Los beneficios de incluir aceite de oliva en la dieta

Además de cuidar de nuestra salud cardiovascular y reducir los niveles de colesterol malo (LDL) el aceite de oliva también aumenta la cantidad de colesterol bueno (HDL) y tiene propiedades antioxidantes

Está presente en la dieta mediterránea y no puede faltar en los hogares europeos cercanos al mar. Sin saberlo, estamos incorporando todas sus propiedades en nuestras comidas.

En el siguiente artículo te contamos cuáles son los beneficios de incluir aceite de oliva en la dieta. ¡Te sorprenderás!

¿Para qué sirve el aceite de oliva?

Más allá de su sabor y su aroma característicos, el aceite de oliva tiene muchas bondades que no podemos dejar de lado.

Si no eres de condimentar o preparar los alimentos con este “elixir”, cuando sepas cuáles son todos sus beneficios no dudarás ni un minuto en tenerlo siempre en tu cocina.

Este producto 100% natural aporta una gran cantidad de compuestos antioxidantes. Estos son los encargados de combatir los llamados “radicales libres”.

Estas son las principales razones por las cuales deberías incluir el aceite de oliva en tu dieta diaria:

1. Mejora la salud cardiovascular

tu corazón no está trabajando como debería

Esto se debe a que proporciona una buena dosis de ácidos grasos insaturados y monoinsaturados.

El más destacado es el omega 3, el cual limpia el torrente sanguíneo y elimina los lípidos, los triglicéridos y el colesterol que causan una buena parte de las enfermedades cardíacas.

Te recomendamos leer: Consejos caseros para disminuir el colesterol malo (LDL)

2. Es un perfecto antioxidante

La vitamina E y los compuestos fenólicos tienen la función de proteger nuestras células y evitar el desarrollo de ciertas enfermedades.

Para aprovechar esta propiedad debemos consumir el aceite de oliva crudo (por ejemplo, en ensaladas).

3. Aumenta el colesterol “bueno”

Además de reducir el colesterol malo o LDL el aceite de oliva también tiene la capacidad para elevar los niveles de colesterol bueno o HDL.

Esto se debe al accionar de los ácidos grasos monoinsaturados (que además tienen efectos positivos sobre enfermedades neurodegenerativas e incluso sobre el cáncer).

4. Controla el peso

Cuando usamos aceite de oliva como aliño para las ensaladas o cualquier otra preparación no solo estamos comiendo más sano sino que, además, reducimos el nivel de apetito.

Si tienes mucha ansiedad por la comida no dudes en usarlo a diario para evitar este síntoma.

5. Combate úlceras

Jugos naturales para tratar las úlceras

La grasa del aceite de oliva es muy beneficiosa, ya que forma una capa protectora en las paredes internas tanto del estómago como del duodeno.

Esto previene la formación y evita la expansión de las úlceras, así como también otros problemas digestivos.

6. Protege los huesos

El aceite de oliva permite una mejor absorción de vitamina D y calcio en el organismo, por lo cual los huesos son más sanos y fuertes.

Cuidar de nuestra salud ósea es fundamental, tanto en la infancia como en la edad adulta.

Cómo incluir aceite de oliva en tus comidas

A diferencia de otros aceites (de maíz, de girasol, de colza, etc.) el de oliva conserva sus propiedades incluso cuando es sometido a cocción.

Esto se debe a que es más estable a las altas temperaturas. Por consiguiente, no produce sustancias tóxicas o grasas al cocinarlo.

Utilizar aceite de oliva

El aceite de oliva está presente en la gastronomía española, italiana y griega y no solo es una increíble fuente de nutrientes sino que, además, le aporta sabor y color a nuestros platillos.

Ya que añadirlo a nuestra dieta nos proporciona una gran cantidad de beneficios, sería bueno que conocieses algunas de las maneras de empleo más comunes:

1. Para reemplazar la mantequilla

¿Eres de comer tostadas o galletas con mantequilla en las mañanas? Mejor si untas aceite de oliva al pan recién horneado.

De esta forma consumirás grasas saludables desde el desayuno.

2. Para pestos y salsas

El pesto es una de las salsas más versátiles que existen y es que no solo se limita a las pastas.

  • Es tan simple como mezclar sal, albahaca, ajo, piñones y aceite de oliva hasta formar una salsa homogénea.
  • Se puede usar en sándwiches, pescados, pollos, ensaladas y mucho más.
  • Para conservar pon en un frasco de vidrio con tapa hermética en la nevera.

Lee también: ¿Cuál es el aceite más saludable para cocinar los alimentos?

3. Para hacer aliños frescos

Si quieres condimentar tus comidas en el verano puedes preparar un aliño con 2 partes de aceite de oliva y 1 parte de vinagre balsámico. Añade las hierbas frescas que desees así como también sal, pimienta y ajo.

Esta mezcla es ideal para los platillos fríos y también para marinar las carnes.

4. Para preparar carnes blancas y pescados

pollo al chilindron

El pollo y el pescado no pueden faltar en tu dieta. El aceite de oliva tampoco. ¿Qué tal si combinas todo en una misma receta?

Es muy sencillo:

  • Cuando coloques la carne en una bandeja esparce una buena capa de aceite de oliva antes de hornear, freír o hacer a la parrilla.
  • Así mantendrás el pollo o el pescado jugoso y tierno.

Debes tener en cuenta que, si bien el aceite de oliva es muy bueno para la salud y se puede usar en cualquier preparación, no debes consumirlo en exceso.

Cada cucharada (16 g) aporta 120 calorías. Recuerda a su vez que, para comerlo caliente (para freír), te conviene el de color claro, más asequible que el virgen extra.

En cualquier caso, no debes exponer el recipiente a la luz o el calor. El sitio ideal para guardarlo es la despensa o armario.

Si lo pones en el refrigerador se solidificará (aunque cambiará de estado cuando tome temperatura ambiente).

Cuanto más fresco, mejor. Por lo tanto, si no eres de consumir mucho, te recomendamos que compres botellas pequeñas y de color oscuro para que se conserve en perfectas condiciones.