Cómo curar las ampollas de los pies usando 5 soluciones caseras

Más allá de favorecer la cicatrización de las ampollas estos remedios naturales incluyen ingredientes antibacterianos que nos ayudan a prevenir infecciones. Además, también alivian el dolor

Las ampollas en los pies son lesiones que se forman cuando la piel hace contacto con materiales rígidos o se expone a una continua fricción con el calzado.

Son unas pequeñas bolsitas llenas de líquido, algunas veces recubiertas de células escamosas, que tienden a aparecer en los talones y los dedos.

Su fluido suele ser de color transparente, como agua, pero cuando se infecta puede contener sangre o pus.

Si bien la mayoría de los casos se dan de forma transitoria y leve, siempre se aconseja darles un tratamiento para evitar que causen dolor o infecciones.

Por suerte, existen ingredientes de origen natural que, por sus propiedades antibióticas y cicatrizantes, ayudan a acelerar su recuperación para que no generen complicaciones.

En esta oportunidad queremos compartir 5 buenas soluciones para que las pruebes cuando te aqueje este problema.

¡Apunta!

1. Infusión de caléndula

Té de caléndula

Un baño de pies con infusión de caléndula ayuda a reparar el tejido afectado por las ampollas y, de paso, brinda un efecto protector contra las bacterias que generan infecciones.

Esta planta se caracteriza por sus propiedades antiinflamatorias, cicatrizantes y antibióticas, ideales para aliviar varios problemas de la piel.

Ingredientes

  • 6 tazas de agua (1,5 litros)
  • 5 cucharadas de flores de caléndula (50 g)

Preparación

  • Pon a hervir el agua y, cuando llegue a ebullición, agrégale las flores de caléndula.
  • Deja reposar la infusión para que se vaya enfriando y, una vez alcance una temperatura soportable, procede a utilizarla.

Modo de uso

  • Vierte la infusión en un recipiente grande y sumerge los pies durante 20 minutos.
  • Seca bien y finaliza el tratamiento con la aplicación de una crema hidratante.
  • Repite su uso todos los días hasta curar las ampollas.

2. Leche y ajo

La combinación de leche y ajo nos brinda un tratamiento natural con propiedades antioxidantes y reparadoras que promueven la recuperación de las áreas afectadas por las ampollas.

  • La leche refresca la lesión y disminuye la sensación de ardor e inflamación.
  • Por su parte, el ajo actúa como antibiótico, evitando que se generen infecciones.

Ingredientes

  • 3 dientes de ajo
  • 1 taza de leche (250 ml)

Preparación

  • Corta los dientes de ajo en pequeñas rodajas o tritúralos en un mortero.
  • Agrégalos en una olla con la taza de leche y déjalos hervir a fuego bajo durante 5 minutos.
  • Retira el producto y déjalo reposar hasta que alcance una temperatura apta para su uso.

Modo de uso

  • Aplícalo sobre la zona afectada con la ayuda de un trozo de algodón.
  • Repite su aplicación 3 o 4 veces al día, todos los días, hasta curar la herida.

3. Miel y cúrcuma

miel y cúrcuma

Una pasta elaborada con miel y cúrcuma facilita la limpieza de la piel de los pies lesionada y, a su vez, evita que se generen infecciones y dolores.

Estos ingredientes tienen compuestos antibióticos que destruyen las bacterias y, por si fuera poco, son excelentes cicatrizantes.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de miel de abeja (75 g)
  • 1 cucharadita de cúrcuma en polvo (5 g)

Preparación

  • Combina la miel de abeja con la cúrcuma en polvo hasta obtener una pasta uniforme.

Modo de uso

  • Extiende el tratamiento sobre las ampollas y déjalo actuar 30 minutos.
  • Enjuaga con agua fría y repite su uso 2 veces al día.

4. Aceite de coco y vitamina E

El aceite de coco es un ingrediente hidratante cuyas propiedades antibacterianas ayudan a prevenir las infecciones cutáneas.

Su uso sobre la piel lesionada acelera el proceso de recuperación y disminuye las manchas y cicatrices.

En este caso lo combinamos con el aceite de vitamina E, un ingrediente antioxidante que potencia sus beneficios en el tratamiento de las ampollas.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de aceite de coco (45 g)
  • 1 cucharadita de aceite de vitamina E (5 g)

Preparación

  • Combina el aceite de coco con la vitamina E hasta obtener un producto homogéneo.

Modo de uso

  • Frota el producto sobre las ampollas y déjalo hasta que se absorba, sin enjuagar.
  • Repite su uso 3 veces al día, todos los días.

5. Aloe vera y aceite de oliva

Mascarilla de aceite de oliva y aloe vera

Una crema hidratante elaborada con aloe vera y aceite de oliva nos puede ayudar a reducir el tamaño de las ampollas mientras le brindamos nutrientes esenciales a la piel.

Su uso regular reduce el aspecto de las cicatrices y mantiene la piel elástica y libre de células muertas.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de gel de aloe vera (45 g)
  • 1 cucharada de aceite de oliva (16 g)

Preparación

  • Incorpora las cucharadas de aloe vera en un recipiente y mézclalas con el aceite de oliva hasta obtener un producto cremoso.

Modo de uso

  • Frota el tratamiento sobre la herida y déjalo actuar 30 minutos antes de enjuagar.
  • Repite su uso 3 veces al día hasta aliviar el problema.

¿Tus zapatos te provocaron dolorosas ampollas? Elige cualquiera de los remedios mencionados y úsalos según las recomendaciones dadas para lograr buenos resultados.

 

 

Categorías: Remedios naturales Etiquetas: