Los 6 mejores consejos para prevenir la neumonía

Daniela Castro · 26 marzo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 25 marzo, 2019
La neumonía es una infección pulmonar que suele darse por causas subyacentes como la gripe y el resfriado. Hoy te contamos cuáles son las estrategias que ayudan a prevenirla.

La neumonía es una enfermedad infecciosa del sistema respiratorio que suele producirse como consecuencia de otras afecciones como la gripe y el resfriado. Puede ocurrir a cualquier edad, pero los bebés y adultos mayores son los más propensos a desarrollarla. ¿Cómo puedes prevenir la neumonía?

En la actualidad se han diseñado varias estrategias para evitar la aparición de esta enfermedad. De hecho, existen dos tipos de vacunas que disminuyen el riesgo, sobre todo en la población más vulnerable. A continuación repasamos otros hábitos claves para protegernos de esta afección.

6 consejos para prevenir la neumonía

La neumonía no es una enfermedad contagiosa aunque suele producirse después de una infección respiratoria, como es el caso de la gripe y el resfriado. Estas, a su vez, son causadas por virus, bacterias y otros microorganismos. Afortunadamente, existen algunas medidas preventivas que pueden ser claves para evitar su desarrollo.

No dejes de leer: Tratamiento de la neumonía

1. Vacunación

Vacunación infantil.
La principal medida preventiva en grupos de riesgo es la vacunación, una medida individual y colectiva.

En la actualidad hay dos tipos de vacunas que ayudan a prevenir la neumonía: la vacuna antineumocócica conjugada (PCV13 o Prevnar 13) y la vacuna neumocócica polisacárida (PPSV23 o Pneumovax23). Sin embargo, estas no eliminan el riesgo, sino que solamente lo reducen.

La vacuna antineumocócica conjugada puede ayudar a prevenir el ataque hasta de 13 tipos de bacterias en niños y adultos. De hecho, forma parte del calendario de vacunación infantil. Las personas que tienen un sistema inmunitario debilitado, sin importar su edad, también deben recibir dosis de esta vacuna.

La vacuna antineumocócica de polisacáridos puede proteger hasta contra 23 tipos de bacterias pero no es aconsejable su administración en niños. Suele aplicarse en adultos mayores de 65 años que ya han recibido el otro tipo de vacuna.

Precauciones:

  • En algunos casos especiales, la vacuna contra la neumonía está contraindicada y debe evitarse. Esto incluye: personas alérgicas a la vacuna o sus componentes, mujeres embarazadas y pacientes con resfriado o gripe severa.
  • Por otro lado, ambas vacunas pueden producir efectos secundarios como: enrojecimiento y dolor en la zona de la inyección, dolores musculares, fiebre moderada y resfriado.

2. Prevenir la neumonía: Evitar el tabaco

El consumo excesivo de tabaco es una de las causas principales de enfermedades crónicas del sistema respiratorio. Debido a esto, los pacientes fumadores tienen altas probabilidades de padecer neumonía. Así, en caso de infecciones respiratorias, es primordial alejarse por completo del cigarrillo.

3. Lavarse las manos constantemente

Lavándose las manos
La higiene es fundamental para evitar el contagio de sus desencadenantes.

Uno de los factores que incide en la aparición de las infecciones del tracto respiratorio es no lavar de forma correcta las manos. Si bien, a simple vista no se observa, en su superficie se acumulan muchos tipos de virus y bacterias que pueden conducir a graves infecciones.

Por lo anterior, para prevenir la neumonía es esencial lavar las manos varias veces al día, preferiblemente usando agua tibia y jabón antibacteriano. Asegúrate de hacerlo, sobre todo, antes y después de ir al baño, antes de comer o tener cualquier contacto con la boca.

Lee también: Remedios caseros con ajo para la neumonía

4. Evitar el contacto con personas enfermas

Como ya lo mencionamos, la neumonía en sí no es contagiosa; no obstante, las enfermedades que la favorecen sí lo son. Debido a esto, cuando familiares o amigos están enfermos es esencial tomar algunas medidas de precaución. Emplear mascarillas y guantes o, simplemente, evitar estar cerca de la persona es clave para evitarlo.

5. Dormir bien para prevenir la neumonía

Mujer durmiendo
Cuando estamos sufriendo sus síntomas, un descanso reparador ayudará a vencer la enfermedad.

Dormir bien es determinante para el tratamiento de todas las enfermedades que se producen por un sistema inmunitario debilitado. Durante el periodo de descanso se activan mecanismos que son claves para luchar contra los virus y bacterias.

Así, para prevenir la neumonía es fundamental tomarse tiempo suficiente para descansar, especialmente al atravesar infecciones en el sistema respiratorio. ¿Tienes dificultades para dormir? Prueba lo siguiente:

  • Meditar poco antes de ir a la cama.
  • Adecuar la habitación solo para descansar.
  • Consumir una infusión con propiedades sedantes (como la valeriana).
  • Leer o escuchar música relajante

6. Mantener una dieta saludable

La nutrición es clave para mantener un sistema inmunitario fuerte. Consumir alimentos ricos en vitaminas A, B, C y E, además de minerales como potasio, hierro y calcio, mejora la respuesta de los mecanismos de defensa del cuerpo y, por ende, acelera la recuperación ante infecciones.

Si estás atravesando una enfermedad respiratoria y quieres prevenir la neumonía, asegúrate de incluir en la dieta:

  • Frutas cítricas
  • Bayas o frutos rojos
  • Peras y manzanas
  • Bananas
  • Vegetales de hojas verdes
  • Zanahorias
  • Tomates
  • Pescados grasos
  • Carnes magras
  • Frutos secos y semillas
  • Legumbres
  • Cereales integrales

Recuerda que la neumonía es una complicación muy grave de las infecciones respiratorias. Por eso, si experimentas sus síntomas, consulta al médico. Cuánto más pronto recibas atención, mejor es el pronóstico.

  • van der Poll, T., & Opal, S. M. (2009). Pathogenesis, treatment, and prevention of pneumococcal pneumonia. The Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(09)61114-4
  • Madhi, S. A., Levine, O. S., Hajjeh, R., Mansoor, O. D., & Cherian, T. (2008). Vaccines to prevent pneumonia and improve child survival. Bulletin of the World Health Organization. https://doi.org/10.2471/BLT.07.044503
  • Bagaitkar, J., Demuth, D. R., & Scott, D. A. (2008). Tobacco use increases susceptibility to bacterial infection. Tobacco Induced Diseases. https://doi.org/10.1186/1617-9625-4-12
  • Besedovsky, L., Lange, T., & Born, J. (2012). Sleep and immune function. Pflugers Archiv European Journal of Physiology. https://doi.org/10.1007/s00424-011-1044-0
  • Chandra, R. K. (1997). Nutrition and the immune system: An introduction. American Journal of Clinical Nutrition. https://doi.org/10.1093/ajcn/66.2.460S