7 hábitos que ayudarán a que tus hijos tengan buenas defensas

Lorena González · 5 julio, 2018
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 13 marzo, 2019
Para asegurar que nuestros hijos desarrollan unas buenas defensas debemos tener en cuenta factores como la higiene, la alimentación o el descanso, que serán determinantes para lograr un sistema inmunitario sano.

El que nuestros hijos tengan buenas defensas es garantía de una buena vida y buena salud. Por ello, debemos procurar que se vayan fortaleciendo con el pasar de los años, para evitar que los virus, las bacterias y otros agentes infecciosos externos afecten la estabilidad de su salud.

Cuando un bebé tiene una piel intacta sin marcas, un sistema respiratorio en buen funcionamiento e incluso se le notan pequeños vellos en la nariz quiere decir que tiene unas excelentes defensas en ese momento. Pero ¿cómo estimular esas defensas beneficiosas? 

7 hábitos que ayudarán a que tus hijos tengan buenas defensas

Las defensas constituyen una parte del cuerpo y trabajan como una constelación de anticuerpos y células. Estas se convierten en un armamento para atacar a los microorganismos y bacterias que se encuentran en todo el entorno. Este se conoce como sistema inmunitario.

A continuación vamos a conocer 7 hábitos sencillos y efectivos para fortalecer el sistema inmunitario de tus hijos. ¡Sigue leyendo!

1. Las primeras vacunas

La principal fuente de alimentación y energía para el bebé es la leche materna. Debemos de tratar de mantenerla el mayor espacio de tiempo posible, porque su sistema inmunitario tarda en madurarse, a la vez que los nutre en un 100% alejándolo de virus y bacterias.

Asimismo, también debemos tener en cuenta la aplicación de las vacunas según el calendario correspondiente. Después de esto comenzaremos a reforzarle con otros factores.

Lee también: 9 alimentos para elevar las defensas

2. La alimentación

Una dieta equilibrada es fundamental para que nuestros hijos tengan unas defensas fuertes y completas. Estas dietas deben estar conformadas por vitaminas, minerales, proteínas, fibras y grasas controladas:

Alimentación sana para unas buenas defensas

  • Así, comenzando por el desayuno, este debe estar compuesto por alimentos balanceados para brindarle energía en el resto del día.
  • Por su parte, la comida o almuerzo debe ser mas completo tratando de conformarlo con todos los valores nutricionales.
  • Por último, las cenas deben de ser ligeras para garantizar un sueño seguro.

3. Un buen descanso

Las horas de descanso para el niño también son de gran importancia. Estas ayudan a reforzar su sistema inmunitario y recuperar energías.

Es muy importante crearles el hábito de tomar siestas en las tardes e irse a la cama temprano en las noches. De esta forma para estimularemos las células que producen las defensas.

4. Un ambiente libre de contaminación

Tenemos que tener a nuestros hijos alejados de ambientes contaminados. Bien sea en espacios abiertos o dentro de nuestra propia casa.

Por eso, tenemos que tratar de que nuestro hogar este bien ventilado para que no existan temperaturas altas. Debemos también mantener los envases con productos químicos en lugares protegidos y alejados de su alcance. Así evitaremos que respiren estos gases o que el contacto con ellos genere reacciones alérgicas.

En el caso de lugares abiertos como parques, el colegio o el jardín, hay que vigilar dónde y con qué juegan. Debemos estar atentos para que no manipulen agentes perjudiciales para su salud.

Sin embargo, no debemos evitar por completo el contacto con la naturaleza: si se lo permitimos de forma controlada generarán anticuerpos que también sirven para su defensa.

5. La higiene personal

Desde pequeños debemos inculcarles el hábito de una buena higiene. No obstante, siempre teniendo en cuenta que los productos destinados para ello no causen alergias o trastornos en su piel.

Hijos con buenas defensas

Así, la cultura de lavarse las manos después de jugar, de comer y después de sus necesidades es importante en su crecimiento. De esta forma le estaremos enseñando cómo cuidar su salud y evitar enfermedades futuras.

6. Ejercicio

Otra de las prácticas que debemos inculcar desde pequeños es el hacer ejercicio. Aquí podemos escoger para ellos la actividad deportiva que más les llame la atención. Entre los deportes que les ayudarán a ejercitarse y a desarrollar su cuerpo encontramos:

  • Fútbol.
  • Baloncesto.
  • Natación.
  • Pádel.

Con estas actividades, se logra estimular la oxigenación y el mejor funcionamiento de su sistema inmunitario. Al practicar ejercicio, los glóbulos blancos que se encuentran en la sangre fluyen más rápido.

Ver también: Miel de ajo y limón para empezar el día y reforzar tus defensas

7. Control constante

Debemos tener un control permanente del estado de la salud de nuestros hijos mediante visitas periódicas al médico. Este nos podrá asesorar de la dieta y de las vitaminas que podemos darles.

Lo importante es mantenerlos alejados de factores contaminantes y darles una buena nutrición. El resultado será una salud óptima.

  • Descotes, J. (2014). Immune System. In Encyclopedia of Toxicology: Third Edition. https://doi.org/10.1017/9781316875117.003
  • Janeway, C. A., & Medzhitov, R. (2002). Innate Immune Recognition. Annu. Rev. Immunol. https://doi.org/10.1146/annurev.immunol.20.083001.084359
  • Rytter, M. J. H., Kolte, L., Briend, A., Friis, H., & Christensen, V. B. (2014). The immune system in children with malnutrition – A systematic review. PLoS ONE. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0105017
  • OMS, UNICEF, & Banco Mundial. (2010). Vacunas e inmunización : situación mundial. Vacunas e Inmunización: Situación Mundial.
  • Comité Asesor de Vacunas. (2016). Calendario de vacunaciones de la AEP 2016. Comité Asesor de Vacunas. Comité Asesor de Vacunas de La AEP.