Alimentos para el manejo del estrés: mito o realidad

Okairy Zuñiga · 20 agosto, 2019
Además de permitirnos regular el tránsito y mantenernos saciados, la avena natural y sin azúcar nos ayuda a reducir el estrés gracias a sus contenidos de serotonina

¿Hay alimentos que reducen el estrés? ¿Si los hay, cuáles piensas que son? Quizá creas que alimentos con azúcares refinados como helados o pasteles ayudan a relajarse. Sin embargo, esto no es necesariamente cierto.

Aunque no hay evidencia científica contundente que permita afirmar que algunos alimentos reduzcan el estrés, sí que es cierto que hay nutrientes que aportan un mayor beneficio a nuestro organismo. Por otra parte, es evidente que un organismo nutrido correctamente permite una mayor funcionalidad intelectual y física, así como una sensación de bienestar.

Tal vez, esa sensación subjetiva de bienestar propia de una alimentación adecuada es lo que muchos entienden como lo opuesto a las sensaciones desagradables propias del estrés.

En todo caso, para hacer frente al estrés o la ansiedad, lo principal es acudir al psiquiatra o psicólogo, que son los especialistas en tratar estas patologías.

Incluye en tu dieta los siguientes alimentos

Este estudio científico recomienda una alimentación equilibrada como base para una correcta salud física y emocional. Una persona que se siente físicamente bien tiende a sentirse emocionalmente bien. Como dijimos antes, tal vez esta sea la vía indirecta por la cual muchas personas perciben subjetivamente que hay alimentos que reducen el estrés.

Sin embargo, sería muy osado afirmar que los siguientes alimentos reducen el estrés debido a sus propiedades físico-químicas. Como defendimos anteriormente, solo los tratamientos específicos en salud mental pueden reducir el estrés.

No obstante, como sabemos, para cuidar la salud es bueno mejorar nuestra alimentación y estilo de vida. Por lo tanto, consulta con el facultativo la posibilidad de incluir estos alimentos en tu dieta:  

1. Espárragos

Estos vegetales tienen un sabor un tanto particular, lo que hace que gusten mucho o, al contrario, se aborrezcan. Pero son una excelente opción para obtener ácido fólico de manera natural, complemento que permite llevar a cabo importantes procesos físicos y metabólicos, permitiendo una sensación de bienestar físico.

Espárragos con huevo

2. Aguacate

Esta fruta es una de las opciones nutritivas más completas porque tiene infinidad de nutrientes: luteína, vitamina E, beta-caroteno y folatos.

Además, bloquea la absorción intestinal de ciertas grasas nocivas. Debido a que es necesaria la ingesta de grasas sanas en la dieta, el aguacate es bastante recomendable. Sin embargo, se debe ingerir con moderación y no abusar de él.

Ofrece una sensación de saciedad sin plenitud, lo que permite a la persona sentirse saciada y ligera al mismo tiempo. Consume aguacate con tus ensaladas. Añade, además, algo de proteínas como tofu o atún.

No te pierdas: 5 recetas con aguacate deliciosas, nutritivas y fáciles

3. Chocolate

Diferentes estudios han demostrado que la ingesta moderada de chocolate ayuda al cerebro a generar sustancias que aumentan la felicidad de quien lo consume.

Además, los antioxidantes naturales que contiene también ayudan al cuerpo a mantenerse más sano. Eso sí, es preferible comer chocolate negro y cuanto más amargo, mejor.

4. Té de manzanilla

Infusión de manzanilla para el estrés

Tal y como se señala en este estudio, la manzanilla puede usarse de forma concomitante con el tratamiento médico y psicológico para reducir el estrés, la gastritis y el insomnio. Sin embargo, hay que ser precavidos, ya que la manzanilla por sí sola en ningún caso puede sustituir el tratamiento facultativo.

En caso de que el insomnio sea frecuente, se puede incorporar una taza de té de manzanilla cada noche antes de dormir. Esta planta tiene dos sustancias, el hipurato y la glicina, con propiedades relajantes, tanto para los músculos como para los nervios.

5. Avena

Según este estudio científico, la avena uno de los alimentos más fáciles de preparar y con grandes beneficios para la salud, es la avena. La avena es saciante y tiene serotonina, neurotransmisor que ayuda a regular el estado de ánimo. Además, está indicada para las personas con dificultad a la hora de adelgazar e ir al baño.

Por lo tanto, la avena podría ser un buen alimento que, aunque no puede sustituir un tratamiento médico, puede consumirse como complemento al mismo.

¿Quieres saber más? No te pierdas: Gachas de avena: 10 recetas para desayunos sanos y deliciosos

Una dieta equilibrada también ayuda a tener menos estrés

Frutas y verduras, alimentos que reducen el estrés

La mayoría de los alimentos que hemos mencionado se pueden incorporar a la dieta equilibrada sin ningún problema. Pero hay que tener en cuenta otros aspectos. Una alimentación sana hará que tu organismo funcione correctamente, por lo que te sentirás mejor.

Debes evitar comer de forma compulsiva o alimentos con muchos azúcares o grasas. Y por supuesto, no conviene que tomes café, bebidas estimulantes o alcohol.

Junto a ello, debes hacer ejercicio con regularidad, te ayudará a sentirte mucho mejor. Finalmente, dado que el estrés es un problema que se origina por las múltiples tareas que debemos llevar a cabo diariamente, no olvides dedicarte un tiempo a ti mismo, medita y haz ejercicios de respiración y relajación.

Por último, no olvides la importancia de consultar con el médico y/o el psicólogo tus problemas de estrés, ansiedad o insomnio. Son estos profesionales quienes te brindarán la ayuda adecuada y te podrán aconsejar sobre la inclusión de dichos alimentos en tu dieta.

  • Errandonea, U. I. (2012). Obesidad y trastornos de alimentación. Revista Médica Clínica Las Condes23(2), 165-171.
  • Martínez Álvarez, J. R., Villarino Marín, A., Iglesias Rosado, C., de Arpe Muñoz, C., & Gómez Candela, C. (2010). Recomendaciones de alimentación para la población española. Nutrición Clínica y dietética hospitalaria30(1), 4-14.
  • Moreno, C. G., Cerro, M. A. G., Alarcón, A. N., & Font, A. M. (1978). Serotonina en alimentos. Alimentaria: Revista de tecnología e higiene de los alimentos, (93), 21-28.