5 hábitos saludables para aliviar las varices

Daniela Castro · 5 abril, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 4 abril, 2019
Las varices son antiestéticas y pueden ser el signo de un problema circulatorio. Por fortuna, se pueden minimizar con la práctica de algunos hábitos saludables. ¡Descúbrelos!

Hay una serie de hábitos saludables que te ayudan a aliviar las varices de forma natural. Si bien, los casos más graves deben ser intervenidos con procedimientos profesionales, en general se pueden minimizar con algunos cambios en la rutina diaria. ¿Te aqueja esta condición?

Las varices son venas agrandadas y retorcidas que suelen elevarse sobre la superficie de la piel. Tienen un color púrpura o azulado, y suelen desarrollarse en las piernas y los pies. Desafortunadamente, no hay un método 100 % eficaz para prevenirlas, sin embargo, hay algunos cuidados para evitar que empeoren. Descúbrelos.

Hábitos para aliviar las varices de forma natural

Las varices se producen por un mal funcionamiento de las válvulas unidireccionales de los vasos sanguíneos, cuya función es regular la circulación sanguínea. Dado que son incapaces de retornar la sangre hacia el corazón de forma óptima, las venas se dilatan y adquieren ese aspecto característico.

De hecho, más allá de las venas que sobresalen, puede incidir en otras molestias como la sensación de pesadez en las piernas, dolor o hinchazón en las pantorrillas, entre otros. Por suerte, para evitar estas y otras complicaciones, hay varios cuidados para aliviar las varices naturalmente. ¡Aplícalos!

Lee también: Cómo emplear arcilla verde en el tratamiento de las varices

1. Ejercitar y estirar las piernas

Mujer estirando la pierna en el suelo para combatir las várices
El ejercicio físico fortalece la circulación de las piernas, lo que ayuda a prevenir y, en algunos casos, a aliviar las varices.

A la hora de aliviar las varices de forma natural es importante hacer a un lado el sedentarismo. Dedicar unos minutos para ejercitar y estirar las piernas puede contribuir a mejorar la circulación. De hecho, este hábito es clave para evitar otras enfermedades que comprometen la salud circulatoria.

Consejos:

  • Dedica por lo menos 20 minutos del día a la práctica de ejercicio físico.
  • Asegúrate de incluir ejercicios para trabajar las piernas y las pantorrillas.
  • Haz un estiramiento de los músculos antes de ejercitarte.
  • Si lo prefieres, adopta una rutina de yoga. Sus posturas son muy beneficiosas a la hora de mejorar la circulación y tonificar los músculos.

2. Elevar las piernas

Para obtener una rápida sensación de alivio ante el dolor y la incomodidad causados por las varices, eleva las piernas en dirección al techo durante unos minutos. Este sencillo ejercicio facilita el flujo sanguíneo en la parte inferior del cuerpo, ayudando a que retorne hacia el corazón.

Consejos:

  • Coloca los pies sobre una mesa, o bien, estíralos sobre una pared.
  • También puedes acostarte en la cama y descansar las piernas sobre tres o cuatro almohadas.
  • Deja las piernas elevadas durante 15 minutos seguidos.

3. Evitar permanecer de pie o sentados por tiempo prolongado

Hombre con dolor de espalda sentado
Los periodos de inactividad afectan significativamente a la retención de líquidos en las piernas al retrasar el flujo sanguíneo.

Mantener en una misma postura por un periodo prolongado puede causar dificultades a nivel circulatorio. Estar de pie o sentados por mucho tiempo aumenta la presión de las venas en las piernas y dificulta el retorno de la sangre hacia el corazón. Incluso, esto hace que la sangre se acumule y aumente la hinchazón.

Consejos:

  • Mover las piernas varias veces al día, especialmente al permanecer sentados en el escritorio.
  • Hacer ejercicios de estiramiento por lo menos dos veces al día.
  • Elevar las piernas durante 15 minutos, dos o tres veces al día.

Te gustará leer: Tratamiento tópico y oral para prevenir y tratar las varices

4. Usar medias de compresión para aliviar las varices

Las medias de compresión son un recurso muy útil a la hora de aliviar las varices. Su uso diario ayuda a mantener las válvulas de la vena en la posición correcta, facilitando la circulación de la sangre. De hecho, contribuyen a disminuir la hinchazón, el ardor y otras molestias ocasionadas por este problema.

Consejos:

  • Utiliza medias de compresión durante el día. Esto, entre otras cosas, te ayuda a disminuir los calambres nocturnos.
  • Habla con tu médico para saber cuáles son las mejores medias de compresión para tu caso: leve, moderada, fuerte o extremadamente fuerte.

5. Tomar duchas frías

Mujer en la ducha
El gua fría favorece la vasoconstricción de las piernas y mejora el retorno venoso.

Las duchas frías sirven como terapia para aliviar las varices y los síntomas asociados. Las temperaturas frías hacen que los vasos sanguíneos se contraigan, lo cual produce alivio en la hinchazón y sensación de pesadez. De hecho, ayuda a disminuir los calambres y el malestar general.

Consejos:

  • Si al final del día sientes dolor o hinchazón en las piernas, toma una ducha con agua fría.
  • Evita tomar baños calientes o pasar tiempo en jacuzzis. Aunque el calor parece ser relajante, en realidad tiene un efecto negativo en las personas con venas varices.

Para aliviar las varices ¡ten en cuenta!

Las válvulas de las venas tienden a debilitarse como parte del proceso natural del envejecimiento. Por eso, no se puede hacer mucho ante factores como la edad, sexo o antecedentes familiares. Sin embargo, aplicar los consejos dados y mantener una dieta saludable puede favorecer su control.

  • Mandavia, R., Anwar, M. A., & Davies, A. H. (2014). Varicose veins. In Metabolism of Human Diseases: Organ Physiology and Pathophysiology. https://doi.org/10.1007/978-3-7091-0715-7_40
  • Slysz, J., Stultz, J., & Burr, J. F. (2016). The efficacy of blood flow restricted exercise: A systematic review & meta-analysis. Journal of Science and Medicine in Sport. https://doi.org/10.1016/j.jsams.2015.09.005
  • Woo, M. T., Davids, K., Liukkonen, J., Jaakkola, T., & Chow, J. Y. (2014). Effects of textured compression socks on postural control in physically active elderly individuals. In Procedia Engineering. https://doi.org/10.1016/j.proeng.2014.06.028
  • Miyamoto, N., Hirata, K., Mitsukawa, N., Yanai, T., & Kawakami, Y. (2011). Effect of pressure intensity of graduated elastic compression stocking on muscle fatigue following calf-raise exercise. Journal of Electromyography and Kinesiology. https://doi.org/10.1016/j.jelekin.2010.08.006
  • Arora, M. (2017). Management of varicose veins. JK Science. https://doi.org/10.9738/INTSURG-D-14-00084.1