El cuidado de la espalda en los niños

Ekhiñe Graell · 6 mayo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 6 mayo, 2019
Además de procurar no cargar mucho la mochila, también es importante que los niños mantengan una postura correcta al escribir o al utilizar el ordenador para no forzar la espalda

Cuidar la espalda en los niños es, quizá, uno de los aspectos a los que más importancia hay que dar. Malos hábitos o costumbres de la infancia a los que no se presta mucha atención se pueden pagar muy caros en la edad adulta. De ello vamos a hablar a continuación.

Las mochilas y la espalda en los niños

Todos los niños tienen que llevar mochilas en algún momento. Bien para ir al colegio, para ir de excursión o de camino a actividades deportivas. Mochilas que pueden llegar a ser realmente pesadas.

Y precisamente, es el exceso de carga en las mochilas la causa más común de los dolores de espalda en los niños. Así, los expertos recomiendan que el peso de estas no sea mayor al 10-15% del peso corporal del pequeño.

A este hecho se le unen otros que pueden llegar a agravar los dolores. Son aspectos como la inactividad física, un mobiliario escolar inadecuado o una mala práctica en el deporte. Estas cuestiones, a la larga, van a generar problemas de espalda en los más pequeños.

Es muy importante que evitemos cualquier hábito o actividad que pueda provocar este tipo de dolencias. Dolencias que, además de limitar sus actividades diarias, incrementan las posibilidades de padecerlas de forma crónica cuando sean adultos.

Practica una rutina de yoga para aliviar el dolor de espalda

Otras causas del dolor de espalda en los niños

Niñas entada ante el ordenador en mala postura

Además del peso que pueden llegar a cargar, hay otros factores que desencadenan en el dolor de espalda en los niños. Uno de los hábitos más nocivos son las malas posturas. Los pequeños pasan muchas horas sentados. Lo hacen en clase, o en casa mientras estudian o juegan con el ordenador.

Una silla poco apropiada y una postura incorrecta pueden acabar sobrecargando la espalda y provocando molestos dolores. Lo aconsejable es enseñar a los más pequeños a sentarse con la espalda recta y vigilar que lo hagan.

También puede aparecer dolor cuando se realiza ejercicio de una forma inadecuada, cuando se fuerza la espalda o no se calienta previamente. Y, por supuesto, cuando se trata de pequeños sedentarios, que no realizan ningún tipo de ejercicio.

Lo aconsejable es que los niños hagan algo de deporte de acuerdo a su edad. Un ejercicio moderado ayudará a reforzar los músculos de su espalda y a prevenir problemas a más largo plazo. La natación es un deporte recomendado para ello, pero el especialista puede ayudar a elegir otro, si es el caso.

Si el dolor es intenso e incapacita al pequeño, entonces puede haber otros motivos. En ese caso, la recomendación es llevar al niño al médico para que le someta a un examen exhaustivo.

Conoce 5 problemas de salud que te ocasionan dolor de espalda

Consejos para tener una espalda sana

Niños practicando atletismo

En nuestra mano está prevenir dolores de espalda en los niños. Hay algunos pequeños hábitos y consejos que ayudarán en la tarea. Consejos como estos:

  • Realizar actividades durante el día y evitar estar sentados durante mucho tiempo.
  • Practicar algún deporte regularmente. Puede ser la bicicleta, natación, fútbol u otros.
  • Realizar el correcto calentamiento de los músculos antes de la actividad física y practicar estiramientos después.
  • Al estar sentados, mantener una postura adecuada, con la espalda erguida apoyada en la silla y los codos apoyados.
  • Se deberá cambiar de posición frecuentemente y levantarse cada 45 o 60 minutos. Si se tiene que estudiar mucho tiempo, es mejor usar un atril.
  • Al usar el ordenador, colocar la pantalla frente a los ojos a la misma altura que la cabeza.
  • Llevar el menor peso posible en la mochila y, a ser posible, usar mochilas con ruedas o una de tirantes anchos que distribuyan el peso por ambos hombros.
  • Si se lleva encima la mochila debe ir lo más pegada al cuerpo como sea posible y colocada entre las caderas o en la zona lumbar. No llevar más carga que el 10% del propio peso.

Cuidar la espalda de nuestros niños es fácil. Gestos y hábitos sencillos pueden evitarles dolores hoy y problemas crónicos en el futuro.