Dolores de cabeza por punción lumbar

Edith Sánchez · 18 abril, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biotecnólogo Alejandro Duarte el 24 marzo, 2019
Se ha reducido mucho el número de pacientes que padecen dolores de cabeza tras una punción lumbar. A comienzos del siglo XX el porcentaje era de un 60%. Hoy en día ha llegado a un 11 %, cuando la punción se hace con aguja fina.

Se estima que los dolores de cabeza por punción lumbar afectan a aproximadamente al 40% de pacientes que se someten a una punción espinal o a anestesia intradural. En general, son afecciones que se resuelven espontáneamente.

La punción lumbar es un procedimiento que se realiza para aplicar anestesia local o con fines diagnósticos o terapéuticos. Es algunas ocasiones origina una reducción de la presión intracraneana y esto a su vez da lugar al dolor de cabeza.

Las primeras punciones lumbares se realizaron a finales del siglo XIX. A comienzos del siglo XX, la incidencia del dolor de cabeza por este procedimiento era de un 60%. Con el tiempo este porcentaje ha ido disminuyendo y sigue haciéndolo hasta la actualidad.

Qué es una punción lumbar

punción lumbar

La punción lumbar es un procedimiento clínico cuya finalidad es extraer líquido cefalorraquídeo. También se realiza para aplicar anestesia o algún medicamento. Dicho líquido se encuentra alrededor del cerebro y de la médula espinal. Actúa como una especie de cojín.

Durante el procedimiento el médico inserta una aguja por entre dos vértebras lumbares y dentro del conducto raquídeo. Dependiendo del objetivo de la punción lumbar, enseguida se lleva a cabo alguna de las siguientes acciones:

  • Se extrae una pequeña cantidad de líquido cefalorraquídeo, que luego será examinado en el laboratorio.
  • Se remueve una cantidad determinada de líquido, para reducir la presión que hay en el conducto raquídeo.
  • Se inyecta anestésico o algún medicamento.

Luego se remueve la aguja. Sin embargo, si hay una pérdida muy grande de líquido cefalorraquídeo, la presión del mismo se reduce en la cavidad craneana y esto origina dolor de cabeza.

El dolor de cabeza y la punción lumbar

El dolor de cabeza post punción lumbar generalmente se presenta como un dolor bilateral, es decir, en ambos lados de la cabeza. Es habitual que aparezca inmediatamente y, en todo caso, en un lapso no mayor a los cinco días posteriores al procedimiento. Lo normal es que desaparezca espontáneamente en menos de una semana.

En los casos típicos, el dolor empeora cuando el paciente está sentado o de pie. Por lo tanto, lo recomendable es que permanezca acostado. El dolor de cabeza se presenta principalmente en las mujeres, entre 18 y 30 años de edad y que tienen una masa corporal pequeña.

De otro lado, la aparición del dolor de cabeza tras la punción lumbar depende en gran medida del tipo de aguja que se emplee, de la técnica que se aplique y de la destreza del operador que realice el procedimiento. Entre menor sea el grosor de la aguja, menos riesgo de cefalea. Con agujas muy delgadas, el porcentaje de afectados se reduce a un 11%.

Descubre: Microfibras que reconstruyen la médula espinal

Síntomas y diagnóstico

procedimiento punción lumbar

El principal síntoma de la cefalea post-punción es un dolor pulsátil y sordo, cuya intensidad va desde leve hasta francamente incapacitante. El dolor empeora cuando el paciente se pone de pie y disminuye al acostarse.

La cefalea puede estar acompañada de otros síntomas como mareos, zumbidos, visión doble o borrosa, nauseas, pérdida de audición y rigidez y dolor en el cuello. Las imágenes de resonancia magnética revelan un descenso de las estructuras intracraneanas, entre otros signos.

El diagnóstico es clínico. Algunas veces el médico ordenará una resonancia magnética u otros estudios similares, para descartar otras posibles causas del dolor de cabeza.

Lee: Angiodisgenesia espinal

Otros datos a tener en cuenta

Lo más aconsejable es acostarse durante un lapso no menor a 12 horas si se presenta dolor de cabeza después de una punción lumbar. Generalmente el dolor aparece 15 minutos después de incorporarse, por lo cual no está contraindicado realizar algunas acciones como levantarse para ir al baño o para comer.

Beber abundante líquido ayuda a recuperar el líquido cefalorraquídeo que se perdió, especialmente durante las 24 horas siguientes a la práctica del procedimiento. Así mismo, salvo que se dé una indicación contraria, conviene tomar café, o bebidas que contengan cafeína.

El dolor de cabeza debe ir cediendo. Si es muy intenso o se mantiene en un alto nivel varias horas después del procedimiento es necesario consultar con el médico. También si se presenta vómito y cosquilleo o entumecimiento en las piernas. Así mismo, si hay dificultades para orinar, o se presenta dolor o sangrado en el sitio donde se insertó la aguja.

Herrera Salas, S. (2016). Cefalea post punción lumbar. Revista Médica de Costa Rica y Centroamérica, 73(620), 443-448.