mantenerla para llevar a cabo una relación sexual satisfactoria durante, al menos, 3 meses.

En España esta enfermedad afecta a 1 de cada 5 hombres y no hay que dejarlo pasar, ya que no es solo un problema de salud sexual, si no que, además, puede ser un síntoma de otras enfermedades que no hayan sido diagnosticadas como puede ser una enfermedad cardiovascular o metabólica.

Por lo tanto, la disfunción eréctil se puede relacionar con otras enfermedades. Sin embargo, estas también pueden ser la causa del problema. Alguna de las enfermedades que pueden tener como síntoma disfunción eréctil son:

  • Obesidad.
  • Diabetes.
  • Hipertensión.
  • Colesterolemia.
  • Déficit de testosterona.

Tratamientos para la disfunción eréctil

A grandes rasgos, los tratamientos que el médico puede ofrecer a un paciente que sufre disfunción eréctil son recomendaciones en los cambios de vida, medicamentos o, en casos más graves, cirugía.

En cuanto a los cambios de vida que se recomiendan encontramos consejos como dejar de fumar o reducir el consumo de alcohol.

También ayuda reducir el peso corporal si sufre obesidad, realizar ejercicio físico por lo menos 3 días por semana, lo que ayudará también a reducir el estrés. Estas medidas no van a curar la enfermedad, lo que hacen es ayudar a la circulación sanguínea y al funcionamiento de los nervios.

Tratamiento farmacológico

Cuando recurrimos a los fármacos para tratar este problema, lo más común es que se elijan los fármacos inhibidores de la enzima fosfodiesterasa-5.

Estos fármacos tienen diferentes características, por lo que se deben adaptar a las necesidades de cada paciente. Una de las marcas más famosas de los fármacos inibidores de la fosfodiesterasa 5 es la Viagra, cuyo principio activo es el sindenafilo. Sin embargo, este medicamento no es la única opción de tratamiento y puede tener ciertos problemas de salud.

Otros fármacos utilizados son los que contienen en su composición química el vardenafilo, tadalafilo o el avanafil. Todos estos fármacos relajan los músculos lisos y aumentan el flujo sanguíneo en el pene durante el acto sexual.

Hay que tener en cuenta que la administración de estos medicamentos puede estar contraindicada en ciertos casos. Por ejemplo, en el caso en el que esté siendo tratado a la vez con nitratos y con bloqueadores alfa.

Ambos fármacos pueden interaccionar ampliando y relajando los vasos sanguíneos en exceso. Si esto ocurre, la interacción podría causar desmayos, mareos o una baja de tensión repentina. El tratamiento farmacológico para la disfunción eréctil tiene riesgo de producir efectos secundarios. Entre ellos podemos destacar:

Por último, mencionar al fármaco alprostadil, que es un supositorio que se administra por vía uretral. Sin embargo, este fármaco también puede desarrollar efectos secundarios tales como dolor de pene o de los testículos, sangrado uretral o sensación de ardor en la abertura uretral.

Dispositivos de vacío

Los dispositivos de constricción al vacío también son conocidos como las bombas de pene. Son unos aparatos que se colocan sobre el pene con el fin de atraer la sangre hacia el cuerpo del pene para ayudar a que se desencadene la erección.

No se recomienda dejar el dispositivo de vacío más de 30 minutos. Existen bombas manuales y también las existen con batería. Todos estos dispositivos, deben incluir una función de ‘liberación rápida’ que permita una liberación del dispositivo inmediatamente.

Implante de pene

El último de los tratamientos para la disfunción eréctil es el implante. Se suele recurrir a este cuando otras medidas no han dado resultados.

Un implante de pene es un dispositivo médico que se coloca en el genital con el fin de conseguir una erección de aspecto y sensación »natural». Además, evita que la sensibilidad y la eyaculación se vean afectadas.

Otros tratamientos para la disfunción eréctil

  • Tratamiento hormonal. Consiste en la administración de testosterona cuando la causa de la disfunción eréctil es un problema de esta hormona.
  • Tratamiento psicológico.

  • Ondas de choque. Son unas ondas de baja energía que ayudan a la circulación sanguínea mejorando la función eréctil.

A la hora de elegir uno de los tratamientos para la disfunción eréctil, el médico deberá reunirse con el paciente para explicarle con detalle el procedimiento y así, lograr su consentimiento.

  • Wessells, H., Joyce, G. F., Wise, M., & Wilt, T. J. (2007). Erectile dysfunction. The Journal of Urology. https://doi.org/10.1016/j.juro.2007.01.057
  • Hatzimouratidis, K., Salonia, A., Adaikan, G., Buvat, J., Carrier, S., El-Meliegy, A., … Khera, M. (2016). Pharmacotherapy for Erectile Dysfunction: Recommendations From the Fourth International Consultation for Sexual Medicine (ICSM 2015). Journal of Sexual Medicine. https://doi.org/10.1016/j.jsxm.2016.01.016
  • Gareri, P., Castagna, A., Francomano, D., Cerminara, G., & De Fazio, P. (2014). Erectile dysfunction in the elderly: An old widespread issue with novel treatment perspectives. International Journal of Endocrinology. https://doi.org/10.1155/2014/878670
  • Dorey, G., Speakman, M.J., Feneley, R.C., Swinkels, A. y Dunn C.D. “Pelvic floor exercises for erectile dysfunction”.BJU International, 2005, 96(4): 595-597.