Investigador chileno crea una técnica que evita exámenes invasivos al corazón y las arterias

Gracias a este algoritmo matemático aún en fase experimental se podrían realizar análisis y diferentes pruebas del campo de la cardiología sin necesidad de intervenir al paciente antes de tiempo

Si te dijéramos ahora mismo que, gracias a las matemáticas, pueden evitarse en el futuro exámenes invasivos al corazón y las arterias, es probable que enarcaras una ceja al experimentar una clara sensación de escepticismo.

Sin embargo, Cristóbal Bertoglio, ingeniero matemático e investigador de la Universidad de Chile, ha creado un método basado en un una fórmula matemática que podría salvar vidas.

Algo que, sin duda, saben todas aquellas personas que padecen algún problema cardíaco es que muchas de las pruebas que vienen realizándose en la actualidad para medir, por ejemplo, la presión, hacen uso de un catéter que se introduce dentro de las arterias del corazón.

Es una técnica eficaz, no hay duda, pero genera un alto nivel de estrés en el paciente, además un coste de tiempo y dinero que podría evitarse mediante otras estrategias igual o más eficaces.

Los científicos del Centro de Modelamiento Matemático (CMM) de la Universidad de Chile, liderados por el científico antes citado, Cristóbal Bertoglio, han creado un algoritmo que, aunque nos cueste creerlo, logra diagnosticar obstrucciones, así como el grado de las mismas para poder prevenir infartos.

Y todo, sin dolor, sin coste, sin realizar ninguna intervención quirúrgica…

Matemáticas aplicadas a la cardiología

corazón parámetros

En palabras del propio Bertoglio, lo que se pretende es que “los médicos midan la velocidad de la sangre y calculen mediante un algoritmo y a través de una resonancia magnética, la presión de la misma en el ordenador”.

Para entenderlo, recordemos, en primer lugar, qué es un algoritmo: un un número finito de pasos que definen y analizan un problema para poder darle una solución.

En este caso, y en el campo de la cardiología, lo que se ha conseguido es una ecuación matemática que vincula la velocidad con la presión de la sangre.

Asimismo, y gracias a un programa, es el propio ordenador el que realiza el análisis y las predicciones utilizando como variables el flujo, la velocidad y la presión de la sangre para advertir de la presencia y grado de obstrucciones en las arterias.

Descubre también las principales señales de que sufrimos mala circulación

Eficacia en el diagnóstico y menos impacto en el paciente

La medicina moderna tiene tres propósitos: garantizar la supervivencia y calidad la de vida de las personas, reducir el impacto físico, y además, reducir costes al sistema sanitario de salud.

Parece que, poco a poco, estos propósitos se van consiguiendo. Un ejemplo de ello es este nuevo sistema de diagnóstico basado en un algoritmo matemático que, en realidad, nos aportaría muchos más beneficios.

Serían los siguientes:

  • Diagnóstico inmediato, sin dolor y sin excesivos costes: No hace falta anestesiar al paciente, no hace falta un pabellón ni rayos X ni ingresar en planta a la persona ni la asistencia de auxiliares o enfermeras.
  • Se pueden hacer simulaciones en 3D de la aorta y las arterias del paciente, para trabajar así en posibles intervenciones médicas y garantizar la eficacia de la operación en caso de que la persona la necesite.
  • Asimismo, y con este programa informático, pueden analizarse variables clínicas como los saltos de presión de la sangre entre dos puntos de una arteria obstruida o incluso el grado de acumulación de colesterol.

Un examen más rápido del corazón, pero ¿cuándo estará disponible?

corazón

Este trabajo está en la actualidad en fase experimental. De momento, todas las pruebas realizadas con el algoritmo se han comparado con las técnicas clínicas ordinarias con catéter, y se ha demostrado su precisión absoluta.

  • Sin embargo, el propio director de este algoritmo y del programa informático, Cristóbal Bertoglio, indica que van a intentar mejorarlo mucho más antes de proporcionar esta técnica a los hospitales y centros médicos.
  • Ahora mismo, trabajan en un algoritmo más avanzado que pueda combinarse con total eficacia en una resonancia, y que, además, sea un sistema tan competitivo como económico, seguro y práctico.
  • A día de hoy siguen haciendo pruebas con pacientes y profundizando en corazones y aortas de plástico creadas en 3D con el fin de perfeccionar mucho más este fabuloso proyecto.

Descubre también estas 4 técnicas para combatir la ansiedad

El objetivo es, como podemos ver, esperanzador, a la vez que prometedor: proporcionar técnicas de diagnóstico no invasivas a pacientes con problemas cardíacos, con insuficiencias o malformaciones congénitas.

Esperemos que en unos años, dispongamos ya de este método clínico revolucionario.