Cómo hablar con tu hijo sobre la competencia

Antonella Grandinetti · 11 mayo, 2019
La competencia saludable nos brinda muchos beneficios, mientras que la tóxica solamente nos perjudica. Descubre cómo puedes ayudar a tu hijo a ser un buen competidor.

Enseñar a tu hijo a ser un buen competidor puede parecer tarea difícil, por eso hoy te traemos algunas ideas sobre cómo hablar con tu hijo sobre la competencia. ¡No te las pierdas!

La competencia es parte integral de nuestra sociedad, por este motivo suele fomentarse dentro de las familias pero ¿qué sucede cuando un niño deja de disfrutar de sus actividades extraescolares, del deporte e, incluso, del juego? Descubre todo esto y más a continuación.

Cómo hablar con tu hijo sobre la competencia

Antes de abordar de lleno el tema, intentemos definir qué es la competencia. Básicamente, podríamos decir que la competencia implica desear alcanzar algo que está más allá de lo que uno creía ser capaz de lograr. Como ves, competencia no es sinónimo de ganar ni de superar a los demás, sino que se trata de una mejora personal.

Competencia sana y tóxica

niña jugando a videojuegos con su ordenador
Una competencia tóxica interfiere con el proceso de aprendizaje, con el disfrute y la diversión por los juegos.

El buen competidor sabe ganar y perder por igual. Es consciente de que perder es parte de aprender y mejorar, y, a pesar de ello, concibe la idea de triunfar en el futuro.

Por el contrario, un competidor tóxico se preocupa solamente por quedar encima de los demás. La competencia para él se relaciona únicamente con la superioridad obtenida y siente que «perder» no le aporta nada, más que frustración y malas emociones.

Ahora bien, ¿qué deseas para tu hijo? Seguramente la primera opción. El buen competidor no disfruta únicamente del resultado sino del proceso, del camino. Esto se debe a que el resultado no es lo más importante.

Cuando el niño se enfoca solamente en el resultado, cuando lo único que interesa es vencer a los demás, se establece una relación tóxica de competencia que impide el aprendizaje, la diversión y el disfrute. Por este motivo, es tan importante responder a la pregunta: ¿cómo hablar con tu hijo sobre la competencia?

Descubre: Cómo enseñar a pedir perdón a tus hijos

Ideas para fomentar la buena competencia

Familia jugando al balón: hablar con tu hijo sobre la competencia
Habla con tus hijos para educarles en estos valores y da ejemplo.

El primer paso para que tu hijo se transforme en un buen competidor es hablar con él. Tu pequeño debe comprender que lo más importante no es el resultado final sino el esfuerzo personal por conseguir el objetivo. Para ello, es sumamente importante que des ejemplo. Si tú eres un competidor sano, es más probable que tus hijos lo sean también.

Siéntate con tu hijo y conversa con él. Explícale que todo el mundo gana y pierde en diferentes momentos, cuéntale alguna experiencia que hayas vivido y habilita la posibilidad de tener toda clase de sentimientos. Tu hijo debe saber que es normal sentirse frustrado por haber perdido. Sin embargo, esas sensaciones no deben empañar el disfrute.

Veamos a continuación algunas ideas para fomentar una competencia sana y leal que ayudará a tu pequeño a convertirse, a largo plazo, en un competidor saludable.

1. Objetivos personales

Para que tu hijo se transforme en un buen competidor es importante que persiga un objetivo. El problema es que solemos enfocarnos en el objetivo equivocado.

El enfoque debe ser: «quiero hacerlo lo mejor que pueda», en lugar de «quiero ganar». Este pequeño cambio de pensamiento libera al niño de culpabilidad si no gana. Veamos un ejemplo: si tu hijo compite en carreras, el objetivo podría ser correr más rápido de lo que lo hace habitualmente, en lugar de vencer a todos los demás niños.

2. Importancia del esfuerzo

Niños jugando al aire libre con sacos
Enseña que el esfuerzo personal es lo más importante en cada tarea que realicen, sin importar el resultado final.

En cada ámbito de la vida lo más importante es dar lo mejor de uno. El esfuerzo personal vale más que ganar y eso es lo que debes remarcarle a tu hijo.

Si él se ha esforzado hasta el máximo de sus fuerzas, seguramente habrá mejorado y ¡no hay nada más valioso que esa mejora! De hecho, ese es el verdadero triunfo: ser un poco mejor cada día, aunque haya alguien que nos supere.

No te pierdas: ¿Tu hijo tiene ansiedad social? 4 consejos para ayudarlo

3. Hay que errar para aprender

Seguramente recuerdes a tus padres diciéndote que los errores te ayudan a aprender. ¡Y es cierto! Tus hijos deben equivocarse para avanzar, al igual que nosotros. Quien no se equivoca, no mejora.

4. Enfocarse en uno mismo

Para que tu hijo disfrute de sus actividades es necesario quitar sus ojos del «premio». Ganar no debería ser el premio, sino divertirse y aprender. Busca que tu hijo viva cada experiencia y la saboree, solo así las disfrutará y vivirá la competencia de manera saludable.

5. Demuéstrale a tu hijo que estás orgulloso de él

Los niños necesitan el apoyo incondicional de sus padres. Es importante para ellos saber que estás a su lado, que les amas sin importar los resultados y que estás orgulloso de ellos por su esfuerzo y tenacidad.

No te conviertas en esos padres que gritan al costado del estadio para que sus hijos metan un gol. Evita situaciones donde tu pequeño pueda sentirse presionado. Recuerda que para que tu hijo sea un buen competidor, ¡tú también debes serlo!

  • Bisquerra Alzina, R., & Pérez Escoda, N. (2007). Las competencias emocionales. Educación XX1. https://doi.org/10.5944/educxx1.1.10.297
  • Attewell, P. (2016). ¿Qué es una competencia? Pedagogia Social Revista Interuniversitaria. https://doi.org/10.7179/psri_2009.16.03
  • TOLEDANO, Á., & INFANTIL, E. (2009). LA AUTOESTIMA EN LOS NIÑOS/AS. Csi-Csif.Es.