6 ejercicios en pareja que se pueden hacer al aire libre

Ángel Rodríguez · 25 febrero, 2019
Juntos es mejor. Este dicho también se aplica a la hora de realizar actividades físicas. Descubre sus beneficios y ponte en acción.

Hacer ejercicios en pareja es no solo bueno para la salud, también puede ser bueno para la relación. Esto no es solo una teoría romántica. Los estudios indican que las parejas que practican una actividad física juntos tienen una mejor relación.

Beneficios de realizar ejercicios en pareja

Un estudio realizado por el Departamento de Psicología de la Universidad de New York a través de encuestas y entrevistas personales descubrió que quienes hacen ejercicios en pareja tienen una mejor relación sentimental y se llevan mejor en otros aspectos de la vida común.

Por otro lado, también está demostrado que la compañía de otra persona al hacer ejercicio es una motivación extra para seguir haciéndolo. No solo eso, también mejora la forma en que se ejercita, pues uno puede ayudar al otro, además de aumentar la propia exigencia.

Pero hay más aún, un trabajo publicado en los Diarios de Psicología Social sugiere que los ejercicios en pareja aumentan la atracción sexual y emocional. El sudor, el aceleramiento del pulso y la respiración estimulan la relación. La actividad física libera serotonina y endorfinas que provocan felicidad, en este caso felicidad compartida.

«Cuando se hacen ejercicios en pareja se establece una comunicación no gestual que establece una complicidad emocional», explica Theressa DiDonato, profesora de psicología de la Universidad Loyola de Maryland, en Estados Unidos.

6 ejercicios en pareja que puedes practicar

Aquí te sugerimos algunos ejercicios que puedes realizar con tu pareja al aire libre para difrutar de todos estos beneficios.

Acro yoga

Pareja haciendo acro yoga
El acro yoga es una disciplina que únicamente se practica en pareja, con ejercicios muy coordinados.

Las poses o asanas del acro yoga están diseñadas para ser realizadas por parejas. Es un ejercicio solo apto para personas que ya tienen experiencia en la práctica del yoga o en actividades físicas similares, pues requiere de coordinación, fuerza y equilibrio. Si sentís que estáis capacitados es una experiencia extraordinaria.

El acro yoga logra un estiramiento más completo gracias al esfuerzo complementario, pues uno requiere del otro para completar el asana. Estos ejercicios ayudan a la relación de la pareja porque estimulan el contacto físico, el trabajo en equipo y la confianza mutua.

Si eres principiante en el yoga, hacerla en pareja también puede ser una buena forma de empezar. Juntos descubrirán una experiencia nueva.

Quizá te interese: 7 posturas de yoga para hacer en pareja

Correr

Una actividad tan simple como correr puede ser más divertida si se hace en pareja. Pueden ir a un parque o simplemente cerca de la casa. Correr juntos les ayudará a motivarse el uno al otro y establece un compromiso que evita las excusas para aplazar la actividad.

Mantengan un ritmo de carrera cómodo para los dos para que sea más placentero. Verás como es mucho más entretenido que correr solos. Si hacen una pausa pueden conversar sobre la experiencia y darse consejos.

Si se ponen algún objetivo puede ser incluso más estimulante. Luchar por metas comunes, como prepararse para un maratón o un triatlón, refuerza el sentido de cooperación y estímulo mutuo.

Senderismo

Pareja practicando senderismo
Descubrir nuevas rutas juntos puede ser muy gratificante.

Caminar o hacer pequeñas excursiones por rutas naturales es una experiencia diferente y enriquecedora. Al tiempo que realizan un ejercicio aeróbico, respiran aire puro y se revitalizan al estar en contacto con la naturaleza.

Hay muchas rutas de senderismo cerca de todas las ciudad e incluso las hay urbanas. Pueden ser ligeras o de montaña, dependiendo de la condición física o del grado de exigencia que quieran ponerle a la actividad.

Pónganse una indumentaria apropiada, con zapatos deportivos y protección contra el sol, y comiencen la aventura. Asegúrense de llevar agua y algunas frutas o comidas ligeras si piensan estar mucho tiempo.

Compartir la experiencia de caminar por una ruta diferente ayuda a romper la monotonía y a descubrir juntos nuevos ambientes.

Quizá te interese: Actividades ideales al aire libre en otoño

Baloncesto 1 contra 1

Si quieren agregar algo de competencia divertida pueden hacerlo con un partido 1×1 de baloncesto. Solo necesitan una pelota e ir a una de las muchas canastas que hay en los parques.

El baloncesto es un excelente ejercicio de cardio y pone a trabajar todos los músculos, en especial piernas, cintura y brazos. Si lo quieren hacer más divertido pueden organizar con otras parejas y jugar 2×2, 3×3 o un partido en toda la chancha de 5 contra 5.

Kayak

Grupo de chicos remando en parejas
Las actividades como el piragüismo o el kayak requieren mucha coordinación, ideal para fortalecer los vínculos de la relación.

Una actividad diferente y divertida. Si tienen cerca un lago o una playa, seguramente encontrarán un puesto para alquilar un kayak. Busquen uno para dos personas y pónganse a remar.

Este deporte necesita coordinación y trabajo en equipo. Es un excelente ejercicio para los brazos, los músculos del pecho, la espalda y los abdominales. Además, las piernas también trabajan aunque estén sentados.

Tenis

Si están al mismo nivel, el tenis es un gran deporte y le agrega un poco de competencia. Si la diferencia es muy grande puede ser un poco frustrante, pero en ese caso pueden buscar otra pareja y jugar dobles. Seguramente pasaran un buen rato al tiempo que hacen ejercicio.

  • Couples’ shared participation in novel and arousing activities and experienced relationship quality. Journal of Personality and Social Psychology. Aron, A., Norman, C. C., Aron, E. N., McKenna, C., & Heyman, R. E. (2000). 78, 273-284.
  • Social facilitation: a meta-analysis of 241 studies. Bond, C. F., & Titus, L. J. (1983). Psychological Bulletin, 94(2), 265-292.
  • Some evidence for heightened sexual attraction under conditions of high anxiety. Dutton, D. G., & Aron, A. P. (1974).  Journal of Personality and Social Psychology, 30, 510-517.