6 posturas sexis que deberías probar

5 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
Las posturas sexis que las mujeres deben incluir en sus encuentros amorosos para asegurar una noche de placer y una repetición en poco tiempo.

Disfrutar de la pareja a través de las diversas posturas sexis que existen es una excelente forma de mantener viva la pasión y lograr una experiencia muy placentera e, incluso ¡toda una aventura!

Explotar el erotismo y la sensualidad de cada uno en la intimidad puede hacer que el ambiente resulte mucho más excitante. Al mismo tiempo, al corroborar que la sensualidad también puede formar parte de uno, la autoconfianza se eleva y entonces es posible dejarse llevar más allá por el placer.

6 posturas sexis para disfrutar en pareja

Si deseas vivir una experiencia llena de pasión y sensualidad, puedes aprovechar las siguientes posturas que vamos a comentarte a continuación. 

1. La silla eléctrica

Una de las posturas sexis que puede hacer de un encuentro una verdadera experiencia colmada de placer es «la silla eléctrica».

Primero, el hombre deberá sentarse en una silla. Luego, la compañera deberá sentarse sobre él, para así quedar cara a cara. A partir de entonces, con movimientos lentos y sensuales, ambos deberán excitarse hasta dar inicio al coito.  

Esta postura llevarse a cabo tanto de una forma lenta y suave, como con balanceos algo más intensos. El compañero que queda en la silla puede besar a su compañera y tirarle con suavidad de los cabellos para excitarla aún más.

La penetración es profunda y estimulante y los susurros al oído siempre pueden elevar aún más la temperatura. 

La pareja puede mantener el contacto visual e intercambiar miradas o bien, cerrar los ojos y centrarse en los besos y el placer a través del sentido del tacto. 

Posición de la mujer arriba para practicar sexo.

2. El perrito buscón

Vestir poca ropa o bien usar solo una prenda erótica mientras gateas un poco alrededor puede volver loca de deseo a tu pareja. Gatea con movimientos lentos y pausados para asegurarte de excitarla aún más. Esto, junto a unos cuantos juegos previos, excitará a los dos a más no poder.

Cuando la temperatura haya subido, debes darle la espalda y colocarte en postura de perrito. Antes de que tu pareja se acerque, gira la cabeza y pídele que te penetre. La petición resultará un toque muy sensual y, prácticamente irresistible.

Descubre: 5 juegos previos al hacer el amor que te encantarán

3. La araña

La araña es otra de las posturas sexis que se puede disfrutar en pareja. No solo permite a ambos situarse de una forma cómoda, sino que también permite mantener el contacto visual. 

Para practicarla, ambos deberá acostarse sobre una superficie (la cama, el suelo, etcétera). Uno debe quedar frente al otro. Luego, deberán apoyarse sobre sus brazos, para elevar ligeramente sus cuerpos y así, lograr que sus genitales se unan.

La mujer debe apoyar los pies a los costados de la cadera de su compañero, para mantener el equilibrio mientras el hombre la penetra. Estando ahí, puede moverse de atrás hacia adelante, para mayor goce.

En esta postura, cualquiera de los dos puede guiar el ritmo de penetración. Pueden tomar turnos si así lo desean.

4. La ducha sensual

Puedes invitar a tu amante a que te acompañe a tomar una ducha. Luego, permite que te mire mientras te enjabonas sensual y lentamente aquí y allá. El juego de «mirar y no tocar» les causará una gran excitación a ambos.

Después, enjabona su cuerpo, sin olvidar ninguna zona. Cuando crean que ya están «a punto», voltéate y apoya tu espalda sobre el pecho de tu amante. Él sabrá qué hacer al instante.

Sexo en la ducha.

Descubre: 7 cosas que los chicos odian en la cama

5. El misionero enrollado

Esta postura viene a ser una variante del misionero. Para realizarla, simplemente hay que colocar una almohada debajo de la espalda de la mujer, para variar un poco el ángulo de inclinación y así, lograr una penetración intensa.

La mujer debe flexionar y levantar las piernas para situarlas a los lados de las caderas del compañero, mientras este la penetra. Por otra parte, puede elegir entre acariciar a su compañero con las manos o bien, llevar los brazos hacia atrás (a modo de sumisión) y así darle a entender al hombre que puede «hacer lo que desee con su cuerpo»

6. El dragón

Esta viene a ser una postura similar a la del perrito. Para practicarla, la mujer debe colocarse «en cuatro» sobre la cama, mientras que el hombre permanece de pie, se acerca y toma a su compañera por las caderas mientas la penetra.

Cabe destacar que además de ser muy sexi, esta postura ofrece la gran ventaja de que permite tanto el sexo vaginal como anal.

A tener en cuenta

Hay muchas otras posturas sexis que puedes probar con tu pareja en sus encuentros sexuales. La clave está en animarse a gozarlas y mantener presente la sensualidad y el erotismo para crear un ambiente simplemente mágico.