Controla la inflamación y alivia el dolor de rodillas con este combinado medicinal de 2 ingredientes

La mezcla de aceite y sal del Himalaya combina las propiedades antiinflamatorias de ambos ingredientes para formar un único producto ideal para aliviar los dolores de articulaciones como las rodillas

La inflamación y los dolores en las rodillas pueden ser el resultado de un sobresfuerzo físico, la práctica de malos hábitos o una lesión.

Aunque la mayoría lo ignora, estas articulaciones son bastante complejas y tienden a sufrir traumatismos debido a su falta de amortiguación.

Si bien están protegidas por líquidos, ligamentos y tendones, hay muchos factores que aceleran su desgaste, lo cual puede derivar en respuestas inflamatorias y dolores fuertes.

Y, aunque estos pueden tratarse con medicamentos analgésicos y periodos de descanso, algunas veces es necesario recurrir a otros tratamientos para evitar complicaciones.

Por suerte, hay soluciones de origen natural que, por un bajo costo, ayudan a combatir este tipo de dolencias sin provocar efectos indeseados.

En el siguiente espacio queremos compartir un remedio de uso externo que, con apenas 2 ingredientes, ayudará a aliviarlo en poco tiempo.

2 ingredientes para aliviar el dolor de rodillas

El combinado medicinal para aliviar la inflamación y el dolor de rodillas se obtiene a partir de la combinación de aceite de oliva con sales del Himalaya.

Estos ingredientes tienen propiedades antiinflamatorias y vasodilatadoras. Así, tras ser aplicados de forma externa, promueven la buena circulación y las funciones del sistema linfático.

Además, gracias a sus propiedades mejoran el proceso de oxigenación muscular y articular, por lo que disminuyen la sensación de rigidez y dolor.

Beneficios del aceite de oliva

aceite-de-oliva

El aceite de oliva es un tipo de grasa saludable que se conoce en todo el mundo por su alto contenido de nutrientes esenciales y propiedades medicinales.

Sus compuestos antiinflamatorios actúan como relajantes musculares, por lo que son ideales para reducir la inflamación y las dolencias que afectan el movimiento.

Su aplicación externa le brinda interesantes beneficios a la salud circulatoria, ya que promueve el alivio del dolor de las rodillas y los músculos tensionados.

Está recomendado por su ligero efecto analgésico y es ideal para controlar las cefaleas, la tortícolis y otros problemas derivados de un descontrol en el nivel de inflamación.

Lo más interesante es que sus compuestos benefician la salud de la piel, disminuyendo la acción negativa de los radicales libres y las toxinas.

Beneficios de las sales del Himalaya

sal del Himalaya

Las sales del Himalaya se han convertido en un producto terapéutico, ideal para disminuir los dolores de las articulaciones y los músculos.

Contiene minerales esenciales como el sodio y el magnesio, los cuales actúan, desde la parte externa del cuerpo, como poderosos relajantes.

Su asimilación mejora la actividad de las enzimas y, de paso, regula los impulsos eléctricos y musculares tras hacer actividades de alta exigencia física.

Se le atribuyen propiedades calmantes y antiinflamatorias que, mediante masajes, disminuye hasta un 30% los dolores de rodilla, espalda y manos.

A su vez, su aplicación le brinda un impulso a las funciones linfáticas, de modo que promueve la eliminación de las toxinas y líquidos que se retienen en los tejidos.

Por si todo lo anterior no fuera suficiente, también es un calmante natural del sistema nervioso y sirve como complemento para estimular la segregación de serotonina.

¿Cómo preparar este combinado medicinal para aliviar el dolor?

aceite de oliva

El combinado medicinal de aceite de oliva y sales del Himalaya es un tratamiento de uso externo que controla el dolor sin causar reacciones adversas.

Aunque no es un tratamiento milagroso ni nada similar, su aplicación regular contribuye a calmar la inflamación y los problemas de movilidad de la rodilla.

Ingredientes

  • 1 taza de aceite de oliva prensado (200 g)
  • 1 taza de sal del Himalaya (120 g)

Utensilios

  • Frasco de vidrio con tapa
  • Cuchara de madera

Preparación

  • Incorpora el aceite de oliva en un frasco de vidrio y, a continuación, agrégale la sal del Himalaya.
  • Mezcla los ingredientes con una cuchara de madera y, tras integrarlos por completo, sella bien el recipiente.
  • Pon el producto en un lugar fresco y oscuro y déjalo reposar durante 8 días.

Modo de uso

  • Toma una cantidad generosa del producto y frótala sobre las zonas doloridas.
  • Realiza un suave masaje durante 3 o 5 minutos y descansa.
  • Deja que los ingredientes del remedio actúen otros 20 minutos y enjuaga con agua fría.
  • Repite su aplicación cada vez que sientas dolor. Si lo deseas, también puedes aplicarlo 3 veces a la semana como preventivo.

¿Te animas a probarlo? Aunque es una terapia diferente para el alivio del dolor, sus propiedades son muy interesantes y efectivas.

¡Anímate a descubrirlas!

 

Categories: Remedios Tags: