¿Qué son los Primeros Auxilios Psicológicos y cómo podemos proporcionarlos?

El objetivo de los Primeros Auxilios Psicológicos es evitar que se sufra un daño mayor tras el shock. Es fundamental mantener la calma para no empeorar la situación

Ninguno de nosotros está libre de vivir o presenciar catástrofes o situaciones traumáticas. Es por esta razón por la que se hace sumamente importante que, al menos, tengamos conocimiento de lo que son los Primeros Auxilios Psicológicos.

Imaginemos que estamos conduciendo y nos encontramos con un accidente de tráfico. En ese momento, paramos nuestro coche y asistimos a las personas implicadas, salvaguardando su integridad física y protegiéndoles para permanecer a la espera de que llegue la ambulancia.

En este caso, como todos sabéis, estamos hablando de Primeros Auxilios Médicos o Físicos. Sin embargo, al igual que nos encontramos con situaciones de emergencia física, podemos toparnos con situaciones que requieran de un breve e inmediato apoyo emocional. En esos momentos es necesario un rescate que garantice el restablecimiento de la estabilidad emocional y que facilite las condiciones de un continuo equilibrio personal.

Ya que los momentos angustiantes afectan a cada persona de muy distinta forma, podemos encontrarnos con una amplia gama de reacciones, sentimientos y emociones. La gente puede sentirse aturdida, abrumada, insegura e incrédula ante lo que está aconteciendo, mostrar un miedo intenso, huir, bloquearse…

Además, la gravedad de la sintomatología depende de muchos factores, tanto internos como externos. Entre otros, cabe destacar la naturaleza y alcance del acontecimiento estresante, la experiencia previa con situaciones angustiantes, el apoyo social del que se dispone, la salud física, la historia personal y familiar, la edad (por ejemplo, los niños reaccionan de forma muy diferente según la etapa en la que se encuentren) y la cultura.

auxilios principal

Entonces, ¿qué son los Primeros Auxilios Psicológicos (PAP)?

Ofrecer una Primera Ayuda Psicológica significa socorrer a una persona cuando sufre y necesita ayuda; es decir, consiste en brindar apoyo de manera práctica en situaciones de crisis.

El conjunto de actuaciones que se llevan a cabo tiene como objetivo hacer que la persona se sienta segura, conectada con los demás, en calma y con esperanza, así como otorgar apoyo social, físico y emocional y sentirse capaz de ayudarse a sí mismos.

Ante un caso de emergencia psicológica, hay que atender las necesidades y las preocupaciones, escuchar a las personas, reconfortarlas y guiarles para que accedan a la información y a los servicios sociales que les protegerán de los peligros venideros.

¿Qué NO son los Primeros Auxilios Psicológicos?

De la misma forma que hemos aclarado lo que son, tenemos que aclarar lo que no son los PAP. Los hacemos a continuación brevemente:

  • No son procedimientos que solo puedan proporcionarse por profesionales de la salud mental. Los PAP pueden ser aplicados por cualquier persona que haya sido debidamente entrenada para ello.
  • Poner en marcha los PAP no significa pedir a alguien que analice lo que ha sucedido o que ordene los acontecimientos.
  • Tampoco se trata de discutir los detalles del acontecimiento que ha causado la angustia.
  • Aunque los PAP suponen estar disponible para escuchar las historias de los demás, no se trata de presionar a la gente para que cuenten sus sentimientos y comenten sus reacciones emocionales.

apoyo emocional

Objetivos de la aplicación de los Primeros Auxilios Psicológicos

En los PAP no esperamos que llegue una ambulancia real como tal, sino que se trata de apoyar emocionalmente a las personas que han sufrido el impacto, dado que están en shock y están tratando de comprender lo ocurrido.

El objetivo principal que se persigue es evitar que se sufra un daño mayor en este período, calmando a la persona lo máximo posible ya que, cuanto más aumenta la tensión, más puede agravarse el daño y ocasionar un empeoramiento.

Cuándo y dónde deben aplicarse

Si bien las personas que han sufrido algún trauma necesitan seguir accediendo a ayudas y apoyos profesionalizados durante mucho tiempo después del acontecimiento, los PAP se centran en ayudar a personas cuya afectación ha sido reciente.

Los expertos están de acuerdo en que, ya que los PAP son una técnica de primera respuesta ante un incidente crítico, habría que aplicarlos entre la fase de shock y el período de adaptación; es decir, desde el impacto hasta las 72 horas posteriores.

El lugar debe ser lo suficientemente tranquilo y alejado de la exposición a lo relacionado con el trauma. Es esencial que sea un lugar grande, apartado del accidente y que garantice la privacidad y confidencialidad en todo momento.

Lo ideal es que haya una temperatura agradable, que esté bien comunicado y que disponga de víveres y asistencia profesional. No obstante, esto último no siempre es posible, por lo que, ante todo, debemos primar la seguridad, la comodidad y la privacidad de las personas afectadas.

¿Cómo se aplican los PAP?

Veamos, a grandes rasgos, cómo nos proponen hacerlo los expertos en el campo:

1. ¿Cómo podemos garantizar la seguridad?

  • Buscaremos un lugar de encuentro alejado de la situación estresante. Debemos evitar ver, oír, oler o presentir todo lo relacionado con el trauma.
  • Estabilizaremos a las personas que estén desorientadas o en shock.
  • Ofreceremos, siempre y por encima de todo, información sincera y veraz sobre la situación.
  • No restaremos importancia a lo ocurrido y no haciendo falsas promesas bajo ningún concepto, pues desconfiarán de nuestra capacidad empática y de comprensión.
  • Atenderemos las necesidades básicas de comida, bebida, ayuda médica, etc.

2. ¿Cómo se promueve la calma?

  • Hablaremos de manera pausada, tranquila y sin estridencias. No debemos dramatizar.
  • Escucharemos a las personas a su ritmo, sin forzarlas a hablar.
  • Seremos amables y comprensivos con las personas que se comportan de manera exigente, demandante o irritante.
  • Aportaremos información de manera repetida y simple sobre dónde y cómo se obtiene ayuda.

apoyo 2

3. ¿Cómo vamos a facilitar el apoyo social?

  • Reuniremos a los familiares o figuras de apoyo. En el caso de los niños, es muy importante mantener a los familiares próximos cerca en la medida de lo posible.
  • Ayudaremos a los afectados a contactar con grupos de apoyo.
  • Respetaremos las normas culturales y las tradiciones en cuanto a género, edad o estructura familiar.
  • Ofreceremos ayuda religiosa en su diversidad, conforme a las necesidades de los afectados.

4. ¿Cómo podemos promover la autoeficacia y la eficacia grupal?

  • Animaremos a formular las necesidades que se imponen en el momento.
  • Apoyaremos y fomentaremos la toma de decisiones. No hay que resolver todo los problemas a las personas afectadas, pues así las invalidamos. Hay que favorecer la recuperación del control de parte de su vida.
  • Normalizaremos las emociones, los sentimientos y las sensaciones que están experimentando.
  • Promoveremos, favoreceremos y apoyaremos las iniciativas de asociación o agrupación de personas afectadas.