4 hábitos que empeoran tu problema de colesterol

29 abril, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Eliana Delgado
Si tienes 20 años o más, debes medir tu colesterol al menos una vez cada cinco años. Una prueba de sangre llamada panel de lipoproteínas puede medir tus niveles de colesterol.

El problema de colesterol es una amenaza para la salud que no da la cara. Puedes tenerlo elevado y no darte cuenta hasta que te haces un análisis rutinario o sufres sus consecuencias. ¿Cómo puede ser si no abusas de las grasas ni de los embutidos o la carne roja en tu alimentación?

Hay otros factores que puede que no tengas en cuenta y que influyen decisivamente en tu nivel de colesterol. En este artículo conoce qué errores puedes estar cometiendo sin darte cuenta y que están haciendo subir tu colesterol. ¡Sigue leyendo, entérate más y mejora tu problema de colesterol!

¿Qué es el colesterol?

representación de vaso sanguíneo con colesterol
El colesterol es necesario para el organismo pero, en exceso, se acumula en los vasos sanguíneos y detona problemas cardiovasculares.

El colesterol es una sustancia grasa blanda y cerosa que se encuentra en cualquier parte del organismo y la sangre. Este tiene muchas funciones útiles que contribuyen a una buena salud. Ayuda a que las células funcionen adecuadamente y desempeña un papel en la producción de ciertas hormonas.

Sin embargo, demasiado colesterol en la sangre puede llevar a un riesgo más alto de infarto del miocardio o accidente cerebrovascular.

Lee también: 5 consejos para reducir el colesterol en tu desayuno

¿Cómo se miden tus niveles de colesterol?

Si tienes 20 años o más, debes medir tu colesterol al menos una vez cada cinco años. Una prueba de sangre, llamada panel de lipoproteínas, puede medir tus niveles de colesterol. La prueba brinda información sobre:

  • Colesterol total: Cantidad total de colesterol en la sangre. Incluye ambos tipos: El colesterol de lipoproteína de baja densidad (LDL, por su sigla en inglés) y el colesterol de lipoproteína de alta densidad o HDL.
  • Colesterol malo (LDL): El que se acumula en tus arterias y las obstruye.
  • Colesterol bueno (HDL): Ayuda a eliminar el colesterol de tus arterias.

Hábitos que podrían empeorar tu problema de colesterol

1. El estrés

Mujer estresada con las manos en la cabeza.
Algunos estudios han relacionado las hormonas presentes en el estrés con la elevación de los niveles sanguíneos de colesterol.

El estrés es un mal muy frecuente por estos días y, a largo plazo y de manera sostenida, puede ocasionar notables consecuencias en nuestro organismo. Sin embargo, ¿es también culpable del colesterol alto?

El estrés puede elevar nuestra presión arterial, ocasionar insomnio, cambio de hábitos y modificaciones en nuestro rendimiento mental, así como en nuestro estado de ánimo, pero ¿es capaz de elevar el colesterol en el cuerpo humano?

Al respecto, un estudio observó que el estrés mental y emocional incrementó en un 11 % los valores de colesterol en varones sanos en comparación con el grupo control. También se encontró un vínculo entre colesterol y cortisol, la hormona del estrés, lo cual puede ser clave en la relación entre patología cardiovascular y dislipemias.

2. El alcohol

Cuando se trata de colesterol, el consumo de alcohol es una cuestión de equilibrio. Por un lado, se ha demostrado que beber cantidades moderadas de alcohol mejora los niveles de colesterol «bueno» y han sido vinculado con la reducción en la incidencia de enfermedades del corazón.

Por otro lado, beber demasiado alcohol puede tener un efecto negativo sobre los perfiles de lípidos de la sangre y, en última instancia, sobre la salud del corazón. Como puedes ver, se trata de consumirlo pero con moderación para no sobrepasar los límites permitidos y no perjudicar nuestra salud.

3. El tabaco: a evitar si tienes un problema de colesterol

Cigarrillo
El tabaco, además de aumentar el colesterol en sangre, predispone a otras enfermedades cardiovaculares y respiratorias.

Fumar afecta el sistema cardiovascular de varias maneras, incluidos la reducción del oxígeno y el desgaste del corazón. El mecanismo por el que estas enfermedades aparecen o se incrementan es porque la nicotina podría aumentar la agregabilidad plaquetaria, el colesterol y los triglicéridos en sangre.

El monóxido de carbono también aumenta el colesterol en sangre, entre otros perjuicios. Por este motivo, fumar cigarrillos ‘light‘ no disminuye el riesgo de enfermedades, pues el fumador suele inhalar más humo para compensar la dosis menor de nicotina con lo que aumentará el monóxido de carbono aumentando los problemas que ocasiona.

Quizá te pueda interesar leer: 5 cambios positivos que experimentas al dejar el tabaco

4. Los anticonceptivos orales

Los anticonceptivos tienen varios efectos secundarios en la salud de la mujer, y uno de ellos puede ser el incremento del colesterol. Pero ni todos los anticonceptivos producen los mismos efectos, ni todos los tipos de colesterol son malos.

Los anticonceptivos a base de gestágenos poseen solo una clase de hormona y se suele presentar en formato de minipíldora. Este tipo de anticonceptivos tiene numerosas ventajas y es muy eficaz, además de que puede utilizarse durante la lactancia.

Pero desafortunadamente, presentan un efecto hipercolesterolmémico. Este método, con frecuencia aumenta el colesterol malo o LDL y reduce el colesterol bueno o HDL. Por ello, si optas por este tipo de anticonceptivo es imprescindible que te hagas analíticas de control cada pocos meses.

Si tienes un problema de colesterol, recuerda…

Para que el cuerpo funcione bien es necesario que haya un equilibrio entre los dos tipos de colesterol, de forma que se puedan evitar problemas cardiovasculares causados por niveles altos de colesterol. La alimentación equilibrada y el ejercicio físico son esenciales para que puedas vivir con salud y mejorar tu problema de colesterol.

  • Wertlake, P. T., Wilcox, A. A., Haley, M. I., & Peterson, J. E. (1958). Relationship of Mental and Emotional Stress to Serum Cholesterol Levels. Proceedings of the Society for Experimental Biology and Medicine, 97(1), 163–165.
  • Nasiff-Hadad Alfredo, Gira Phillipe, Bruckert Erick. Efectos del alcohol sobre las lipoproteínas. Rev cubana med  [Internet]. 1997  Abr [citado  2019  Abr  01] ;  36( 1 ): 51-60. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-75231997000100009&lng=es.
  • Wakabayashi I. Associations between heavy alcohol drinking and lipid-related indices in middle-aged men. Alcohol. 2013 Dec;47(8):637-42. doi: 10.1016/j.alcohol.2013.10.001. Epub 2013 Oct 11. PubMed PMID: 24239151.