¿Es posible depurar el hígado naturalmente?

Daniela Echeverri Castro · 14 octubre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 18 noviembre, 2018
Es fundamental realizar chequeos frecuentes para comprobar que todo esté en orden. En cualquier caso, el médico será el encargado de recomendar el tratamiento oportuno y de sugerir los alimentos más apropiados según el historial clínico del paciente.

El hígado es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo. Es el encargado de la desintoxicación, la regulación del metabolismo, la purificación de la sangre, sintetizar proteínas plasmáticas, absorber y almacenar vitaminas, entre otros.  

Existen muchos factores y hábitos que ponen en riesgo la salud de este órgano. En consecuencia, afectan a nuestra salud a nivel general. Por eso, es importante estar alerta ante cualquier molestia hepática y acudir a un médico para que realice un chequeo, ya que puede llegar convertirse en un problema grave y difícil de controlar.

Los malos hábitos de vida, la falta de ejercicio físico y una dieta no saludable pueden poner en peligro nuestro hígado. Por eso, hoy vamos a proponer 5 bebidas que, junto con hábitos de vida saludables, pueden contribuir al bienestar general.

Zumo de manzana

Manzanas

La manzana es rica en fibra y es una fuente rica de fitoquímicos. Algunos estudios han relacionado el consumo de manzanas con un menor riesgo enfermedades cardiovasculares, asma y diabetes.

Además, se ha encontrado que las manzanas tienen una gran actividad antioxidante, por lo que podrían contribuir a la oxidación de lípidos y reducir el colesterol. Las manzanas contienen una variedad de fitoquímicos, incluyendo quercetina, catequina, cloridzina y ácido clorogénico, los cuales son buenos antioxidantes.

Vas a necesitar:

  • ½ kilo de manzanas.
  • ½ limón.
  • Azúcar al gusto.
  • Agua.

¿Qué debes hacer?

  • Primero, lava muy bien el kilo de manzanas, y sin  quitarles la cáscara, corta trozos para poner en la licuadora.
  • Después, añade el jugo de medio limón, azúcar al gusto y dos vasos de agua.
  • Finalmente, licúa muy bien todos los ingredientes y consúmelo.

Té verde

El té verde es conocido a nivel mundial por las propiedades y beneficios que tiene para el organismo. El té verde contiene catequinas, un tipo de antioxidante vegetal que según diferentes estudios, que podrían contribuir a eliminar la acumulación de grasa en el hígado y promover la función hepática.

¿Qué debes hacer?

Toma infusiones de té verde, de manera moderada. Lo ideal es consumirlo en ayunas o antes de ir a descansar. El té verde en exceso puede tener efectos secundarios que afectan otras partes del organismo.

Licuado de pomelo

Pomelo toronja

Los bioflavonoides cítricos del pomelo abarcan un amplio grupo de compuestos fenólicos que podrían tener un efecto beneficioso sobre el proceso inflamatorio, debido a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Vas a necesitar:

  • 2 toronjas grandes.
  • 2 dientes de ajo fresco.
  • 1 trozo de raíz de jengibre fresco.
  • 4 limones.
  • 300 ml de agua destilada filtrada.
  • 1 cucharadita o tabletas de acidofilus.
  • 2 cucharadas de aceite  de oliva de presión en frío.

¿Qué debes hacer?

  • En primer lugar, debes extraer el jugo de los limones y las toronjas.
  • Ralla el jengibre y tritura el ajo para extraer su jugo.
  • Luego, en la licuadora coloca el resto de ingredientes y añade los jugos, el jengibre y el ajo.
  • Finalmente, licúa muy bien todos los ingredientes y consúmelo antes de dormir.

Zumo de arándanos rojos

Los arándanos rojos tienen un alto contenido en vitaminas, minerales y antioxidantes esenciales que los convierten en un aliado para la buena salud.

Algunas investigaciones sugieren que puede mejorar el hígado graso mediante la disminución de los niveles de triglicéridos hepáticos, y que puede ser recomendable en casos de diabetes.

Vas a necesitar:

  • 2 manzanas rojas grandes.
  • 1 pera verde grande.
  • 1/2 taza de arándanos rojos frescos.
  • 1 tallo de apio grande.
  • 1 pepino pequeño.

¿Qué debes hacer?

  • Primero, mezcla todos los ingredientes en la licuadora sin quitarles la cáscara.
  • Luego, licúa muy bien y consúmelo.

Jugo de zanahorias

Zanahoria y manzana

La zanahoria contiene vitaminas y minerales, como la vitamina A, vitamina B, vitamina C, calcio, fósforo y potasio. Gracias al ácido retinoico, se cree que pueden tener un efecto beneficioso sobre el hígado.

Vas a necesitar:

  • ½  pepino con cáscara.
  • 4 zanahorias con cáscara.
  • 1 rama de apio.

¿Qué debes hacer?

  • Primero, lava muy bien los ingredientes y córtalos en trozos pequeños.
  • Después, licúa muy bien todos los ingredientes hasta tener una mezcla homogénea.

Recuerda que los problemas hepáticos pueden derivar en graves enfermedades que pueden afectar a nuestra calidad de vida. Lo recomendable es empezar a cuidar de la salud, evitar hábitos nocivos, como el alcohol y seguir una dieta equilibrada y completa.

Del mismo modo, es fundamental realizar chequeos frecuentes para comprobar que todo esté en orden. En cualquier caso, el médico será el encargado de recomendar el tratamiento oportuno y de sugerir los alimentos más apropiados según el historial clínico del paciente.

  • Moctezuma. (2018), “Current treatment for non-alcoholic fatty liver disease”, Rev Gastroenterol Mex. 2018 Apr – Jun;83(2):125-133. Segarra E. Fisiología de los aparatos y sistemas. Universidad de Cuenca, Facultad de Ciencias Médicas. 1ra edición, ISBN; 2006: cap. 11.
  • Bjarnadottir. (2015). “Zanahorias 101: información nutricional y beneficios para la salud“,  web Healthline, 2015
  • Jeanelle Boyer, Rui Hai Liu, “Apple phytochemicals and their health benefits”, Nutr J. 2004; 3: 5.
  • Eng QY, Thanikachalam PV, Ramamurthy S, “Molecular understanding of Epigallocatechin gallate (EGCG) in cardiovascular and metabolic diseases”, J Ethnopharmacol. 2018 Jan 10;210:296-310.