La droga del amor: ¿por qué nos resulta tan adictivo?

En la fase de enamoramiento nuestro cuerpo segrega determinadas sustancias que pueden llegar a crear adicción y de ahí que la droga del amor pueda también tener también su parte negativa cuando nos obsesionamos

¿Por qué el amor nos resulta tan adictivo? El amor puede ser conocido también como “la droga del amor”, ya que incluso nos puede resultar mucho más adictivo que cualquier estupefaciente real.

De todo esto tienen culpa los compuestos químicos que segregamos cuando nos enamoramos. ¿Quieres conocer más sobre este tema?

Te recomendamos: Antes de enamorarme de ti, debo enamorarme de ti

La adicción al amor

La droga del amor es tan fuerte que logra hacernos sentir un gran subidón, para después sufrir un terrible bajón. Parece que cuando nos enamoramos nos volvemos extremistas. Ya no hay grises, sino tan solo blanco o negro.

mujer-en-campo-de-amapolas

Como todo narcótico, la droga del amor tiene muchos efectos secundarios. Es por esto por lo que esa felicidad y todos los elementos positivos que nos provoca el amor también nos tienen unas terribles consecuencias cuando este se transforma en desamor.

De todo esto tienen culpa las hormonas denominadas dopamina, serotonina y oxitocina que se liberan cuando nos encontramos en la fase de enamoramiento.

Gracias a estas nos sentimos felices, excitados, eufóricos, positivos y llenos de energía. Es la droga del amor.

¿Quieres saber qué nos aportan estas hormonas que nuestro cuerpo libera cuando nos enamoramos? Cada una de ellas tiene algo especial y único que hace que enloquezcamos cuando nos enamoramos.

¡Descubre por qué!

Te animamos a leer: ¿Es posible morir de amor?

  • Oxitocina: Esta hormona es la encargada de ayudar a forjar lazos permanentes entre los amantes. Se libera cuando se produce un roce, cuando la pareja se da un abrazo, con los besos, con cada orgasmo en el sexo…

La oxitocina es lo que une a la pareja y lo que hace que te sientas en conexión con la otra persona.

  • Serotonina: Esta hormona te hace sentir dichoso y muy feliz, pero, además, provoca que las discusiones apenas se produzcan y que te fijes mucho más en los aspectos positivos de tu pareja que en los negativos.

Esto explica por qué al principio de las relaciones todo va muy bien, pero después las cosas se complican.

  • Dopamina: Esta hormona desempeña un papel muy importante en los juegos de azar, en el consumo de drogas y en el propio amor. La dopamina nos hace sentir enérgicos, eufóricos, felices y contentos.

¿El problema? Cuando desaparece surge el mono y la obsesión.

mujer-con-paraguas

¿Amor u obsesión?

Después de abordar las distintas hormonas que se liberan durante la fase de enamoramiento, puede surgirnos la duda de en qué punto el amor es amor y cuándo se convierte en obsesión.

Como hemos dicho, el amor no deja de ser una droga y cuando la dopamina desaparece surge la obsesión.

Lee: Dependencia emocional, cuando el amor se convierte en una droga

Todo esto explicaría por qué nos sumergimos en relaciones tóxicas una y otra vez y por qué tendemos a esa necesidad de tener a nuestro lado a alguien que nos quiera, que nos ame, que nos haga sentir bien.

Realmente, lo que estamos buscando son todas esas sensaciones que nos provoca el amor, la droga del amor.

Como hemos comprobado, todo ese subidón que en un principio sentimos tarde o temprano desaparece, da un bajón. Cuando esto sucede, vemos la realidad con otros ojos y empezamos a percibir defectos en nuestra pareja y en nuestra relación.

hombre-sujetando-corazón-y-cerebro

Ahora es cuando buscamos e intentamos volver a sentir aquello que en un principio nos hacía sentir dichosos y felices. Pero, lamentablemente, esa persona no vuelve a activar todas las hormonas que una vez se liberaban.

Es entonces cuando puede surgir la obsesión u otros problemas relacionados con el amor.

Si alguna vez te has cuestionado las dificultades que tienen muchas personas con respecto a la dependencia emocional o el gran miedo que sufren con respecto a la soledad, ahora entenderás cuál es el problema.

Estas personas son como drogadictos, la droga del amor las somete.

Antes de irte descubre: El amor como cárcel emocional

Es difícil escapar o controlar todo aquello que pueda provocarnos la droga del amor: celos, dependencia emocional, obsesión, trastornos emocionales…

A pesar de todo esto, debemos ser conscientes de que muchos problemas relacionados con el amor también dependen de nuestras creencias al respecto. ¿Cómo has vivido tú el amor? ¿Crees que todos somos, en alguna medida, drogadictos del amor?