6 tips para mejorar la vista de manera natural y sin cirugía

Siempre que tengamos la oportunidad deberemos ejercitar la vista y mirar objetos cercanos y lejanos de forma alterna. Asimismo, dirigir la mirada a diferentes puntos y relajar la tensión ocular también nos ayudará a mejorarla

¡Podemos mejorar la vista de manera natural! Solamente debemos conocer cuáles son los mejores consejos y ejercicios para entrenar nuestros ojos y evitar las tensiones oculares del día a día.

Descubre en este artículo los mejores tips para recuperar la vista sin necesidad de cirugías. 

Mejorar la vista es posible

Aunque la mayoría de optometristas niegan que se posible mejorar la vista, algunos de ellos ya están incorporando algunas pautas para lograrlo, sobre todo en niños y en fases tempranas.

Se está comprobando que poner gafas cuando una persona tiene, por ejemplo, menos de una dioptría, es más una condena que una solución.

Ese es precisamente el mejor momento para empezar el tratamiento, ya que nuestra vista todavía está en muy buen estado.

Cuanto más tiempo pase y más nos acostumbremos a las gafas o a las lentillas, más difícil será. Pero no imposible.

Ver también: Delicioso batido multivitamínico para mejorar la visión y el metabolismo

Tips para lograrlo

1. Tomar conciencia de nuestros ojos

5 errores en el cuidado de los ojos que puedes estar cometiendo

El primer paso para mejorar la vista de manera natural consiste en tomar conciencia de nuestros ojos.

Y es que, aunque tenemos la capacidad de mirar y de ver, no somos realmente conscientes de cómo usamos nuestros ojos. 

En los ojos acumulamos emociones y tensiones del día a día que nos causan problemas de la vista. No obstante, la parte positiva es que lo que creíamos que era incurable podría, en realidad, tener solución.

Poco a poco deberemos ir prestando más atención en lo que hacemos con nuestros ojos, cuándo los apretamos, por qué no miramos en determinadas direcciones, por qué bajamos la vista, etc.

2. Descansar de gafas y lentillas

Muchas personas están sometidas al uso de gafas o lentillas a diario.

Lo que parecía algo maravilloso para recuperar la vista perdida se ha convertido también en una dependencia a la que nuestros ojos se acostumbran para no tener que hacer ningún esfuerzo.

Es por este motivo por el que solemos ir perdiendo vista en lugar de recuperarla.

Proponemos prescindir del uso de gafas y lentillas durante unas horas al día, siempre que sea posible, para acostumbrar a los ojos a hacer su función.

Podemos ir aumentando este tiempo de manera progresiva.

3. Mirar de cerca, mirar de lejos

ojos con ojeras

Estamos perdiendo la capacidad de mirar a diferentes distancias, sobre todo las personas que vivimos en las ciudades, rodeadas de edificios que nos impiden mirar de lejos.

Siempre que tengamos la oportunidad debemos ejercitar estas funciones visuales. Y, siempre que podamos, salir a la montaña o a la playa, a lugares en los que podamos abarcar espacios más amplios sin impedimentos.

En el día a día incorporaremos este sencillo ejercicio en cualquier momento que podamos: mirar de lejos y de cerca de manera alternativa, fijándonos en detalles y objetos a nuestro alrededor.

4. Combatir la tensión ocular

En muchos casos perdemos vista por un exceso de tensión ocular.

Esta puede deberse a un exceso de horas frente al ordenador o la televisión e incluso al hacerlo manera inconsciente al mirar con atención.

Además, esta tensión puede provocarnos también dolores de cabeza frecuentes.

Para relajar los ojos haremos la técnica del palmeo:

  • Frotaremos ambas manos hasta que entren en calor.
  • Apoyaremos los codos sobre una mesa y los ojos sobre las palmas de las manos, pero sin apretarlos.
  • Nos relajaremos un par de minutos en esta posición, mientras intentamos tomar conciencia de cualquier tensión que estemos haciendo con los ojos o con toda la musculatura de alrededor.
  • Al terminar este ejercicio sentiremos un gran alivio, así como una mayor nitidez en la mirada.

5. Mirar en todas las direcciones

mascarilla-para-el-contorno-de-ojos

Así como debemos proponemos aprender a mirar de lejos y de cerca, también tenemos que utilizar todas las posibilidades que nos ofrecen los ojos, ya que, si no, estas se atrofian.

Es decir, en lugar de mover la cabeza siempre que queramos mirar hacia algún lugar, también debemos mirar en todas las direcciones: arriba, abajo, a ambos lados, en diagonal e incluso hacia la nariz.

De este modo mantenemos la musculatura ocular en forma.

Te recomendamos leer: Cómo tratar el dolor de cabeza sin medicamentos

6. La alimentación

En todo tratamiento natural siempre está presente la alimentación, ya que es la que nos proporciona los nutrientes que necesitamos para cumplir las funciones de nuestro cuerpo.

En nuestra dieta no pueden faltar: