Cómo ayudar a una mujer que ha sido maltratada

29 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
Muchas veces, el maltrato hacia la mujer comienza de manera gradual. Por ejemplo, primero puede recibir insultos, luego se le prohíbe acercarse a ciertas amistades, hasta que comienzan a surgir las disputas que dan lugar a empujones, humillaciones y golpes. ¿Cómo ayudarle?

Si en este momento te preguntas cómo ayudar a una mujer que ha sido maltratada es porque, quizá, lo debes estar viviendo de cerca. Y es que la realidad indica que las formas de maltrato hacia la mujer, especialmente por parte de su pareja, son bastante frecuentes. 

Los maltratos pueden llegar lejos cuando no se busca ayuda a tiempo, las lesiones pueden ser reiteradas y existen muchas formas de ellas. Este asunto no para desestimar, debido a que entraña una gravedad que podría poner en juego incluso la vida.

El fenómeno del maltrato hacia la mujer no escatima ningún tipo de realidad social, cultural o económica. Al contrario, esto se está convirtiendo en un problema de salud pública, debido a que las agresiones no solo dejan huellas psicológicas importantes, sino que también se convierte en un factor de riesgo para la salud de la mujer que ha sufrido vejaciones.

¿Cómo ocurre el maltrato?

Muchas veces, el maltrato hacia la mujer comienza de manera gradual. Por ejemplo, primero puede recibir insultos, luego se le prohíbe acercarse a ciertas amistades –e incluso a familiares-, hasta que comienzan a surgir las disputas que dan lugar a empujones, humillaciones y golpes.

La manera en la que estos maltratos ocurre puede llegar a repetirse de tal manera que se constituye en una forma “normal de comunicación”. Seguidos a estos episodios, el hombre puede manifestar un aparente “arrepentimiento”, seguido de un “perdóname” y momentos de ternura, con el propósito de subsanar la terrible situación ocurrida.

Lo peor de todo es que es frecuente que la mujer, es decir, la víctima, llegue a justificar los comportamientos de su agresor, llegando a desarrollar el conocido “síndrome de Estocolmo doméstico”, o síndrome de adaptación paradójica a la violencia doméstica.

Lee también: El maltrato de pareja: qué efectos psicológicos puede traer

¿Qué ocurre cuando una mujer es maltratada?

Maltrato pareja
El maltrato puede dejar muchas secuelas en la salud psicológica de la mujer. A menudo, baja la autoestima, hay aislamiento social y dependencia emocional.

Cuando una mujer sufre maltrato, son varios los síntomas que ella vivencia –de acuerdo a autores como Matud, Gutiérrez y Padilla, tales como:

  • Genera una respuesta de estrés.
  • Presenta síntomas crónicos, tales como depresión y estrés postraumático.
  • Disminución de la autoestima.
  • Disminución del sentimiento de autosuficiencia.
  • Puede pensar incluso que merece recibir castigos.
  • Sentimiento de incapacidad para cuidar de sí misma, o de sus hijos.
  • Sentimientos de incapacidad.
  • Aislamiento social.
  • Sentimientos de culpa.
  • Dependencia emocional hacia el maltratador.
  • Ansiedad, entre otras.

¿Cuáles son los tipos de maltratos que pueden presentarse?

­Tal como señala el texto: intervención psicológica con mujeres maltratadas por su pareja, de los autores señalados anteriormente, el maltrato por la pareja puede incluir:

  • Agresiones físicas, tales como golpes, palizas, patadas.
  • Abuso psicológico, tal como menosprecio, intimidación o humillaciones.
  • Relaciones sexuales forzadas.
  • Conductas de control.
  • Aislamiento.
  • Control de las actividades.
  • Restricciones, sobre todo cuando la víctima trata de buscar asistencia.

No dejes de leer: ¿Estás sufriendo abuso o maltrato?

¿Cómo ayudar a una mujer que ha sido maltratada?

¿Cómo ayudar a una mujer que ha sido maltratada?
El apoyo psicológico es determinante para ayudar a una mujer que ha sido maltratada. Es importante que acuda a terapias para superar el episodio de violencia.

La buena noticia para las mujeres que han sufrido maltrato alguna vez en sus vidas, bien sea de forma física o psicológica, es que la psicología, así como muchas otras disciplinas, cuenta con una serie de técnicas efectivas para que estas se recuperen.

Uno de los enfoques más recomendados es el cognitivo-conductual. Cuando una persona maltratada acude a consulta, el profesional de la salud le enseñará varias estrategias para que aprender a controlar los episodios ansiosos.

Así, podrá trabajar sobre la relajación muscular progresiva o la respiración profunda. Asimismo, podrá conocer sobre las técnicas cognitivas para que identifique ciertos pensamientos que no son los más apropiados o acordes a la realidad.

Por ello, es una técnica muy efectiva en la de la reestructuración cognitiva, detención del pensamiento, entrenamiento en habilidades sociales, entre otras. Los planes pueden ser individuales o grupales, como el profesional lo estime conveniente.

El manual de atención psicológica a víctimas del maltrato, también hace alusión a la intervención terapéutica que contempla el desahogo en el consultorio, la escucha activa, la empatía, la capacidad de que el psicólogo pueda transmitir esperanza, además de promover la toma de decisiones y, sobre todo, evaluar los riesgos que pudiesen estar presentes.

Un análisis sobre los vínculos amorosos

Las medidas de seguridad para la víctima también son cruciales, sobre todo si se encuentra viviendo con el agresor. El profesional que acompañe a la víctima le podrá indicar los lugares a los cuales puede acudir por ayuda, o acciones puede tomar ante un ataque para salvaguardarse.

Tal como señala Fina Sanz, profesora de psicología y autora del libro: Los vínculos amorosos: amar desde la identidad en la terapia de reencuentro, los ideales que se han construido sobre el romanticismo giran en torno a factores psicológicos y sociales.

Pero, el problema surge porque asociamos el estado de estar enamorados con elementos como el amor a primera vista, el sacrificio por el otro, la fusión con el otro, las pruebas de amor, las expectativas mágicas, la idea de “la media naranja”, o, peor aún, “el olvido de la propia vida”.

Este hecho obliga a que se realice un análisis más exhaustivo sobre el modelo del amor, haciendo planteamientos más realistas y considerando que los afectos son diversos.

Además, que el amor no puede fundamentarse en sacrificios o renuncias que impliquen abandonar los proyectos personales, ya que todos necesitamos un espacio que debe ser indisoluble: el espacio para el amor propio.

  • Alencar-Rodrígues, R., & Cantera, L. (2012). Violencia de Género en la Pareja: Una Revisión Teórica. Psico.
  • Carrasco Serrano, A. (2004). Violencia doméstica. FMC - Formación Médica Continuada En Atención Primaria. https://doi.org/10.1016/s1134-2072(04)76126-5
  • Corral Gargallo, P. (2000). Violencia contra la mujer. Debats.
  • Perela Larrosa, M. (2010). Violencia de género: violencia psicológica. Foro: Revista de Ciencias Jurídicas y Sociales. https://doi.org/10.5209/FORO.37248
  • Rolniak, S., & Burke, E. (2007). Violencia de género. In Sheehy. Manual de urgencia de enfermería. https://doi.org/10.1016/b978-84-8174-942-7.50050-7