5 cuidados para tratar la vaginosis bacteriana

Daniela Castro · 12 marzo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 11 marzo, 2019
La vaginosis bacteriana es una infección vaginal que se desarrolla por una proliferación de bacterias. Aunque los antibióticos contribuyen a su alivio, también es primordial aplicar otros cuidados. ¡Descúbrelos!

Para tratar la vaginosis bacteriana el médico puede recetar algunos antibióticos vía oral o en forma de crema. Sin embargo, existen otros cuidados que son determinantes a la hora de hacerle frente a esta infección. ¿Cómo manejarla adecuadamente? Te lo contamos.

La vaginosis bacteriana es un tipo de infección vaginal que se desarrolla por un crecimiento excesivo de bacterias en la zona íntima. En su estado natural, la vagina cuenta con una flora bacteriana que la protege frente a los microorganismos dañinos. Sin embargo, cuando su pH se altera, las bacterias crecen y se produce la infección.

Como consecuencia, se desencadenan incómodos síntomas, como por ejemplo flujo abundante y espeso, mal olor y comezón en la zona íntima. Se cree que tiene relación con la aplicación de duchas vaginales, uso de productos perfumados, relaciones sexuales sin protección y uso de ciertos medicamentos. ¿Cómo controlarla?

Cuidados para tratar la vaginosis bacteriana en casa

Los casos leves de vaginosis bacteriana trascurren de manera asintomática y desaparecen sin necesidad de un tratamiento. No obstante, cuando causa molestias y síntomas, el médico puede sugerir medicamentos antibióticos como metronidazol, tinidazol o clindamicina en uso tópico.

Ahora bien, además de los medicamentos, existen otros cuidados para tratar la vaginosis bacteriana en casa. Son unas sencillas estrategias que ayudan a bloquear el crecimiento de bacterias dañinas, favoreciendo la regulación del pH vaginal. ¡Descúbrelas!

Lee también: Qué debes saber sobre la vaginosis bacteriana

1. Consumir yogur natural

Mujer comiendo un yogur
El consumo de probióticos es beneficioso para restablecer las bacterias normales, ya sea en preparados o en alimentos como el yogur.

El yogur natural con probióticos es un alimento muy beneficioso a la hora de tratar la vaginosis bacteriana. Gracias a su contenido de cultivos vivos, contribuye a restablecer la flora vaginal normal. A su vez, fortalece las funciones del sistema inmunitario y mejora la respuesta contra los agentes patógenos.

  • Para obtener estos beneficios, asegúrate de comer por lo menos una porción de yogur al día. De modo opcional, aplícate una pequeña cantidad de yogur en las partes externas de la vagina.

2. Tomar probióticos

El yogur natural es una importante fuente de probióticos. Sin embargo, hay muchas otras opciones adecuadas al tratar la vaginosis bacteriana. De acuerdo con una investigación realizada en el año 2014, tomar suplementos de probióticos a diario puede hacerle frente a las infecciones vaginales.

  • Los probióticos se pueden adquirir preparados en multitud de presentaciones. También se obtienen de forma natural tomando alimentos fermentados como el chucrut, kéfir o kombucha, entre otros.

 3. Utilizar ropa de algodón transpirable

Mujer en ropa interior
La ropa transpirable de algodón evita la humedad en la zona íntima que puede desencadenar infecciones.

Hay algunas prendas íntimas cuyos materiales de fabricación no son tan transpirables como las elaboradas en algodón. La ropa interior de spandex y otros tejidos sintéticos pueden atrapar la humedad y favorecer el ambiente para el crecimiento de las bacterias.

  • Así, para ayudar a acelerar la recuperación de la vaginosis bacteriana y prevenir futuras infecciones, lo mejor es asegurarse de usar ropa interior de algodón transpirable. Asimismo, es importante evitar el uso de pantalones demasiado ajustados.

Descubre: 6 remedios para aliviar los síntomas de la vaginosis bacteriana

4. Practicar buena higiene

La práctica de buenos hábitos de higiene íntima son claves a la hora de prevenir y tratar la vaginosis bacteriana. Aunque muchas lo pasan por alto, la zona anal y vaginal son muy cercanas. Por eso, frecuentemente las bacterias del recto pasan hacia la vagina. Debido a esto, es primordial aplicar algunos cuidados.

  • Debes limpiar siempre de adelante hacia atrás después de usar el baño.
  • También debes asegurarte de cambiar los tampones y compresas varias veces al día durante el periodo menstrual.
  • En caso de usar juguetes sexuales, estos deben limpiarse muy bien con jabón y agua caliente.
  • Al mantener relaciones sexuales, lo mejor es usar preservativo.

5. Lavarse las manos antes de tocar la zona íntima

Manos enjabonadas debajo del chorro de agua de un grifo.
La higiene de la zona íntima y de nuestras manos, antes y después de entrar en contacto, evitará posibles reinfecciones.

Aunque lavarse las manos constantemente forma parte de las prácticas de buena higiene, es primordial hacerle una mención especial. ¿Por qué razón? La mayoría de mujeres no lava sus manos antes de tener contacto con su zona íntima. Casi siempre lo hacen después.

No obstante, lo idóneo es hacerlo antes y después de tener cualquier contacto con la vagina. Las manos entran en contacto con muchas superficies y bacterias. Por eso, tocar las partes íntimas sin un lavado previo puede causar o empeorar la vaginosis bacteriana.

  • Asegúrate de lavar bien las manos antes de entrar al baño o tener cualquier contacto con tu zona íntima. Procura emplear un jabón antibacteriano para mayor seguridad.

¿Notas anormalidades en tu flujo vaginal? ¿Percibes un mal olor en tu zona íntima? Quizá tienes vaginosis bacteriana. Aplica los consejos mencionados para apoyar su tratamiento. Si no notas una mejoría en poco tiempo, consulta al médico o ginecólogo.

  • Rosca, A., & Cerca, N. (2018). Bacterial vaginosis. In Diagnostics to Pathogenomics of Sexually Transmitted Infections. https://doi.org/10.1002/9781119380924
  • Senok, A. C., Verstraelen, H., Temmerman, M., & Botta, G. A. (2009). Probiotics for the treatment of bacterial vaginosis. Cochrane Database of Systematic Reviews. https://doi.org/10.1002/14651858.CD006289.pub2
  • Neri, A., Sabah, G., & Samra, Z. (1993). Bacterial vaginosis in pregnancy treated with yoghurt. Acta Obstetricia et Gynecologica Scandinavica. https://doi.org/10.3109/00016349309013342
  • Homayouni, A., Bastani, P., Ziyadi, S., Mohammad-Alizadeh-Charandabi, S., Ghalibaf, M., Mortazavian, A. M., & Mehrabany, E. V. (2014). Effects of probiotics on the recurrence of bacterial vaginosis: A review. Journal of Lower Genital Tract Disease. https://doi.org/10.1097/LGT.0b013e31829156ec
  • Wilson, J. (2004). Managing recurrent bacterial vaginosis. Sexually Transmitted Infections. https://doi.org/10.1136/sti.2002.002733