Elimina los vellos enquistados con estos 5 remedios caseros

Además de exfoliar la piel para evitar o tratar los vellos enquistados, gracias a las propiedades de sus ingredientes estos remedios también nos ayudan a combatir la inflamación

Los vellos enquistados son una molesta condición que se origina cuando los folículos se obstruyen,debido a una acumulación excesiva de células muertas.

Esto impide que el pelo salga con normalidad a la superficie y, dado que crece en el interior, produce una pequeña inflamación que puede llegar a causar dolor.

Suelen ser comunes en aquellos con cabello rizado y grueso, aunque todos lo pueden llegar a padecer, por lo menos, una vez en su vida.

Su aparición es una consecuencia de la depilación, sobre todo cuando esta se realiza con cuchillas o máquinas de rasurado.

Por fortuna, no representan un riesgo para la salud y, aunque algunas veces se pueden infectar, se pueden tratar con facilidad gracias a algunos remedios naturales.

En el siguiente espacio queremos compartir 5 buenas opciones para que no dudes en aplicarlas cuando notes que te aqueja este problema.

¡Apunta!

1. Harina de avena y yogur

avena

Un exfoliante natural de avena y yogur puede corregir los vellos enquistados sin causar irritación o complicaciones en la zona afectada.

Sus propiedades remueven las células muertas retenidas en el folículo y, poco a poco, facilitan la extracción del pelo.

Ingredientes

  • 1 cucharada de harina de avena (10 g)
  • 3 cucharadas de yogur natural (54 g)

Preparación

  • Incorpora la harina de avena en un recipiente y mézclala con el yogur natural hasta obtener una pasta espesa.

Modo de uso

  • Extiende el producto sobre la zona afectada y frótalo con suaves movimientos circulares durante 3 o 5 minutos.
  • Luego, deja que repose 30 minutos adicionales y enjuaga.
  • Úsalo durante 3 o 4 días seguidos.

Lee también: Utilidades de la mascarilla de yogur y limón

2. Aceite de jojoba y azúcar

Al combinar estos productos naturales obtenemos un remedio efectivo contra los vellos que crecen por debajo de la piel.

Ambos limpian la superficie del folículo y, al destaparlo, remueven la piel muerta y controlan la inflamación.

Ingredientes

  • 1 cucharada de azúcar gruesa (12 g)
  • 2 cucharadas de aceite de jojoba (30 g)

Preparación

  • Humedece la azúcar gruesa con las cucharadas de aceite de jojoba y mézclalo para conseguir una pasta granulada.

Modo de uso

  • Frota el producto sobre los vellos enquistados y déjalo actuar 20 minutos.
  • Enjuaga con agua tibia y repite su uso durante 3 días seguidos.

3. Bicarbonato de sodio y limón

Bicarbonato de sodio y limón

El bicarbonato de sodio es un exfoliante natural que nos ayuda a limpiar y reparar la piel. Sus propiedades antibacterianas disminuyen el riesgo de infección y previenen complicaciones en las áreas afectadas por estos vellos.

En este caso proponemos su combinación con jugo de limón, un ingrediente que ayuda a regular el pH de la piel para acelerar su recuperación.

Eso sí, es un producto de uso exclusivo para la noche, dado que si se expone al sol puede ocasionar manchas.

Ingredientes

  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio (10 g)
  • 1 cucharada de jugo de limón (10 ml)

Preparación

  • Humedece el bicarbonato con el jugo de limón y asegúrate de obtener una pasta espesa.

Modo de uso

  • Frota el exfoliante sobre las áreas enquistadas y déjalo actuar 15 minutos.
  • Enjuaga y úsalo 2 o 3 veces a la semana.

4. Té negro

Las propiedades antiinflamatorias del té negro nos pueden servir para aliviar la hinchazón y el enrojecimiento causado por los pelos encarnados.

Este contiene una sustancia conocida como ácido tánico que, sobre la piel, regula el pH y disminuye la obstrucción de los folículos.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de té negro (10 g)

Preparación

  • Pon a hervir una taza de agua y agrégale el té negro.
  • Deja que repose unos 5 minutos y fíltralo.

Modo de uso

  • Sumerge un paño limpio en la bebida y ponlo sobre la zona afectada por estos vellos.
  • Procura que el líquido esté lo más caliente posible y haz el tratamiento durante 5 o 10 minutos.
  • Repite el procedimiento todos los días hasta aliviar el problema.

Visita este artículo: El té negro contra la tensión arterial

5. Café y miel

exfoliante de cafe

Los restos de café molido son útiles para preparar un exfoliante natural que, además de eliminar la piel muerta, reduce de forma notable los vellos encarnados.

Sus ácidos naturales ayudan a mejorar la circulación y, gracias a esto, controla la inflamación y la comezón.

Ingredientes

  • 1 cucharada de restos de café (10 g)
  • 2 cucharadas de miel de abeja (50 g)

Preparación

  • Combina los restos de café con un par de cucharadas de miel de abejas hasta obtener una pasta espesa y granulada.

Modo de uso

  • Extiende el producto sobre las zonas afectadas y realiza suaves masajes circulares.
  • Deja que actúe 20 minutos y enjuaga.
  • Úsalo durante 2 o 3 días seguidos.

¿Te molestan los vellos enquistados? Elige alguno de estos remedios caseros y dile adiós a este incómodo problema que afecta la belleza de tu piel.