Cómo y por qué reducir el consumo de refrescos

Ángel Rodríguez · 19 febrero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 18 febrero, 2019
Los refrescos parecen inofensivos, pero cada vez que tomas uno tu salud se deteriora lentamente. Es tiempo de cambiar los malos hábitos.

Los refrescos son deliciosos y calman la sed, pero son una auténtica bomba de azúcar que nuestro organismo solo logra tolerar desajustando sus balances naturales. Por eso, ese placer momentáneo del consumo de refrescos causa una gran cantidad de problemas de salud a largo plazo.

Incluso esos que anuncian como refrescos ligeros y bajos en calorías son igual de perjudiciales. Aunque tienen edulcorantes alternativos al azúcar tradicional, la evidencia demuestra que también son causantes de obesidad y, además, incrementan las ganas de comer.

La Asociación Americana del Corazón recomienda una ingesta menor de 25 gramos de azúcar al día para adultos y menos para niños. Una lata pequeña de soda de 12 onzas contiene 39 gramos de azúcar, más otros azúcares agregados.

Conocer los problemas que causan los refrescos puede ser una buena motivación para encontrar otras bebidas que realmente sacien la sed y sean beneficiosas para la salud.

El consumo de refrescos y sus efectos en la salud

Consumo de refrescos: latas
Recientes estudios han mostrado una gran variedad de efectos negativos de los refrescos sobre la salud.

Acumulan grasa en el hígado

La fructosa del azúcar y el jarabe de maíz de los refrescos solo puede ser procesada por el hígado. Pero los estudios demuestran que el exceso de fructosa se convierte en grasa acumulada. Parte de esa grasa se convierte en triglicéridos en la sangre, mientras el resto permanece en el hígado.

Causan obesidad

Hombre con obesidad y una cinta métrica en el abdomen
El sobreabuso de este tipo de bebidas favorece la acumulación de grasa abdominal.

Además de la grasa en el hígado, la fructosa se convierte también en grasa abdominal. Esto, según está demostrado, es una de las principales causas de diabetes y enfermedades cardiacas.

Te puede interesar: ¿Cómo contrarrestar la obesidad?

Elevan los niveles de insulina

La insulina lleva la glucosa de la sangre a las células, pero los refrescos provocan que las células se hagan insensibles a la glucosa por resistencia a la insulina. Cuando esto ocurre, el páncreas comienza a producir exceso de esta hormona.

Este fenómeno es conocido como síndrome metabólico, causante de hipertensión, exceso de grasa o triglicéridos y colesterol en sangre, entre muchos otros problemas.

Pueden causar diabetes

Cucharada de azúcar y la palabra "Diabetes"
El azúcar contenido en los refrescos favorece la resistencia a la insulina causante de la diabetes.

Un estudio realizado en 170 individuos y liderado por el Centro de Investigación Preventiva de la Universidad de Stanford, California, reveló que el consumo de refrescos una vez al día, todos los días, incrementa el riesgo de contraer diabetes tipo 2.

Aumenta el riesgo de cáncer

Otro estudio realizado en varios países con 60 mil personas determinó que quienes toman al menos dos refrescos a la semana, tienen un 87 % más de posibilidades de contraer cáncer de páncreas.

Causa problemas cardiacos

Médica con un corazón en las manos.
La alteración del patrón de grasas y azúcares en sangre eleva el riesgo de enfermedades del corazón.

El refresco hace que los niveles de potasio del organismo desciendan a niveles mas bajos de lo normal. Esto puede ocasionar el llamado Síndrome del QT Largo, que consiste en anormalidades de los canales de potasio y sodio del corazón y provoca arritmias cardiacas.

Quizá te interese: 8 alternativas naturales para sustituir el azúcar

Puede debilitar los huesos

Uno de los ingredientes de los refrescos es el ácido fosfórico, que se usa para su conservación. El fósforo es necesario para el organismo, especialmente para el cerebro y las funciones de la memoria. Sin embargo, su exceso es problemático.

El calcio y el fósforo conviven en balance en nuestro cuerpo. Cuando el fósforo aumenta sus niveles, evita la asimilación del calcio. El consumo de refrescos continuado puede terminar produciendo una descalcificación y enfermedades como la osteosporosis.

Problemas estomacales

Hombre con dolor en el abdomen
Se ha relacionado el consumo de refrescos con sobrepoblaciones bacterianas y alteraciones intestinales.

Tanto los azúcares como los edulcorantes artificiales, en el caso de los refrescos dietéticos, favorecen el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino y en especial de las bacterias malas. 

El exceso de bacterias puede generar el síndrome de intestino irritable, que puede causar problemas como irritación intestinal, deficiencias inmunológicas y hasta pérdida de memoria.

En particular, los edulcorantes artificiales están relacionados con el aumento de la bacteria Clostridium difficile, que es uno de los principales causantes de infecciones estomacales en los últimos años, según estudios del doctor Robert Briton, del Colegio de Medicina Baylor.

¿Qué tomar en vez de refrescos?

Sin lugar a dudas, lo más saludable es el agua. “No importa si es pura, carbonatada o de sabores. Lo importante es que no tenga azúcar ni edulcorantes”, dice Allison Sylvestky, de la Universidad de Georgetown, en Washington.

  • Agua de sabores carbonatada. Es una buena forma de comenzar, por su parecido en la textura a los refrescos.
  • Té frío. Es refrescante, tiene cafeína igual que la soda y lo puedes endulzar con una cucharadita de miel.
  • Agua gaseosa con frutas. Puedes probar hacer un jugo de la fruta que más te guste y agregarle agua con gas, para recrear un refresco.
  • Agua de frutas. Prepara una jarra con rodajas de frutas, como limón, naranja, piña, manzanas, fresas, o cualquier otra, y llénala de agua y hielo. Déjala reposar y tendrás siempre a mano una bebida deliciosa y refrescante.
  • Jugos naturales. También puedes probar directamente tomar jugos naturales. No le agregues azúcar, pues ya tienen el azúcar natural de la fruta. Tampoco cambies los refrescos por los jugos de frutas comerciales, ya que estos también están cargados de azúcar adicional.
  • Kombucha. Una bebida más exótica pero altamente beneficiosa. Es un té fermentado que tiene gran cantidad de probióticos. Es un poco amargo, pero con el tiempo te puedes acostumbrar a su sabor.
  • Agua de coco. Es deliciosa, muy refrescante y llena de vitaminas, minerales y antioxidantes.
  • The effect of sugar-free versus sugar-sweetened beverages on satiety, liking and wanting: an 18 month randomized double-blind trial in children.
    de Ruyter JC, Katan MB, Kuijper LD, Liem DG, Olthof MR. (2013). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24167595
  • Effect of fructose overfeeding and fish oil administration on hepatic de novo lipogenesis and insulin sensitivity in healthy men. Faeh D, Minehira K, Schwarz JM, Periasamy R, Park S, Tappy L. Department of Physiology, University of Lausanne, Lausanne, Switzerland. (2005). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15983189
  • Greater Fructose Consumption Is Associated with Cardiometabolic Risk Markers and Visceral Adiposity in Adolescents. Department of Pedriatrics Georgia Health Sciences University, Augusta, GA, Department of Nutrition, University of North Carolina, Chapel Hill, NC. (2012). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3260058/
  • Fructose, weight gain, and the insulin resistance syndrome. Department of Nutrition, University of California, USA.(2002). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12399260
  • Soft Drink and Juice Consumption and Risk of Pancreatic Cancer: The Singapore Chinese Health Study.Noel T. Mueller,1 Andrew Odegaard,2 Kristin Anderson,2 Jian-Min Yuan,2 Myron Gross,2 Woon-Puay Koh,3 and Mark A. Pereira. (2012). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3404432/
  • Next-Generation Probiotics Targeting Clostridium difficile through Precursor-Directed Antimicrobial Biosynthesis.Department of Pathology & Immunology, Baylor College of Medicine, Houston, Texas, USA. (2017). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5607411/