5 remedios contra la tendinitis en el talón de Aquiles

Okairy Zuñiga · 19 noviembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 12 diciembre, 2018
Tanto para prevenir como para aliviar la tendinitis es fundamental que utilicemos un calzado adecuado que nos proporciones el apoyo necesario, ya que, de lo contrario, podemos tener problemas

La tendinitis en el talón de Aquiles es la inflamación del mismo. Es un problema que puede causar mucha incomodidad y dolor. Su ubicación hace que se vuelva muy difícil realizar actividades de la vida cotidiana sin apenas dolor.

Nuestra recomendación es que te des el tiempo necesario para tratar el problema. Si tu médico te pide que tomes unos días de reposo, cumple con el tiempo indicado. 

Además de seguir las indicaciones de tu médico, puedes recurrir a algunos de estos remedios contra la tendinitis.

Ver también: Aceites caseros para masajes

1. Aplica el método RICE

La Federación Española de Hemofilia avala el  método RICE, una técnica de primeros auxilios que se divide en cuatro pasos:

1.1. Reposo

La tensión constante a la que está sometido el pie suele ser la causa de la tendinitis en el talón de Aquiles. Por eso, debes ser más consciente del tiempo y esfuerzo con el que caminas, trotas o corres. 

Durante unos días es buena idea que pongas menos estrés y tensión sobre ellos. Si puedes tomar unos días de descanso será mucho mejor.

1.2. HieloHielo-deshaciendose

La segunda fase de este tratamiento consiste en aplicar regularmente compresas de hielo sobre el tendón de Aquiles. Esto hará que disminuya gradualmente la temperatura, a la vez que se reduce la inflamación y se alivia el dolor.

Según este estudio llevado a cabo por la Universidad de Las Américas de Santiago de Chile, la crioterapia funciona muy bien como analgésico natural.

1.3. Compresión para la tendinitis en el talón de Aquiles

Aplica presión sobre la zona del talón de Aquiles, especialmente cuando vayas a dormir. Asegúrate de lograr que el tendón esté estable y que tenga mayor soporte para evitar cualquier tensión adicional.

Para esto basta con vendar el tendón o usar unas medias de compresión.

Durante el día es importante utilizar el calzado adecuado que recomiende el médico.

1.4. Elevación

Un poco de altura ayuda a que mejore el flujo de sangre en esa zona. Además, la gravedad ayudará a quitar tensión en el tendón. Esto permite que tus vasos sanguíneos y capilares de la zona se esfuercen menos.

No obstante, es mejor hablar primero con un médico, puesto que algunas veces se recomienda la no elevación por alguna particularidad.

2. Da un masaje con aceite de ricino

El aceite de ricino es un gran aliado para tratar y disminuir las molestias de la tendinitis a través de un masaje. Esta investigación realizada por la Universidad Autónoma de Querétaro (México) asegura que tiene cualidades antiinflamatorias y analgésicas.aceite-ricino

Al momento de dar el masaje, comienza poco a poco, ya que en un inicio será muy doloroso. Conforme sientas el tendón más relajado, puedes dar un masaje más fuerte para lograr un efecto más duradero. Luego procura cubrir la zona con una venda o media de compresión.

3. Deja de fumar

Fumar es uno de los hábitos que más contribuyen al deterioro de la salud, especialmente en lo que tiene que ver con la circulación sanguínea. Se cree que si tienes problemas de tendinitis en el talón de Aquiles, dejar de fumar mejorará significativamente el proceso de recuperación.

Sin embargo, no existen evidencias científicas que avalen que fumar podría mejorar una lesión como la tendinitis.

Lo que sí es cierto es que al tabaquismo es muy peligroso y conlleva grandes riesgos para nuestra salud. Abandonar el hábito de fumar no es una tarea sencilla, pero seguramente el esfuerzo valdrá la pena. Según este estudio realizado por el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, muchas personas han conseguido dejar de fumar gracias a la fuerza de voluntad, el apoyo y las metas a largo plazo.

4. Utiliza los zapatos adecuados

La tendinitis en el talón de Aquiles te impedirá caminar correctamente. Pero eso no es todo: si usas los zapatos incorrectos puedes agravar el problema. 

Para evitar que esto ocurra, es importante que te asegures de usar un par de zapatos que te dé el suficiente apoyo. Evita aquellos que ponen tensión constante sobre el tendón.

También debes buscar que sean suaves a los lados, en la parte posterior y de suela suficientemente gruesa para evitar la necesidad de apoyo extra. Si tienes dudas, pregunta directamente a tu médico.

Aunque puede ser un poco engorroso, es beneficioso para los pies. Según afirma este estudio de la Universidad de Barcelona, que hace hincapié en la necesidad de estar atentos al calzado para evitar dolencias, debemos ser conscientes del dolor que un mal zapato puede ocasionarnos y las consecuencias que puede acarrearnos, incluso cuando se trata de calzado laboral. 

5. Realiza estiramientos para calentar la zona del talón de AquilesSalir de la academia sin estirar

Realizar estiramientos no es algo exclusivo de la preparación para hacer deporte. La realidad es que se recomienda hacerlos cada mañana. Las torceduras inesperadas, calambres y tendinitis ocurren porque este no está preparado para enfrentar el esfuerzo habitual.

Para evitar cualquier molestias de la tendinitis basta con hacer una pequeña sesión de estiramientos de 15 minutos. Comienza poco a poco y procura no forzar la zona.

Ver también: Estiramientos en el tunel carpiano

Asimismo, se aconseja evitar seguir presionando cuando se sienta dolor tanto como se pueda. Lo último que quieres es aumentar la inflamación.

Vigila de forma constante la evolución de la tendinitis

Si los síntomas no aminoran, debes pedir una cita con tu médico tan pronto como sea posible. No hacer nada solo ocasionará complicaciones y más dolor del necesario.

  • Tom Bisio. Tratamientos y terapias de la medicina deportiva china. Disfruto y hago, 2006.
  • Lynda HueyRobert Forster. Manual completo de ejercicios hidrodinámicos. Editorial Paidotribo, 2003.
  • Eugene Sherry, Stepahm F. Wilson. Manual oxford de medicina deportiva. Editorial Paidotribo, 2002.