Las migrañas o jaquecas, factores predisponentes y prevención

Maria · 16 mayo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 6 enero, 2019
Se ha comprobado que el chocolate, las frutas ácidas, el pescado ahumado, el huevo, las nueces, los derivados lácteos, quesos curados y aditivos como el glutamato, pueden desencadenar crisis migrañosas.

La migraña o jaqueca es un problema de salud importante que afecta a más del 10% de la población mundial, sobre todo, a mujeres. Puede llegar a ser incapacitante cuando se sufre uno de sus ataques o crisis. El tratamiento del dolor de cabeza debe ser farmacológico, con más razón si está acompañado de vértigo, mareos, vómitos, náuseas y otros síntomas.

No obstante, podemos prevenir su aparición o hacer al menos que las crisis sean más espaciadas en el tiempo. A este fin, va dirigido este artículo. Sigue leyendo y descubrirás cómo conseguirlo.

Factores predisponentes de la migraña

Hay situaciones que pueden desencadenar una crisis de migraña. Si sabemos cuáles son los detonantes en nuestro caso y los evitamos en la medida de lo posible, podremos prevenir su aparición.

Los factores predisponentes más comunes son:

  • Estrés físico o emocional
  • Ejercicio físico excesivo en alguien que no lo realiza habitualmente
  • Alteraciones hormonales motivadas, por ejemplo, por el consumo de anticonceptivos orales o durante la menstruación o en los días previos
  • Alteraciones del sueño. Aquí cabe dormir tanto poco como demasiado, así como cambios en los horarios habituales. Es bastante común la llamada migraña del fin de semana, debido a que se duerme más y los horarios varían con respecto los usuales.
  • Consumo de tabaco y de alcohol, en especial, el vino tinto
  • Calor y exposición excesiva al sol.
  • Se ha comprobado que el chocolate, las frutas ácidas, el pescado ahumado, el huevo, las nueces, los derivados lácteos, quesos curados y aditivos como el glutamato, pueden desencadenar crisis migrañosas.
  • Las comidas copiosas, demasiado frugales o ayunos prolongados, también pueden provocar que sobrevenga uno de esos ataques.

Prevención de la migraña

Sabiendo cuáles son los factores desencadenantes más frecuentes, intentaremos que evitarlos para que nos afecten lo menos posible. Para ello, se recomienda:

  • Evitar situaciones de estrés, y realizar ejercicios de relajación.
  • Practicar deporte de resistencia de forma regular.
  • Mantener horarios regulares de comida y sueño.
  • Evitar exponerse a cambios bruscos de temperatura.

Hemos enumerado algunos de los alimentos que se han relacionado con la aparición de crisis de jaquecas. Pero, estos no son todos, sino que varían de persona a persona. De esta manera, cada una ha de identificar cuáles son los que más le afectan. Solo así podrá evitarlos.

Sin embargo, hay ocasiones en que estas medidas no son suficientes y se sufren crisis con cierta frecuencia. En estos casos, el médico te recetará tratamiento farmacológico preventivo. Conviene saber que es este es distinto al que debe tomarse durante el ataque. Si también fuera tu caso, no vaciles en consultar a tu médico.

Fotografía cortesía de Andy

  • Rizzoli, P. (2017). “Migraine headaches”. In Pain Medicine: An Essential Review. New York: Springer, pp. 21-24.
  • Fernández de Las Peñas, C., & Cuadrado, M. L. (2016). “Physical therapy for headaches”, Cephalalgia, 36 (12): 134-141.
  • Haldeman, S., & Dagenais, S. (2001). “Cervicogenic headaches: A critical review”, Spine Journal, 1 (1): 31-46.
  • Sánchez del Rio, M., & Alvarez Linera, J. (2004). “Functional neuroimaging of headaches”, Lancet Neurology, 3 (11): 645-651.