Cuál es la mejor alimentación para ir al gimnasio

Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Eliana Delgado
11 mayo, 2019
Los alimentos son la energía básica que usará nuestro cuerpo para llevar a cabo todos los ejercicios, con lo cual ahora analizaremos que alimentos son los más adecuados.

Si vas al gimnasio es porque has decidido llevar un estilo de vida saludable. Seguramente tu comida sea baja en grasas y azúcares. Pero muchas veces, a la hora de hacer ejercicio, no sabemos qué es lo mejor para comer antes o después del deporte. Por ello, en este artículo te contamos cuál es la mejor alimentación para ir al gimnasio.

Cuidar nuestra dieta si somos personas activas puede ayudarnos a aumentar el rendimiento, definir la musculatura o perder peso. Además, alimentarnos con los suficientes nutrientes, antioxidantes y calorías para no desfallecer a la hora de hacer ejercicio es la clave.

La mejor alimentación para ir al gimnasio

Es una de las dudas más frecuentes que todos nos planteamos a la hora de ir a practicar algún tipo de actividad física. Ya que los alimentos son la energía básica que usará nuestro cuerpo para llevar a cabo todos los ejercicios, con lo cual ahora analizaremos que alimentos son los más adecuados.

¿Qué comer antes?

yogur y cereales
La alimentación antes del gimnasio debe asegurar un buen aporte de nutrientes y energía para mantener el entrenamiento.

Antes de una clase dirigida o bien de hacer uso de las máquinas en el gimnasio, debemos controlar bien la alimentación y no darnos atracones de comida.

Van perfectos los alimentos en pequeña cantidad pero que contengan las vitaminas necesarias para nutrirnos. Un ejemplo son los frutos secos, que llevan grasas saludables, avena con leche, un yogur o bien una fruta como un plátano.

Otra buena opción son los boles, ahora tan de moda, que llevan yogur, frutos secos y semillas, como la chía, que contienen omega 3 y proteínas. Para beber nos hidrataremos con agua. Es bueno beber medio litro de agua aproximadamente antes de empezar el entrenamiento, pero tampoco sin exagerar.

Antes de ir al gimnasio es mejor evitar alimentos ricos en grasa o azúcar. Si vienes de hacer una comida copiosa, olvídate ese día del gimnasio o acude cuando hayan pasado al menos 2 horas después de comer.

Te puede interesar leer: 11 trucos para no dejar el gimnasio tras el primer mes

¿Qué comer después?

Alimentos ricos en proteínas
Tras realizar ejercicio físico es necesario reponernos con un buen aporte proteico, así como vitaminas y minerales esenciales.

Una vez hayamos acabado el entrenamiento, necesitamos hidratarnos rápidamente y comer despacio. Podemos empezar con fruta y también frutos secos, para luego ya hacer una comida algo más completa, a base, por ejemplo, de pescado, ensalada de arroz, pasta con semillas y tomates, lácteos, carnes, huevos y batidos de proteína.

Es el momento de tomar proteína y no de tomar grasas en exceso o de lo contrario, todo lo que hemos perdido en el gimnasio lo vamos a recuperar y además, no estaremos comiendo de manera saludable.

Seguramente tendremos mucha sed, por lo que el agua será nuestra mejor opción contra la deshidratación. Si bien hay algunas bebidas isotónicas, que sin abusar nunca de ellas, pueden reponernos de nuestra gran actividad física.

Antes de irte te puede interesar leer: Las mejores máquinas del gimnasio para quemar calorías y tonificar

Errores frecuentes en la alimentación para ir al gimnasio

Mucha gente comete algunos errores comunes en su dieta al introducirse en el mundo del fitness y la vida sana. Te presentamos algunos de ellos para que trates de impedirlos con éxito.

  • No aumentar las cantidades: si empezamos a hacer ejercicio diariamente, debemos ingerir más calorías que antes, aunque queramos perder peso.
  • Saltarse una comida: debemos comer cinco veces al día. Si intentamos saltarnos una comida, seguramente necesitemos una mayor cantidad en la siguiente y comiendo más, no lograremos nuestro objetivo.
  • Caer en los falsos light: cuando compremos en el supermercado, debemos estar atentos a las etiquetas de los productos, ya que muchos de ellos se venden como «sanos» cuando en realidad contienen grandes cantidades de azúcar.
  • No tener paciencia: si pensamos empezar a obtener resultados la primera semana y no lo conseguimos, nos entrarán ganas de abandonar la dieta. Por ello, hay que ser constantes.

No caigas en estos errores que suelen cometer los principiantes en la dieta al iniciarse en el gimnasio y come correctamente desde el principio de tu actividad física para progresar en el menor tiempo posible. Por último, te recomendamos que si tienes más dudas sobre cuál es la mejor alimentación para ir al gimnasio, acudas al nutricionista.

  • Gil-Antuñano, N. P., Zenarruzabeitia, Z. M., & Camacho, A. M. R. (2009). Alimentación, nutrición e hidratación en el deporte. Consejo Superior de Deportes.
  • Santos, J. I., & Anchía, I. A. (2010). Alimentación y deporte. Eunsa.
  • José, B. P. P., Coral, C. B. S., Carmen, G. C., & Carlos, I. R. (2014). Alimentación y nutrición en la vida activa: ejercicio físico y deporte. Editorial UNED.
  • Espeitx, E. (2006). Práctica deportiva, alimentación y construcción del cuerpo. Disparidades. Revista de Antropología, 61(2), 79-98.