¿Es beneficioso utilizar una esterilla eléctrica antes de acostarnos?

Aplicar calor con la esterilla eléctrica en la zona de los riñones puede ayudarnos a aliviar problemas en la zona y mejorar nuestros niveles de energía

Algunas personas tienen por costumbre utilizar una esterilla eléctrica de manera habitual porque sienten que, además de darles un agradable calor local, les ayudan a relajarse y a aliviar algunas molestias o dolores.

En este artículo detallamos las propiedades de la esterilla eléctrica en diferentes partes del cuerpo, así como algunas alternativas con otros beneficios para la salud. 

Los beneficios del calor local

Nuestro cuerpo tiene diferentes temperaturas según la zona, la actividad, el metabolismo, etc.

Cuando sufrimos molestias o dolores solemos tener un desequilibrio de temperaturas, con algunas partes demasiado calientes y otras demasiado frías.

Con la aplicación local de calor podemos ayudar a equilibrar la temperatura general del organismo y conseguir los siguientes efectos:

  • Equilibrar los niveles de relajación.
  • Recuperar la energía y vitalidad.
  • Calmar molestias y dolores.
  • Mejorar la función y regeneración de los órganos.
  • Facilitar el sueño y combatir el insomnio.
  • Mejorar la circulación.

Visita este artículo: Las mejores técnicas de relajación en la oficina

Calor en el hígado

Depura el hígado y el colon

El hígado es uno de los órganos que, cuando no funciona de manera correcta, suele sufrir un descenso de la temperatura.

La aplicación de calor local por medio de una esterilla o similar en la zona del hígado, en especial si lo hacemos por la noche antes de acostarnos, nos ayudará a mejorar la digestión y a prevenir problemas hepáticos.

Así, nos sentiremos mucho mejor en general y mejoraremos la calidad del sueño.

  • Para aplicar calor sobre el hígado deberemos situar la esterilla encima de las costillas del lado derecho, tanto por delante como por detrás, e incluso abarcar el costado derecho.

Calor en los riñones

Los riñones son, junto con el hígado, los órganos que pierden su temperatura con facilidad cuando no funcionan de manera correcta.

Algunos malos hábitos, como las malas posturas o la ropa que no abriga lo suficiente esa parte de la espalda empeoran cualquier molestia o dolor que tengamos en los riñones.

  • Para aplicar calor en los riñones deberemos ponernos la esterilla eléctrica justo entre las lumbares y las dorsales. 
  • Si lo hacemos un rato cada día notaremos mejoras en cualquier problema renal, así como también en nuestros niveles de energía y vitalidad.

Calor para las contracturas

contracturas

Si tenemos alguna contractura o dolor muscular puntual también podemos sentir un gran alivio al aplicarnos el calor local, el cual tiene efectos antiinflamatorios y analgésicos.

  • Podemos combinarlo con la aplicación de algún aceite terapéutico y con un buen masaje para potenciar los efectos del calor.

Calor en los pies

Las personas que sientan dolores o malestar en general, fatiga crónica, malas digestiones o sensación persistente de frío deberían aplicarse cada noche la esterilla eléctrica en la planta de los pies.

  • Solamente tenemos que descalzarnos o quedarnos con calcetines y apoyar os pies sobre la esterilla.

El calor que penetra a través de las plantas va a reconfortar todo nuestro organismo gracias a los puntos reflejos que se encuentran por todo el pie.

La esterilla eléctrica

esterilla eléctrica

La esterilla eléctrica es, por lo tanto, una opción económica y práctica para aplicarnos calor de manera local en cualquier parte del cuerpo.

El único efecto negativo que podemos encontrarle es la radiación electromagnética que emite.

Esta puede ser perjudicial para aquellas personas más sensibles que sienten cómo les afectan los aparatos que nos rodean de manera continuada.

¿Quieres conocer más? Lee: Crema de efecto frío-calor para mejorar la circulación de las piernas

Alternativas a la esterilla

Si estamos buscando alguna alternativa a la esterilla eléctrica que produzca calor local podemos recurrir a las siguientes opciones:

Las mantas de piedras

Existen mantas eléctricas con piedras como el jade o la turmalina.

Aunque también son eléctricas, los efectos terapéuticos beneficiosos de las piedras contrarrestan la contaminación electromagnética que emiten. No obstante, su precio es bastante más elevado.

Las bolsas de agua caliente

Las bolsas de agua caliente

La manera más sencilla y económica de aplicarnos calor local son las bolsas de agua caliente que se han usado toda la vida.

Están elaboradas con diferentes tipos de gomas y recubiertas en su mayoría con alguna tela agradable al tacto.

Arcilla

La aplicación de arcilla sobre la piel no emite un calor directo. No obstante, tiene la virtud de regular las temperaturas, aportando calor o frío según lo necesitemos.

Además, tiene propiedades antiinflamatorias y remineralizantes, por lo que es excelente para aplicar en zonas con dolores.

  • La aplicaremos durante 20 o 30 minutos, hasta que se seque.