Adicción al azúcar, ¿cómo quitarla?

Ekhiñe Graell · 26 agosto, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Karla Henríquez el 6 mayo, 2019
La adicción al azúcar está cada vez más extendida en el mundo y es la causa de múltiples enfermedades. Entre ellas, diabetes, problemas cardiacos y depresión.

La adicción al azúcar, como todas las adicciones, es un fenómeno complejo y multifactorial. En este se involucran aspectos psicológicos, sociales y también biológicos. Durante la última década se ha avanzado mucho en la comprensión de este problema, pero todavía no se dilucida del todo. Sin embargo, cada vez más gente se da cuenta de lo malo que puede resultar consumir alimentos azucarados.

En las adicciones operan una serie de procesos que han sido profundamente estudiados y que en su conjunto se conocen como neuroadaptación. Determinadas sustancias o comportamientos activan los centros de recompensa de nuestro cerebro. El resultado es una sensación de placer, generada por algunos neurotransmisores.

La estimulación sucesiva de esos centros de recompensa conduce a un cuadro en el que se desea repetir la sensación de placer, pero se requiere de estímulos cada vez mayores para lograrlo. Esto se convierte en un círculo vicioso sin fin. Es lo que ocurre en la adicción al azúcar.

Publicaciones de universidades como la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, la cual cita a su vez a otra de la American Journal of Clinical Nutrition, señalan que las comidas con alto nivel de azúcar son tan adictivas como la heroína o la cocaína.

¿Cómo solucionarlo? La primera medida debería ser consultar con un profesional de la salud en todos los casos. Una vez que contemos con su diagnóstico y sin omitir las indicaciones médicas, podemos recurrir a las siguientes claves:

Mantener estable el nivel de glucosa en el cuerpo

Desayuno con huevos.

Si los niveles de glucosa en el cuerpo se mantienen estables no aparece esa necesidad apremiante de comer “algo”, que finalmente resulta ser un “algo” repleto de azúcar. Para evitarlo, lo primero es tomar un desayuno saludable y nutritivo, tal y como detalla en esta publicación la American Diabetes Association. Asimismo, otros estudios sugieren que los desayunos ricos en proteínas contribuyen también al control glucémico.

Tan importante como el desayuno es tomar algo de comida cada dos o tres horas. Según fuentes especializadas, esos bocados entre comidas deben ser preferentemente proteínas magras, frutos secos o legumbres para mantener el nivel de glucosa en los valores correctos.

Preferir la “comida de verdad”

Muchas veces ingerimos grandes cantidades de azúcar sin darnos cuenta. Un elevado porcentaje de los productos alimentarios contienen altos niveles de azúcar. Los “productos alimentarios” son, básicamente, todas esas comidas procesadas y empaquetadas con las que nos encontramos a diario.

Todos esos falsos alimentos son los principales responsables de la adicción al azúcar. Especialmente porque generan placer, pero no sacian la sensación de hambre. La consigna entonces es optar por la comida natural, cuando se nos abra el apetito.

Evitar los edulcorantes para superar la adicción al azúcar

Edulcorantes en el té

Según una investigación publicada por Diabetes Care, el uso de edulcorantes conduce a una especie de cortocircuito entre el intestino y el cerebro. Como dicho cambio genera modificaciones en el metabolismo, esto lleva a una confusión.

El cerebro asume que no tiene suficiente glucosa disponible y entonces envía un mensaje de alerta al organismo. Por eso, al final terminamos consumiendo más calorías para responder a ese mensaje de urgencia y no se logra el objetivo central de superar la adicción al azúcar.

Manejar los momentos de ansiedad

Como en toda adicción, estudios afirman que en la del azúcar también hay momentos de ansiedad. Esto es un deseo irrefrenable de consumir azúcar: sientes que el cuerpo te lo pide y te resulta muy difícil hacer caso omiso a esa demanda.

Lo aconsejable para manejar esos momentos de ansiedad es, primero que todo, seguir las recomendaciones que te haya brindado el médico para tales situaciones. Por ejemplo, publicaciones médicas aseguran que tomar un té de manzanilla o valeriana puede ser efectivo, aunque sus propiedades no estén totalmente comprobadas por la ciencia.

Por otra parte, la misma fuente sostiene que salir a dar una caminata tranquila o realizar una sesión de ejercicios también contribuye a disipar la inquietud y recuperar la serenidad.

La adicción al azúcar, ¿tiene que ver con la sal?

Aunque parezca extraño, para superar la adicción al azúcar también podría ser importante mantener la sal a distancia. Muchas creencias populares sostienen que, tras el consumo de una comida salada, aparece la necesidad de ingerir azúcar.

También es buena idea lavarte los dientes inmediatamente después de comer. De acuerdo con una publicación avalada por el presidente de la Sociedad Española de Epidemiología y Salud Pública Oral, Elías Casals Peidró, la pasta dental suele ser dulce (debido a la incorporación de edulcorantes no cariogénicos). Por lo tanto, sentir su sabor en la boca podría ayudar a disipar esa ansiedad por el azúcar, más allá de que no se trata de un efecto comprobado por ningún estudio.

Tomar conciencia

Chica comiendo una zanahoria como símbolo de los beneficios de la zanahoria para la piel

Lo más importante para superar la adicción al azúcar es tomar conciencia acerca de los efectos nocivos que tiene esa sustancia sobre nuestro cuerpo. Según los expertos de WebMD, es importante saber que esta sustancia incrementa el riesgo de obesidad, diabetes, enfermedades cardiacas, trastornos de sueño, depresión y mucho más. El azúcar ataca al sistema inmunitario, pues los macrófagos quedan atrapados en ella y no pueden realizar su función.

En definitiva, el cuerpo es capaz de resistir los efectos del azúcar refinado por un tiempo determinado, según el organismo, antes de que aparezca la diabetes. Por lo tanto, para superar la adicción al azúcar es fundamental tomar conciencia de sus devastadores efectos y adoptar estilos de nutrición saludables.

  • Avena, N. M., Rada, P., & Hoebel, B. G. (2008). Evidence for sugar addiction: Behavioral and neurochemical effects of intermittent, excessive sugar intake. Neuroscience and Biobehavioral Reviews. https://doi.org/10.1016/j.neubiorev.2007.04.019
  • Ahmed, S. H., Guillem, K., & Vandaele, Y. (2013). Sugar addiction: Pushing the drug-sugar analogy to the limit. Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care. https://doi.org/10.1097/MCO.0b013e328361c8b8
  • DiNicolantonio, J. J., O’Keefe, J. H., & Wilson, W. L. (2018). Sugar addiction: Is it real? A narrative review. British Journal of Sports Medicine. https://doi.org/10.1136/bjsports-2017-097971
  • Azúcares agregados: no sabotees tu alimentación con edulcorantes. Mayo Clinic. https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/nutrition-and-healthy-eating/in-depth/added-sugar/art-20045328
  • Adicción. Wikipedia. https://es.wikipedia.org/wiki/Adicci%C3%B3n
  • Koob, G. F., & Nestler, E. J. (1997). The neurobiology of drug addiction. The Journal of Neuropsychiatry and Clinical Neurosciences, 9(3), 482-497.
  • Serge Ahmed;Karine Guillem;Youna Vandaele. Sugar addiction: pushing the drug-sugar analogy to the limit. Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care. 16(4):434–439, JULY 2013. https://insights.ovid.com/article/00075197-201307000-00011