¿Por qué debemos consumir leche fortificada?

Sebastián Castaño · 13 agosto, 2013
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física Elisa Morales Lupayante el 10 enero, 2019
Gracias a la leche fortificada le aportamos a nuestro organismo diferentes vitaminas, como la D, que es fundamental para la correcta absorción del calcio por parte de los huesos

La leche fortificada se consigue mediante un cuidadoso proceso en el que se le añaden algunos nutrientes. Así la leche ofrece más beneficios al organismo y suple las deficiencias que se puedan tener. Consumir leche fortificada está establecido por ley en algunos países.

Beneficios de consumir leche fortificada

Nos aporta vitamina D

Consumir leche fortificada garantiza tener un aporte suficiente de vitamina D. Dicha vitamina es esencial para el crecimiento e indispensable para conservar los huesos sanos. Ayuda a que el calcio se absorba y se fije en ellos de manera correcta.

De esta forma se evitará la osteoporosis. Para la síntesis de esta vitamina es necesario exponerse al sol. Por eso en los países nórdicos el consumo de leche fortificada que contiene vitamina D está más extendido.

Ver también: Remedios caseros para la osteoporosis

Aporta vitamina A

La leche fortificada también contiene una buena cantidad de vitamina A que es indispensable para la salud visual.La deficiencia de esta vitamina puede causar pérdida total de la visión.

En realidad para el buen funcionamiento del organismo no son necesarias grandes cantidades de esta vitamina. Todo lo contrario si nos excedemos en su consumo también puede ser nociva para nuestra salud.

Puede producir visión borrosa, náuseas y decoloración de las plantas de los pies y de las palmas de las manos. La leche fortificada contiene la dosis necesaria de esta vitamina. Por esta razón es una buena opción incluirla en tu dieta diaria.

Ver también: Alimentos ricos en vitamina A, ¿dónde encontrarlos?

Para fortalecer los huesos

Consumir leche fortificada ayuda a tener unos huesos fuertes.

La leche fortificada es un alimento óptimo para los niños. Previene enfermedades como el raquitismo y les ayuda a fijar el calcio en los huesos gracias a la cantidad de vitamina D.

Los niños que son alimentados con leche fortificada están sanos y alcanzan una buena estatura en la pubertad. Gozan de un excelente estado físico, en parte por el correcto desarrollo de sus huesos y un buen nivel intelectual.

Lo más importante es lo beneficiosa que es para los huesos. La evidencia más trascendente es que las fracturas son menores en los consumidores de esta leche. Este hecho se ve reflejado durante toda su vida, no solo en la niñez, evitando las fracturas.

El consumo de leche fortificada es una excelente alternativa no sólo para la alimentación de nuestros niños y jóvenes, sino también para nosotros. Los adultos también somos muy propensos a sufrir carencias de estas vitaminas.

Conclusión

Consumiendo este tipo de leche podemos suplir estas necesidades de una manera fácil, segura y además deliciosa. Podemos tomarla sola o adicionarla a otras bebidas que nos gusten como el café o el chocolate.

También la podemos añadir a algunos batidos de frutas, como el de mora, de fresas, de guanábana y a muchos otros.  De esta manera estaremos enriqueciéndola aún más, y será mayor el número de beneficios que podremos obtener con el consumo de la leche fortificada.

Imagen cortesía BuenaSalud