Amnesia: síntomas y prevención

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
15 marzo, 2019
La amnesia es un trastorno que se caracteriza por no poder recordar o reterner información. Cursa con una serie de síntomas característicos que veremos a continuación.

La amnesia se refiere a la pérdida parcial o total de la memoria. De forma más técnica, se puede decir que consiste en un trastorno del funcionamiento de la memoria, durante el cual, la persona es incapaz de mantener o recordar información almacenada con anterioridad.

Para entender en que consiste la amnesia, es importante saber qué es exactamente la memoria. Por lo tanto, la memoria se puede definir como la capacidad que tiene nuestro sistema nervioso central (SNC) para aprender, organizar y fijar eventos de nuestro pasado.

Otro dato importante de la memoria es que, gracias a ella, somos capaces de guardar datos a través de mecanismos complejos que se desarrollan en tres etapas: codificación, almacenamiento y evocación.

Por lo tanto, si una persona sufre amnesia, el paciente pierde la capacidad de desarrollar la memoria y todos los procesos que ello conlleva.

¿Qué causa la amnesia?

Dibujo de cerebro humano siendo borrado con una goma
Las causas de la amnesia pueden ser muy variadas, incluyendo daños directos al cerebro o fenómenos psicológicos.

Las causas desencadenantes de este trastorno son causas orgánicas o funcionales. En cuanto a las causas orgánicas, podemos incluir aquellos factores que provocan un daño al cerebro, bien sean enfermedades, traumas o por uso de algunas drogas como los sedantes.

Por otro lado, las causas funcionales incluyen los factores psicológicos, como pueden ser los mecanismos de defensa. Esto es lo que se conoce como amnesia por síndrome post-traumático.

A parte de esta clasificación general, podemos encontrar otras causas como, por ejemplo, la amnesia que se da tras una anestesia. Esto se debe a que la anestesia provoca disrupciones en los mecanismos de la consolidación de la memoria.

Por último, un cuadro de amnesia también se puede producir de forma espontánea. Un ejemplo de ello es la amnesia transitoria global. En estos casos, la prevalencia es mayor en personas de edad media y avanzada, sobretodo en hombres. Normalmente dura menos de 24 horas.

Quizá te interese: Trucos para ejercitar el cerebro y mejorar la memoria

Síntomas

Los síntomas de la amnesia se centran básicamente en la pérdida del acceso al recuerdo. Una persona con este trastorno puede ser incapaz de recordar todo tipo de recuerdos como fechas, nombres o datos generales de su propia biografía y pasado.

Con esta información podemos decir que las dos características principales de la amnesia son:

  • Dificultad para aprender información nueva tras el comienzo de la amnesia. Esta situación se conoce como amnesia anterógrada.
  • Dificultad para recordar acontecimientos pasados e información que solía ser de carácter familiar. En este caso, la amnesia es retrógada.

Hay que tener en cuenta que la pérdida de memoria no tiene nada que ver con la inteligencia, con los conocimientos generales, la conciencia, la capacidad de atención, el juicio, la personalidad o la identidad de la persona.

Además, no se debe confundir la amnesia con la demencia, ya que son dos términos diferentes. La demencia, además de cursar con pérdida de la memoria, también cursa con otros problemas cognitivos que la amnesia no presenta.

Otros síntomas y signos que podemos destacar son:

  • Recuerdos falsos, es decir, los pacientes sufren confabulación. Crean recuerdos inventados por completo o a partir de recuerdos genuinos mal ubicados en el tiempo.
  • Confusión o desorientación.
  • Deterioro de las relaciones personales.

Descubre: Trastorno por estrés agudo

¿Cómo se puede prevenir?

Mujer con un post-it en la frente
El tratamiento de enfermedades que puedan afectar a la estructura cerebral siempre será la forma de evitar estos daños.

Debido a que cualquier daño que afecte al cerebro puede ser una razón suficiente para que se desarrolle este trastorno, es de suma importancia llevar a cabo una serie de medidas preventivas de una lesión cerebral.

Entre ellas, evitar el consumo de alcohol en exceso y a largo plazo, ya que puede provocar un déficit de tiamina o vitamina B1. También medidas de protección, como usar un buen casco cuando se vaya en bicicleta o moto, son muy importantes para prevenir la amnesia.

Además, es esencial tratar cualquier infección con rapidez para disminuir la posibilidad de propagarse hasta el cerebro. Es de suma importancia buscar un tratamiento médico inmediato en el caso en el que la persona sienta síntomas que sugieran un accidente cerebrovascular o un aneurisma cerebral.

Estos síntomas alarmantes pueden ser dolor de cabeza intenso, sentir un costado entumecido o padecer una parálisis.