Las enfermedades autoinmunes más frecuentes

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
14 abril, 2019
Las enfermedades autoimnunes son aquellas en las que nuestro sistema inmune ataca por error a tejidos y estructuras de nuestro organismo. Se conocen más de 50 enfermedades y a continuación se explican las más frecuentes.

Las enfermedades autoinmunes se desarrollan cuando nuestro propio sistema inmunológico ataca a nuestras células y tejidos. Nuestro organismo no los reconoce como propios y los destruye como si fuesen extraños.

El sistema inmune está formado por varios órganos y células, cuya misión es defender a nuestro organismo contra las infecciones, ciertas enfermedades y las sustancias extrañas.

La causa por la cual el sistema inmune ataca a estructuras de nuestro propio cuerpo no se conoce con detalle. En algunos casos, se piensa que se produce por la exposición a determinados microorganismos, como virus o bacterias, o a factores medioambientales en personas que tienen una predisposición genética.

Se conocen más de 50 enfermedades autoinmunes y, a pesar de que cada enfermedad es diferente, la mala función del sistema inmune es común en todas. Además, los síntomas de la mayoría de las enfermedades autoinmunes tienen aspectos comunes como cansancio, mareo, sensación de malestar y febrícula.

A continuación veremos con más detalle las enfermedades autoinmunes más frecuentes:

  • Artritis reumatoide
  • Lupus eritematoso sistémico
  • Diabetes tipo I
  • Esclerosis múltiple

Sin embargo, antes de entrar en detalle hablaremos un poco sobre la prevención de este tipo de enfermedades.

¿Cómo se pueden prevenir las enfermedades autoinmunes?

Test enfermedad auto inmune
Se trata de enfermedades complejas, en las que, a veces, se hace complicado esclarecer la causa por la cantidad de factores que pueden influir en su aparición.

En el caso de las enfermedades autoinmnunes, es difícil hablar de promoción y prevención, pues ni siquiera se ha esclarecido el origen de este tipo de trastornos.

Sin embargo, sí se conoce que muchas de ellas surgen tras la combinación de una predisposición genética con factores ambientales. Por ello, podemos hablar de ciertas estrategias de cuidado o prevención asociables a este tipo de enfermedades.

Algunas de estas medidas son:

  • Infecciones infantiles: se ha hallado que las infecciones durante la primera infancia confieren protección contra los trastornos autoinmunes. Por supuesto que no se debe buscar el contagio de forma intencionada, pero también es verdad que no se deben extremar los cuidados de higiene.
  • Dieta: es fundamental para la prevención y el tratamiento, pues unos buenos hábitos alimenticios ayudarán a tener el organismo en el estado de salud más óptimo posible.
  • Ejercicio físico: al igual que el anterior, un organismo mejor preparado y en forma afrontará mejor la sintomatología de cualquier enfermedad, incluyendo las enfermedades autoinmunes.
  • Suplementos: los probióticos, como Lactobacillus, son un factor protector. Cuando se administran a mujeres embarazadas con dermatitis y a sus recién nacidos, se reduce la incidencia de enfermedades en los niños.
  • Hábitos no saludables: alejarse del consumo de alcohol, tabaco u otras drogas, así como evitar el sedentarismo y la comida basura, nos proveerá de un estado de salud adecuado. En muchos casos, este tipo de hábitos pueden ser los detonantes.

Principales enfermedades autoinmunes

Artritis reumatoide

Mujer con dolor en la mano: las enfermedades autoinmunes
En este caso, el sistema inmune ataca a determinados tejidos de las articulaciones, aunque puede desviarse hacia otros tejidos de mayor gravedad.

Esta enfermedad autoinmune es una enfermedad crónica y degenerativa que se caracteriza por provocar la inflamación de la membrana sinovial de las articulaciones y de los tejidos circundantes. Como en la mayoría de los casos, afecta más a mujeres que a hombres.

La membrana sinovial es la membrana que alimenta, protege y cubre los cartílagos.

En algunos casos, la artritis reumatoide puede dañar a órganos y sistemas como el corazón, el riñón y el pulmón. Por ello, es, además, una enfermedad sistémica.

Descubre: Preparaciones medicinales para calmar la artritis reumatoide

Lupus eritematoso sistémico

Como su nombre indica, además de ser una enfermedad autoinmune, es una enfermedad sistémica. Esto quiere decir que puede afectar a muchos órganos como la piel, las articulaciones, riñones, corazón, etc. Es una enfermedad crónica que afecta sobre todo a mujeres y suele iniciarse en la juventud.

Sin embargo, la mitad de los pacientes que sufren lupus tienen una afectación casi exclusiva de la piel y de las articulaciones. Así, la enfermedad frecuentemente exhibe, en la nariz y en las mejillas, un eritema con forma de alas de mariposa.

Diabetes tipo I

Inyección de insulina
Al carecer de células beta, los pacientes con diabetes tipo I dependen únicamente de la administración de insulina.

La diabetes mellitus tipo I es una enfermedad que, además de ser autoinmune, es una enfermedad metabólica y se caracteriza por una destrucción selectiva de las células betas del páncreas.

Las células betas se encargan de la síntesis de la insulina, por lo que al estar destruyéndose, hay una deficiencia de esta hormona. Puede desarrollarse a cualquier edad aunque se diagnostica con más frecuencia en niños, adolescentes y adultos jóvenes.

Quizá te interese: Cómo criar a niños con diabetes tipo 1

Esclerosis múltiple

En el sistema nervioso central (SNC) se diferencian dos partes principales: el cerebro y la médula espinal. Envolviendo y protegiendo las fibras nerviosas del SNC hay un material llamado mielina. La mielina facilita la conducción de los impulsos eléctricos entre las fibras nerviosas.

La esclerosis múltiple hace que la mielina se pierda en muchas áreas. Por lo tanto, la habilidad de los nervios para conducir impulsos eléctricos se interrumpe. El sistema inmune puede atacar a las neuronas de diferentes partes, desarrollando diferentes síntomas según la parte implicada.