Aléjate de las personas que no te aportan nada

Si percibes que esa persona con la que estás te roba la energía y el bienestar, aléjate. Aunque te cueste, aprende a mirar por ti antes de satisfacer las necesidades ajenas

Aléjate de las personas que han dejado de aportarle algo a tu vida y que, ahora mismo, tan solo te quitan cosas.

Hay personas que han empezado brindándote energía, pero que, después, has descubierto que pretendían absorbértela.

Lee: 10 ladrones de tu energía

Algunos dicen que son personas tóxicas, otros, vampiros emocionales. Lo que es cierto es que no te hacen sentir bien, que notas que debes alejarte, pero hay algo que te impide hacerlo.

¿Qué es?

Aléjate de las personas que intentan manipularte

mujer-con-bandera-de-fuego

Hay personas que, cuando quieres alejarte de ellas, empiezan a decirte determinadas cosas que te hacen sentir muy mal. Por ejemplo, “eres un desagradecido”, “mira cómo me pagas todo lo que yo he hecho por ti”, “sin mí hoy no serías nada”.

Todas estas palabras te hacen sentir mal y en deuda, pero debes tener en cuenta que quien te las dice te está intentando manipular.

Alguien que te quisiera, que te apreciase, jamás se dirigiría a ti con estos términos; es más, respetaría tu decisión.

Tienes todo el derecho de alejarte de quien ya no te conviene. Las relaciones cambian, las personas también y esto no es necesariamente algo malo, pues puede arrojar luz sobre cómo son de verdad los individuos que estaban a tu lado.

Aléjate de las personas que sabes que vienen a chuparte la energía y que, cuando ya no tienen más que absorber, se van. Aléjate de las personas que te sonríen de frente, pero que por detrás te critican.

Descubre: Rodéate de personas interesantes, aléjate de las personas interesadas

Por mucho que intenten hacerte creer lo contrario, por muchas ocasiones en las que hayas dudado de si estabas en lo cierto o no con tus especulaciones, no permitas que nadie te haga sentir mal.

Cuando en una relación abundan más los malos momentos que los buenos, en el instante en que te genera un mínimo de malestar, es necesario poner distancia.

Nos duele cerrar capítulos, pero a veces es necesario

Existen relaciones de pareja en las que nos gustaría tener una amistad con esa persona que nos ha aportado tanto. En ocasiones, esto sucede y es muy satisfactorio. Pero ¿y si, cuando lo intentas, ves que no te aporta nada?

Como pareja, en su momento, te aportó algo, pero ahora la verdad es que no te supone nada. Una persona tiene que motivarte, tiene que apetecerte quedar con ella. Saber que te enriquece.

Si cuando estás con alguien no sientes nada de esto, es más, eres consciente de que sin su presencia incluso estarías más tranquilo, ¿por qué seguir a su lado?

No estás viviendo una relación de amistad honesta. Cuesta cerrar capítulos porque nos duele desprendernos de quien ha sido importante para nosotros.

Lee: Quiero en mi vida personas que sumen, no personas que resten

Sin embargo, aunque esto lo veas como algo malo, no lo es en absoluto. Cerrar capítulos iniciará otros que serán mucho más enriquecedores para ti.

No te quedes por miedo, por sentirte mal o por diversas creencias que tienes con respecto a las relaciones. Si en tu interior notas que necesitas alejarte, hazlo.

A veces es mejor alejarse para poder crecer

persona-ante-puerta-con-papeles

En ocasiones, no estamos bien en una relación y solo hay conflictos, ya no nos aportamos nada… Sin embargo, continuamos juntos.

No nos damos cuenta de que, a veces, tenemos que alejarnos para así poder crecer. Tal vez no nos estamos aportando nada porque buscamos lo que no tenemos en el otro.

Estamos hablando de esas relaciones de dependencia  en las que sin el otro nos sentimos vacíos; no somos capaces de sentirnos bien y felices si no tenemos a la otra persona a nuestro lado.

En este caso hay recriminaciones si el otro no satisface nuestras necesidades.

Alejarse será esencial para crecer de forma individual y, en un futuro, si es factible, volver a intentarlo de una manera mucho más enriquecedora.

mujer-enriqueciéndose

 

Antes de irte no te olvides de: Ya no voy a perder más tiempo en lo que me hace daño

Aléjate de las personas que han dejado de aportarte o que te aportan tan solo conflictos y malos momentos. En ocasiones, puede ser una oportunidad para crecer o para, de una vez, tomar el camino que deberíamos haber elegido desde un principio.

No tengamos miedo a alejarnos de las personas.

Fotografía: Norvz Austria, Aliza Razell.