Pilates en el embarazo, ¿cuándo es peligroso?

Antonella Grandinetti · 4 abril, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica María Belén del Río el 3 abril, 2019
El pilates es uno de los deportes más recomendados entre las embarazadas. Descubre por qué y si es peligroso durante alguna etapa del embarazo.

Realizar ejercicio durante el embarazo es beneficioso tanto para la mamá como para el bebé. En líneas generales, los médicos recomiendan a las embarazadas realizar actividad física de bajo impacto, como nadar, caminar o yoga. Otra opción que atrae a las futuras madres es hacer pilates en el embarazo. ¿Sabes cuándo es peligroso?

Pilates en el embarazo, ¿sí o no?

Durante el embarazo, las mujeres solemos ser más cuidadosas e investigamos absolutamente todo lo relacionado con nuestra alimentación y ejercicio físico. Por eso, en este artículo queremos responder a tus dudas sobre el pilates. ¡Continúa leyendo!

¿Qué es el pilates?

Mujer practicando pilates
El pilates se un programa de ejercicios que trabaja el cuerpo y la mente.

Joseph Hubertus Pilates fue el creador del ejercicio físico que lleva su nombre. El pilates es un programa de ejercicios diseñado para trabajar el cuerpo y la mente, todo al mismo tiempo. El objetivo es fomentar la concentración, el control y la respiración, entre otras cosas.

El pilates puede realizarse en el suelo o con aparatos y trabaja el cuerpo principalmente para aumentar la fuerza, mejorar la flexibilidad y la agilidad. A nivel emocional, ayuda a aumentar la autoestima y a conectarse con uno mismo.

Ahora bien, ¿es posible practicar pilates en el embarazo? La respuesta varía en razón de la condición física de la embarazada. Recordemos que cada persona y cada gestación es diferente, por lo tanto será el médico quien determine si puedes o no realizar pilates.

La práctica de pilates puede ayudar a fortalecer el cuerpo de las madres para el futuro parto. Consulta con el especialista si puedes realizar este programa de ejercicios.

Cómo practicar pilates en el embarazo

Mujer practicando pilates
Diferentes estudios han llegado a la conclusión de que las embarazadas con una gestación sin riesgo pueden beneficiarse de la práctica de pilates.

Supongamos que has acudido al médico y este ha evaluado tu condición física, llegando a la conclusión de que es seguro para ti practicar pilates. ¿Cuántas veces a la semana deberías hacerlo? ¿Podrías llevar a cabo todos los ejercicios?

Las recomendaciones varían de un especialista a otro. A continuación te presentaremos las observaciones al respecto publicadas en el Journal of Yoga and Physioteraphy:

  • El pilates puede practicarse desde el primer mes hasta el parto, siempre bajo supervisión médica.
  • La regularidad recomendada es de entre dos y tres veces por semana.
  • Se aconseja que durante el primer trimestre los ejercicios no superen los 20 minutos de duración, extendiéndose hasta los 45-60 minutos cuando la gestación está más avanzada.
  • Al hacer pilates, es importante que realices bien cada ejercicio. El número de repeticiones no es determinante.

Descubre: Ejercicios para disminuir la hinchazón de los pies en el embarazo

Beneficios del pilates para las embarazadas

Mujer embarazada practicando pilates
El pilates puede ayudarte a sentirte bien física y emocionalmente durante el embarazo.

El pilates durante el embarazo puede resultar muy beneficioso, no solamente a nivel físico sino también a nivel emocional. Entre los principales beneficios destacan:

  1. Reducción del miedo al parto: los ejercicios de respiración de pilates pueden ayudar a la mujer a soportar mejor las contracciones.
  2. Posible mejora de la dilatación debido al trabajo de flexibilidad en pilates.
  3. Fortalecimiento del suelo pélvico.
  4. Mejora de la flexibilidad y la coordinación.
  5. Práctica de respiración y autocontrol que pueden ayudar durante el parto.
  6. Prevención de venas varicosas, hemorroides y dolores de espalda.
  7. Aumento de la autoestima.
  8. Tonificación corporal
  9. Relajación tras la práctica de ejercicio.
  10. Combate los problemas de insomnio en el embarazo.

Quizá te interese: Beneficios del pilates, ¿aún no lo practicas?

¿Cuándo no se recomienda el pilates en el embarazo?

Mujer embarazada midiéndose la presión arterial
La hipertensión es uno de los posibles indicativos de preeclampsia y una de las principales contraindicaciones para practicar pilates.

Como ya hemos dicho anteriormente, será tu médico quien te diga si estás o no en condiciones de practicar pilates. Por lo general, se desaconseja su práctica en aquellos casos donde:

  1. La embarazada padece hipertensión arterial.
  2. Se produce rotura prematura de membranas.
  3. Hay un retardo del crecimiento intrauterino.
  4. Se padece preeclampsia.
  5. La futura madre sufre cualquier condición de riesgo en el embarazo.

Por otra parte, es imprescindible que acudas a un centro que ofrezca clases de pilates para embarazadas, ya que algunos ejercicios están contraindicados durante la gestación. Entre ellos se encuentran: los ejercicios supinos (donde se contrae el recto abdominal), aquellos que se realizan boca abajo y los estiramientos profundos.

El pilates en el embarazo puede aportarte muchos beneficios a ti y a tu bebé. No obstante, debes consultar con tu médico antes de inscribirte en alguna clase de pilates. Recuerda que no debes realizar ningún cambio de hábito durante la gestación sin consultar al especialista. ¡Tu salud y la de tu hijo son lo primero!

  • Dilek S G. Pregnancy Pilates and Benefits of Pregnancy Pilates during Childbirth. J Yoga & Physio. 2018; 5(1): 555652. DOI:10.19080/JYP.2018.05.555652.002 King M, Green Y (2002) Pilates workbook for pregnancy. Octopus Publishing Group, Canada.
  • NCBI. (2009). Effects of natural childbirth preparation versus standard antenatal education on epidural rates, experience of childbirth and parental stress in mothers and fathers: a randomised controlled multicentre trial. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19538406
  • Balogh, A. (2005). Pilates and pregnancy. RCM Midwives : The Official Journal of the Royal College of Midwives, 8(5), 220—222. Retrieved from http://europepmc.org/abstract/MED/15960329