Los beneficios de las avellanas y sus aportes

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 27 diciembre, 2018
Mario Laguarda · 28 diciembre, 2018
Siempre que se consuman de forma moderada, las avellanas son un alimento muy saludable. A la vez que añaden sabor a los platos, los potencian nutricionalmente. Conoce más acerca de los grandes beneficios que aportan a la salud.

Siempre que se coman crudas, podrás disfrutar de los beneficios de las avellanas. Contienen nutrientes importantes para la salud, como vitaminas, minerales, proteínas, fibra y grasas saludables.

A la vez que añaden sabor a los platos, los potencian nutricionalmente.

Todo ello explica los grandes beneficios que reportan a la salud. De ahí que sea tan buena idea incluirlas en nuestra dieta.

Sin embargo, conviene comer este fruto seco con moderación, debido a su alto valor calórico. Se debe racionar su consumo.

Valor nutricional de las avellanas

Vitaminas y minerales

Avellanas.
Los beneficios de las avellanas se deben a sus vitaminas, micronutrientes y grasas omega-3.

Las avellanas tienen una importante cantidad de micronutrientes, como las vitaminas A, B (B1, B2 y B9), C y E. También aporta minerales, como el potasio, el calcio y el magnesio, el fósforo y el manganeso.

Flavonoides

Los flavonoides que contienen las avellanas son capaces de mejorar la circulación y favorecer la salud del cerebro.

De ahí que el simple gesto de tomar un puñado en la merienda pueda proporcionar tan grandes beneficios para la salud.

Quizá te interese: Por qué son importantes los antioxidantes

Grasas saludables

Imagen digital de placas de ateroma.

Entre los beneficios de las avellanas encontramos la mejora del perfil lipídico.

Este fruto seco posee una rica cantidad de grasas que contribuyen a que el corazón se mantenga sano.

Esto se debe a que la mayoría de las grasas que poseen son poliinsaturadas y monoinsaturadas; es decir, saludables. Por el contrario, apenas contienen grasas saturadas, las cuales son potencialmente perjudiciales para el organismo.

Las avellanas son una valiosa fuente de acidos grasos omega-3 y ácido oleico, que ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre.

En su conjunto, todo ello da idea de su alto aporte calórico. Esto explica, a su vez, la recomendación de que se las coma moderadamente.

Proteínas

Si bien en menor cantidad que las grasas, las avellanas crudas también aportan proteína vegetal.

Estas son fuente de energía física para el cuerpo y de agilidad mental para el cerebro. Además, contribuyen a reparar las células de los huesos, de los músculos, así como las de órganos dañados.

Quizá te interese: Cómo mejorar la dieta para tener más energía

Los beneficios de las avellanas al organismo

Bote con leche, frutos secos y ramas de canela.
Los beneficios de las avellanas afectan a casi todo el organismo.
  • Unas 20 avellanas contienen aproximadamente unos 6 gramos de carbohidratos, de los cuales 3 gramos provienen de la fibra dietética. Así, estas pueden ayudar a reducir el riesgo de padecer ciertas afecciones crónicas, como el estreñimiento, diabetes tipo 2, enfermedades del corazón y el cáncer.
  • Dado que son muy calóricas, se recomienda tan solo consumir un puñadito de avellanas unas 3 veces por semana. En el caso de personas con bajo peso o trastornos alimenticios, sería un complemento muy efectivo, gracias a su aporte de grasas saludables y resto de beneficios.
  • Contribuyen a reducir el riesgo de padecer colesterol alto, coágulos de sangre y enfermedades del corazón, debido a los esteroles vegetales, los ácidos grasos omega-3  y la L-arginina que contienen.
  • La leche de avellana es hoy muy consumida, especialmente, por personas vegetarianas y veganas. Sabrosa y muy nutritiva, esta bebida constituye para muchísimas personas, un saludable sustituto de la leche de origen animal.
  • Borda, M., y otros. (2009). “Prevención de los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) en chicas preadolescentes : eficacia de un programa multisesión e interactivo en el seguimiento a un año”, Revista de Psicología conductial, 17 (3): 499-521.
  • Casanueva, E. (2008). Nutriología Medica. México: Medica Panamericana.
  • Martínez-Flórez, S.; González-Gallego, J.; Culebras, J. M., y Tuñón, M. J. (2002). “Los flavonoides: propiedades y acciones antioxidantes”, Nutr. Hosp., XVII (6): 271-278.
  • Volta, U.; Caio, G.; De Giorgio, R.; Henriksen, C.; Skodje, G., and Lundin, K. E. (2015). “Non-celiac gluten sensitivity: a work-in-progress entity in the spectrum of wheat-related disorders”, Best Pract Res Clin Gastroenterol, 29 (3): 477-491.