Consejos para evitar trastornos del sueño en los adolescentes

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica María Belén del Río el 16 marzo, 2019
Elena Martínez Blasco · 26 abril, 2019
En la adolescencia, algunos hábitos y estilos de vida pueden poner en riesgo el descanso nocturno. De esta forma, no rendirán adecuadamente en sus actividades diarias como la escuela.

La calidad del descanso nocturno es imprescindible para una buena salud física y mental. Sin embargo, los adolescentes cada vez están sufriendo más problemas en este ámbito. Por ello, en este artículo compartimos algunos consejos para evitar trastornos del sueño en los adolescentes.

 

A rasgos generales, los adolescentes deberían dormir al menos 8 horas diarias para lograr el bienestar. Por ello, debemos conocer las diferentes causas y factores que lo dificultan. Solo así se podrá solventar el problema.

Consejos para evitar trastornos de sueño en los adolescentes

1. Prevenir y combatir el sobrepeso

Persona con obesidad en una báscula
El sobrepeso infantil y juvenil es un mal cada vez más frecuente en la sociedad debido a un estilo de vida inadecuado.

Un estudio evidenció una relación entre los adolescentes con más dificultad para conciliar el sueño y su índice de masa corporal, el cual era superior al del resto. Esto confirma la problemática de la obesidad infantil y juvenil, la cual es cada vez más grave.

Al mismo tiempo, también sucede lo mismo de manera inversa. Es decir, los trastornos del sueño en los adolescentes influyen en sus hábitos a la hora de comer. Esto, si no se trata, contribuye a empeorar la obesidad.

En este sentido, es imprescindible una alimentación equilibrada rica en hortalizas, legumbres, cereales integrales, carne magra, pescado y huevo. Al menos, las comidas en casa deberían basarse en estos grupos de alimentos y evitar harinas, frituras y azúcares.

No obstante, la actividad física también es imprescindible para mantener el peso. Los adolescentes deben practicar actividades deportivas y evitar el sedentarismo en el día a día. 

Lee también Mi hijo sufre sobrepeso: ¿Qué puedo hacer?

2. Regular el uso del móvil

Otro de los motivos por los que han aumentado los trastornos de sueño en los adolescentes son las nuevas tecnologías. La cantidad de horas que pasan con el móvil, el ordenador, la televisión o los videojuegos es, para los padres, difícil de controlar.

Estos aparatos exponen a los adolescentes a una sobreestimulación muy perjudicial para la salud. Esta afecta de manera directa al sistema nervioso y altera los biorritmos naturales del organismo, lo cual repercute en el sueño.

No obstante, este es un factor que no solo afecta a los adolescentes, sino también a los padres. Esta es una medida que debe tratarse entre toda la familia. Debe haber una responsabilidad común para regular el uso de estos aparatos y evitarlo en las dos horas antes de irse a dormir.

3. El tabaco

Chica con un cigarrillo en las manos
El inicio del consumo de tabaco es frecuente en la adolescencia y puede ser la causa de disfunciones como el insomnio.

También puede haber una relación entre el mal hábito de fumar y la mala calidad del sueño en los jóvenes. Por el mismo motivo, dejar el tabaco podría ayudar a dormir mejor.

Para superar la dependencia a la nicotina deberá abordarse desde diferentes ámbitos y recibir la comprensión y paciencia de los familiares. Además, es posible que el adolescente necesite algún tipo de apoyo para lograrlo. 

Lee también Beneficios de dejar de fumar y técnicas eficaces

4. Los horarios nocturnos de los padres

Por último, hay otro factor que aparece en los estudios relacionado con los trastornos del sueño en los adolescentes: los horarios nocturnos de los padres, por ejemplo, cuando uno de ellos trabaja en turno de noche.

Por ello, es fundamental respetar al máximo el horario de sueño con silencio y quietud en el hogar. Si el adolescente ya tiene dificultades para conciliar el sueño, es fácil que cualquier cosa lo despierte con facilidad.

Consejos generales

Mujer durmiendo abrazada a la almohada: trastornos del sueño en los adolescentes
Una buena higiene del sueño permitirá que los adolescentes descansen y rindan en sus actividades cotidianas.
  • Acostarse cada noche a la misma hora.
  • Seguir una dieta equilibrada y poner atención a los alimentos que se ingieren por la noche.
  • Evitar el abuso de bebidas estimulantes (café, té, cola, bebidas energéticas).
  • Combatir la obesidad.
  • Evitar el sedentarismo y realizar alguna actividad física varias veces por semana.
  • Evitar el tabaco y el alcohol.
  • Controlar el uso del teléfono móvil y las tecnologías en general, sobre todo en las horas antes de acostarse.
  • Procurar que en el hogar haya unos horarios estables y evitar las actividades nocturnas que pueden perturbar el descanso de la familia.
  • El dormitorio debe ser un lugar silencioso, sin luz y con una temperatura adecuada.
  • En algunos casos, los trastornos del sueño también pueden estar relacionados con un exceso de tareas o actividades sociales o laborales.

Ahora ya tenemos algunas claves para ayudar a los adolescentes a conciliar el sueño y conseguir un descanso reparador. Solo de este modo podrán rendir y responder a las responsabilidades de su edad.

  • Chen, D. R., Truong, K. D., & Tsai, M. J. (2013). Prevalence of poor sleep quality and its relationship with body mass index among teenagers: Evidence from Taiwan. Journal of School Health. https://doi.org/10.1111/josh.12068
  • Chaput, J. P., & Dutil, C. (2016). Lack of sleep as a contributor to obesity in adolescents: Impacts on eating and activity behaviors. International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity. https://doi.org/10.1186/s12966-016-0428-0
  • Atkinson, G., & Davenne, D. (2007). Relationships between sleep, physical activity and human health. Physiology and Behavior. https://doi.org/10.1016/j.physbeh.2006.09.015
  • Dugas, E. N., Sylvestre, M. P., O’Loughlin, E. K., Brunet, J., Kakinami, L., Constantin, E., & O’Loughlin, J. (2017). Nicotine dependence and sleep quality in young adults. Addictive Behaviors. https://doi.org/10.1016/j.addbeh.2016.10.020