¿Por qué debes hacer ejercicio regularmente?

Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Eliana Delgado
9 abril, 2019
La práctica regular de ejercicio físico aporta numerosos beneficios demostrados para la salud. Desde la prevención de enfermedades hasta la mejora de la salud mental o la estética, pon en marcha este hábito para mejorar tu calidad de vida.

Lo más probable es que hayas oído incontables veces que hacer ejercicio regularmente es «bueno para la salud». Pero ¿sabías que, en el fondo, también te puede ayudar a sentirte bien? Hacer la cantidad adecuada de ejercicio físico puede aumentar tu nivel de energía y hasta ayudarte a mejorar el estado de ánimo.

Es por ello que, en este artículo, te daremos las razones efectivas para empezar a moverte, verte y sentirte mejor, aquí te damos 5 ventajas de realizar ejercicio físico regularmente. Si lo practicas por lo menos tres veces a la semana, en un lapso no menor a 30 minutos, notarás la diferencia.

¿Por qué es importante hacer ejercicio físico regularmente?

Mantener un estilo de vida saludable con una alimentación equilibrada y practicar ejercicio regularmente, ayuda a mantener una buena salud y a prevenir enfermedades. ¿Necesitas algún motivo más para iniciarte en la práctica deportiva?

El deporte se adapta a cualquier edad, se puede iniciar independientemente del nivel físico de cada uno y brinda bienestar general desde el primer día. Los beneficios para la salud física y mental de niños, adolescentes, adultos y personas mayores han sido ampliamente investigados y probados.

Recomendaciones mundiales sobre la actividad física para la salud

Mujer corriendo
Según la OMS, el ejercicio físico frecuente contribuye significativamente a la salud general y a la prevención de las enfermedades no transmisibles.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elaborado las «Recomendaciones mundiales sobre la actividad física para la salud» con el objetivo general de proporcionar a los elaboradores de políticas una orientación sobre el papel de la actividad física en la prevención de las enfermedades no transmisibles (ENT).

Las recomendaciones que figuran en ese documento distinguen tres grupos de edad: 5-17 años, 18-64 años y más de 65 años. Si quieres conocer más acerca de estas recomendaciones sigue a este enlace: «Recomendaciones mundiales sobre la actividad física para la salud».

Te damos 5 razones más para hacer ejercicio

Si aún no tienes motivos suficientes para empezar a practicar deporte, vamos a destacar 5 de los beneficios principales de realizarlo de manera regular:

1. Mejora la salud general

Practicar ejercicio de forma regular podría ayudar a reducir las posibilidades de sufrir muchas enfermedades: diabetes, osteoporosis, cáncer, etc. Así, tenemos en nuestras manos una herramienta de prevención esencial para nuestra salud.

Todo lo que hagamos de forma preventiva será mejor y el deporte es uno de los métodos más eficaces.

Lee también: Los mejores ejercicios físicos para mantener en forma…¡tu cerebro!

2. El ejercicio mejora la edad funcional

Pareja de edad avanzada practicando ejercicio
La actividad física reduce los signos de la edad y combate el envejecimiento.

Es decir, mide la capacidad de una persona para funcionar de forma eficaz en el ambiente que le rodea, donde la fuerza y el resto de las capacidades físicas tienen mucho que decir.

Todos conocemos a alguien que con 50 años tiene un nivel físico mejor que muchos de 30, gente que con más de 75 años corre maratones y otros que con esa edad son dependientes para realizar sus tareas más cotidianas.

La salud de una persona mayor debería medirse en términos de función más que de enfermedad. La práctica de actividad física en una persona mayor se asocia a una disminución en el riesgo de varias enfermedades crónicas vinculadas al envejecimiento.

3. Mejora el sentimiento de bienestar

El estado anímico de quien realiza deporte con frecuencia es mucho más positivo, debido a que existe un importante efecto ansiolítico en todo aquel que realiza actividad física de intensidad moderada.

Diferentes estudios han demostrado que la práctica deportiva ayuda a reducir el estrés y a mejorar el estado de ánimo. Esto es así debido a las variables de tipo biológico, como es la segregación de endorfinas, que tienen lugar cuando se hace ejercicio. Las endorfinas son conocidas como las hormonas de la felicidad.

4. Aumenta tu capacidad mental

Hombre corriendo por la playa
La liberación de hormonas endógenas tras la práctica de ejercicio físico ayuda a mejorar la concentración y el rendimiento mental.

Ver que eres capaz de hacer más cosas de las que te pensabas, superarte y entregarte al ejercicio buscando más. Esa fortaleza que en un principio parece solo física tiene mucho de mental.

Aquella persona exitosa en un deporte, es una persona que tiene una mente entrenada al sacrificio, a mantenerse firme en una decisión, a luchar aún cuando parece que no quedan fuerzas.

Y si puedes hacer todo eso mientras haces ejercicio, imagínate todo lo que puedes afrontar fuera del gimnasio. Ayuda a la concentración en general y a tener más compromiso con uno mismo.

Te puede interesar leer: 8 interesantes beneficios estéticos del ejercicio físico

5. El ejercicio físico también puede ayudar a tener mejor aspecto

La gente que hace ejercicio quema más calorías y se ve más tonificada que la que no lo hace. Dado que mejora el proceso de oxigenación celular, sirve como complemento para retrasar la aparición de signos del envejecimiento. Además, el ejercicio físico puede ayudar a mantener el cuerpo en un peso saludable.

Con todos estos beneficios no queda otra que recomendar a todo el mundo hacer ejercicio regularmente. Tanto el entrenamiento cardiovascular como el entrenamiento de fuerza van a proporcionar innumerables mejoras en el campo de la salud.

  • Ramírez, William, Vinaccia, Stefano, & Suárez, Gustavo Ramón. (2004). El impacto de la actividad física y el deporte sobre la salud, la cognición, la socialización y el rendimiento académico: una revisión teórica. Revista de Estudios Sociales, (18), 67-75.
  • Dwyer, T.; Coonan, W.; Leitch, D.; Hetzel, B. y Baghurst, R. (2003). An investigation of the effects of daily physical activity on the health of primary school students in South Australia. International Journal of Epidemiologists, 12, 308-313.
  • Davis, C.; Kennedy, S.; Ravelski, E. y Dionea, M. (1994). The role of physical activity in the development and maintenance of eating disorders. Psychological Medicine, 24, 957-967.