Cómo controlar los síntomas de las alergias con estos 6 aceites esenciales

Para obtener los máximos beneficios de estos aceites a la hora de combatir las alergias deberemos adquirirlos orgánicos, de la mejor calidad, ya que las esencias químicas no tienen las mismas propiedades

Las alergias son una condición común que se producen cuando el sistema inmunitario del cuerpo reacciona ante agentes externos como el polvo, el polen y el pelo de algunos animales.

Es un trastorno recurrente y, por lo general, inofensivo, que se genera cuando se libera histamina, una sustancia que provoca inflamación e irritación en las vías respiratorias, los oídos y la piel.

Su aparición no suele representar un problema grave, pero sí puede ser bastante incómodo debido a las secreciones nasales, la comezón y otros síntomas que se dan de forma recurrente.

Incluso, ciertos casos provocan molestias visuales y dificultan la realización de algunas actividades cotidianas.

Por suerte, existen remedios de origen natural, como los aceites esenciales, cuyas propiedades antihistamínicas y antiinflamatorias ayudan a acelerar su recuperación.

En el siguiente espacio queremos compartir en detalle los 6 mejores para que no dudes en probarlos cuando te aqueje este problema.

1. Aceite de menta

aceite de menta

El aceite de menta tiene propiedades antihistamínicas y expectorantes que pueden ayudar a controlar la congestión e irritación ocasionada por las alergias.

Sus propiedades antioxidantes promueven la limpieza de las vías respiratorias y, de paso, controlan la inflamación.

Su inhalación ayuda a reducir el exceso de producción de flemas, los ojos llorosos y los estornudos.

¿Cómo utilizarlo?

  • Agrega un poco de aceite de menta en agua hirviendo e inhala los vapores durante 5 minutos.
  • De manera opcional, toma un poco de este producto y frótalo en áreas como el pecho y la espalda.

Lee también: Los 6 mejores remedios caseros para combatir las alergias

2. Aceite de manzanilla

El aceite de manzanilla tiene propiedades antiinflamatorias y relajantes que ayudan a frenar los síntomas de las reacciones alérgicas.

Su aplicación externa ayuda a aliviar la irritación cutánea o comezón, además de promover el alivio de los ojos rojos y la congestión.

¿Cómo utilizarlo?

  • Frota un poco de aceite de manzanilla sobre las zonas irritadas de la piel.
  • Usa este producto para masajear la espalda, el pecho y las sienes.
  • Incorpora una cucharadita de aceite de manzanilla (5 g) en un vaso de agua tibia (200 ml) y consúmelo 2 veces al día.

3. Aceite de eucalipto

Aceite de eucalipto

El aceite esencial de eucalipto es uno de los expectorantes naturales que pueden ayudar a tratar varias enfermedades del sistema respiratorio.

Sus compuestos activos promueven el alivio de la congestión nasal y, de paso, mejoran la respiración ante infecciones virales y bacterianas.

Su poder antihistamínico reduce la aparición de las alergias estacionales y, de hecho, calma la irritación ocasionada por el pelo de las mascotas.

¿Cómo utilizarlo?

  • Agrega una pequeña cantidad de aceite de eucalipto en una olla de agua hirviendo y, en seguida, inhala los vapores durante 5 minutos.
  • De modo opcional, diluye el aceite en agua tibia y aplícalo mediante compresas sobre el pecho y la cabeza.

4. Aceite de tomillo

El aceite de tomillo es un producto antiinflamatorio y expectorante que apoya el tratamiento de las alergias y los problemas respiratorios.

Sus compuestos activos promueven el alivio de los conductos respiratorios irritados y, a su vez, controlan la producción de flemas.

De hecho, se le atribuyen propiedades antibióticas y antifúngicas que podrían ser claves para fortalecer la respuesta inmunitaria del cuerpo.

¿Cómo utilizarlo?

  • Toma una pequeña cantidad de aceite de tomillo y masajéalo en áreas como el pecho y la espalda.
  • Asimismo, puedes agregar dos o tres gotas en tus infusiones para aprovechar sus cualidades desde el interior.

5. Aceite de limón

Tratamiento de aceite y limón

Entre los múltiples usos del aceite esencial de limón nos encontramos con que es una solución efectiva contra la congestión y las flemas causadas por las alergias.

Su poder desintoxicante y antiinflamatorio facilita la eliminación de las toxinas y mejora la respuesta del sistema inmunitario ante los agentes externos del ambiente.

También cuenta con propiedades antisépticas y antimicrobianas que ayudan a crear una barrera contra los virus, bacterias y hongos que atacan el cuerpo.

¿Cómo utilizarlo?

  • Usa una pequeña cantidad de aceite de limón para masajear el pecho y la espalda en casos de rinitis.
  • Para alergias cutáneas, combina un poco de aceite de limón con aceite de oliva y frótalo hasta que se absorba por completo.

Visita este artículo: 10 usos del aceite de limón

6. Aceite de lavanda

El aceite esencial de lavanda es un producto relajante que ayuda a despejar las vías respiratorias en caso de alergias e infecciones virales.

Sus propiedades calman el dolor de cabeza y disminuyen la congestión y los estornudos.

También se puede emplear como tratamiento para la piel, por ejemplo, en casos de picaduras o urticaria.

¿Cómo utilizarlo?

  • Incorpora un poco de aceite de lavanda en agua hirviendo e inhala los vapores durante 5 minutos.
  • Usa el aceite para relajarte en sesiones de aromaterapia.

¿Sufres de alergias recurrentes? Adquiere cualquiera de los aceites mencionados y comprueba por ti mismo cuán buenos son para reducir esos síntomas que te hacen sentir enfermo.

 

 

Categorías: Remedios naturales Etiquetas: