5 claves para animar a tu bebé a gatear

Ángel Rodríguez · 26 abril, 2019
Si bien casi todos los bebés aprenden a gatear por sí mismos, los padres pueden ser un gran apoyo para lograrlo conociendo algunos trucos. ¡Ponlos a prueba!

Los primeros años de vida del bebé están llenos de momentos emocionantes y mágicos. Cada progreso es un motivo de orgullo y celebración para los padres. Por eso, seguramente tú querrás animar a tu bebé a gatear.

Los bebés empiezan a gatear entre los 7 y los 9 meses. Esto ocurre de forma natural cuando el bebé esta listo para hacerlo. No necesita que nadie le enseñe a hacerlo. Sin embargo, los padres pueden ayudar a estimular los movimientos que impulsaran al bebé a su primer gateo.

El gateo está considerado como el primer gran logro del desarrollo psicomotor. Es el primer gesto de independencia del ser humano. Por primera vez, esa pequeña persona puede desplazarse de un lugar a otro por sí sola. En ese momento comienza todo un mundo de descubrimientos.

Tipos de gateo

Madre con bebé: Gatear
Existen diferentes tipos de gateo, unos más rudimentarios y otros de mayor motricidad.

No todos los bebés gatean igual. Hay cuatro formas diferentes de gatear y, aunque algunas parecen más rudimentarias que otras, no quiere decir que un bebé sea más avanzado que otro por su forma de gatear.

Hay un gateo que asemeja más una forma de arrastrase. En este caso, el bebé no levanta el cuerpo sino que avanza impulsándose con los brazos. Algo parecido a un soldado arrastrándose.

Hay otra forma parecida a la anterior, pero en este caso el bebé levanta el torso completamente con las manos sobre el suelo y se impulsa con los brazos solamente, manteniendo la piernas tendidas.

La forma más convencional o conocida es el gateo con brazos y rodillas. El bebé se coloca en 4 patas con las rodillas y los brazos sobre el suelo. Finalmente, algunos bebés levantan el torso por completo al apoyarse sobre las manos y los pies.

Te puede interesar: Cómo enseñar a tu bebé a sentarse

¿Cómo ayudar a tu bebé a gatear?

1. Déjalos jugar boca abajo

Bebé boca abajo sonriendo
Al colocarlos boca abajo favorecemos que entrenen la musculatura del cuerpo que les permitirá moverse y desplazarse.

Normalmente los bebés están sentados y duermen boca arriba. Ponerlos boca abajo por algún rato cuando está despierto estimulará ciertos movimientos, como levantar la cabeza.

Es posible que no se sientan cómodos inicialmente. Si es así, ponlo boca abajo por pequeños periodos de tiempo e inténtalo varias veces hasta que se acostumbren. Puedes darle algunos juguetes aptos para bebés para que se distraigan. También puedes acostarte de espaldas y acostar al bebe boca abajo sobre tu pecho.

2. Pon retos para que se muevan

Cuando el bebé se sienta más cómodo estando boca abajo, ponle algún juguete, preferiblemente su favorito, un poco alejado de su alcance. Esto les dará una motivación para moverse. Aunque al principio pueda lucir un poco frustrado, no le acerques el juguete. El bebé improvisará formas de alcanzarlo y eventualmente gateará para hacerlo.

3. Gatear con tu bebé

Los bebés aprenden gracias a la observación. Si ven a alguien gatear, sabrán que eso es una posibilidad. Esto no quiere decir que van a gatear tan pronto como vean a alguien hacerlo, pero sí les ayudará a saber que están en capacidad de lograrlo y les dará pistas de cómo hacerlo.

mamá sentada con bebé
Juega con tu bebé a gatear. El ejemplo es la principal forma de aprendizaje que tienen los bebés.

4. Juguetes colgantes

Colgar juguetes sobre el bebé cuando está acostado de espaldas, ayuda a fortalecer sus brazos y músculos abdominales. El bebé se sentirá atraído por los colores y el movimiento de los móviles y, al intentar alcanzarlos, estará ejercitando los músculos que va a necesitar posteriormente para gatear.

Quizá te interese: Cómo elegir los mejores juguetes para mi hijo

5. Ayúdalo a balancearse

Enrolla una toalla o una sábana y coloca al bebé bocabajo con la toalla a la altura de su abdomen y pecho. Levanta poco a poco la toalla de manera que el tronco del bebé se eleve. Instintivamente apoyará sus manos sobre el suelo. Cuando lo haga, balancéalo ligeramente hacia adelante y hacia atrás.

También puedes hacer este ejercicio levantando al bebé con tus manos sobre sus caderas.

¿Qué pasa si tu bebé no aprende a gatear?

Aunque la mayoría de los bebés gatean antes de caminar o levantarse apoyados sobre algo, hay muchos que pasan directamente de sostenerse solo sentados a levantarse de pie con un apoyo. Esto es completamente normal.

En cualquier caso, si notas que tu bebé tiene algunas dificultades para gatear es aconsejable consultar con el pediatra para saber si su progreso motor es normal.

  • Developmental Continuity? Crawling, Cruising, and Walking. Karen E. Adolph, Andrew Leo. New York University. Sarah E. Berger. The College of Staten Island and the Graduate Center of the City University of New York. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3050596/