Angiomas en bebés: todo lo que debes saber

30 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Pese a que esta enfermedad no es excesivamente grave, es conveniente acudir al médico para tratarla lo antes posible, evitando de este modo perjuicios mayores.

Los angiomas en bebés (también denominados hemangiomas) forman parte de los tumores más comunes que pueden encontrarse. Aparecen a los pocos días de vida y aunque pueden crecer de forma rápida, tienden a desaparecer con la edad y, afortunadamente, son benignos. 

Estos tumores suelen presentarse en forma de un pequeño bulto o mancha de un color rojo intenso sobre la piel. Afectan a los vasos sanguíneos y pueden variar en tamaño y forma.

Características de los angiomas en bebés

Síntomas de los angiomas en bebés

Los angiomas en bebés  suelen presentarse acompañados por los siguientes síntomas:

  • La señal más característica de la afección es la formación de un bulto rojizo durante los primeros días de vida.
  • Puede desarrollarse en cualquier parte del cuerpo si bien son más frecuentes en la región facial del infante.
  • Durante los primeros tres o cuatro meses la abultación puede crecer o alterar su tamaño.
  • A partir de este momento su evolución se vuelve más lenta y a partir del año los hemangiomas presentan una tonalidad más suave y tienden a aplanarse.
  • Finalmente, el paciente es posible que muestre una pequeña marca rosada o una cicatriz tras padecer el angioma.

Descubre: Todo lo que debes saber sobre el tumor hepático

Efectos de los angiomas en bebés

Podemos citar un conjunto de efectos que van a recaer sobre el paciente a medida que transcurre el tiempo:

  • Desfigurar o cambiar el aspecto del paciente en la mayoría de los casos clínicos.
  • Problemas o molestias en los ojos debido a un hemangioma sobre ellos. También cambia o dificulta la visión de la persona.
  • Si el hemangioma afecta al hígado, se producen otra serie de efectos sobre el paciente.
  • También pueden generar problemas al respirar si se encuentran sobre una vía aérea.
  • Asimismo, se pueden formar úlceras en las zonas próximas al hemangioma, produciendo una molestia intensa al sujeto.
  • Molestias en los labios y problemas para succionar la leche debido a un angioma sobre la región labial.

Causas de los angiomas en bebés

Causas de los angiomas en bebés

Actualmente se desconoce la causa exacta que desencadena este problema, pero es posible que se encuentre relacionado con una falta de oxígeno en la zona afectada.

Esto podría producirse tanto antes como después del parto y generaría un crecimiento anormal de los vasos sanguíneos.

Por otra parte, estudios clínicos de los últimos años han localizado una serie de factores que aumentan el riesgo a padecerla.

Por ejemplo, aparece de forma más frecuente en niñas, en prematuros y en bebés con un peso por debajo de lo aconsejado.

Te recomendamos leer: Marcadores tumorales: qué son y para qué sirven

Diagnóstico y tratamiento

Por norma general la presencia de esta característica alteración rojiza y su crecimiento acelerado son suficientes para que el médico correspondiente lleve a cabo el diagnóstico.

Tratamiento de los angiomas en bebés

En el pasado se optaba por aplicar radioterapia, dosis muy elevadas de corticoides u observar la evolución del angioma. Asimismo, estas terapias podían producir unos efectos secundarios graves en el individuo tanto a corto como a largo plazo. Por ejemplo, la presencia de infecciones.

Actualmente se recomienda el uso de propanolol, un medicamento que se utiliza para controlar la hipertensión. La utilización de este fármaco produce una mejoría considerable en un periodo limitado de tiempo en la gran mayoría de casos clínicos. También acelera el proceso de curación o cicatrización de las áreas problemáticas.

Dentro de sus efectos secundarios más comunes podemos citar:

  • Hipoglucemia (bajos niveles de azúcar en sangre)
  • Alteraciones en el sueño (insomnio generalmente).

¿Es posible prevenirlos?

De momento, no se ha podido pautar ninguna medida preventiva. Tampoco se ha demostrado que tenga un componente o factor genético, es decir, que sea hereditario. Ante la presencia de nódulos o bultos en su bebé no dude en consultar lo antes posible con el médico.

El diagnóstico precoz es importante para evitar que el angioma alcance un tamaño grande y comprima otras estructuras.

  • Holland, K. E., & Drolet, B. A. (2010). Infantile Hemangioma. Pediatric Clinics of North America. https://doi.org/10.1016/j.pcl.2010.07.008
  • Azzopardi, S., & Wright, T. C. (2012). Novel strategies for managing infantile hemangiomas: A review. Annals of Plastic Surgery. https://doi.org/10.1097/SAP.0b013e318216b4f8
  • Chang, L. C., Haggstrom, A. N., Drolet, B. A., Baselga, E., Chamlin, S. L., Garzon, M. C., … Frieden, I. J. (2008). Growth Characteristics of Infantile Hemangiomas: Implications for Management. PEDIATRICS. https://doi.org/10.1542/peds.2007-2767
  • Frieden, I. J., Haggstrom, A. N., Drolet, B. A., Mancini, A. J., Friedlander, S. F., Boon, L., … Esterly, N. B. (2005). Infantile hemangiomas: Current knowledge, future directions. Proceedings of a research workshop on infantile hemangiomas. In Pediatric Dermatology. https://doi.org/10.1111/j.1525-1470.2005.00102.x
  • Lauren, C., & Garzon, M. C. (2012). Treatment of Infantile Hemangiomas. Pediatric Annals. https://doi.org/10.3928/00904481-20120727-10