6 consejos para eliminar naturalmente los acrocordones

La acción antiinflamatoria y antiviral del jugo de piña nos ayudará a eliminar los acrocordones y evitará su propagación a otras partes del cuerpo

Los acrocordones o papilomas cutáneos son unas protuberancias pequeñas adheridas al cuello, los antebrazos, los párpados y otras zonas del cuerpo.

Se producen por la acumulación de colágeno en las partes más gruesas de la piel, aunque también se cree que están formados por fricción.

Si bien no son un riesgo para la salud, para algunos resultan bastante molestos porque tienden a irritarse o lesionarse con facilidad.

Por otro lado, la mayoría desea eliminarlos porque consideran que son un problema estético que hace lucir mal la piel.

La buena noticia es que no hace falta recurrir a costosos procedimientos para poder deshacernos de ellos.

Aprovechando las cualidades de algunos ingredientes naturales podemos preparar algunos remedios para destruir esos tejidos sin dañar la piel a su alrededor.

¡Apunta!

1. Vinagre de manzana

Vinagre de manzana

El ácido acético que contiene el vinagre de manzana es uno de los mejores compuestos para quitar los acrocordones y verrugas.

Este procedimiento debe utilizarse varias semanas para que se elimine toda la protuberancia.

Ingredientes

  • 1 cucharada de vinagre de sidra de manzana (10 ml)
  • 1 palillo de dientes
  • 1 trozo de algodón
  • Cinta adhesiva médica

¿Cómo prepararlo?

  • Lava la piel alrededor del acrocordón con agua tibia y jabón neutro.
  • Seca bien y rasca suavemente con un palillo de dientes.
  • Humedece el algodón con el vinagre de manzana y aplícalo de forma directa.
  • Véndalo con cinta adhesiva médica y déjalo actuar toda la noche.
  • Al día siguiente enjuaga y repítelo antes de dormir.
  • Sigue el mismo procedimiento hasta que se caiga el acrocordón.

Ver también: 11 espectaculares beneficios que obtienes con vinagre de manzana

2. Aceite de ricino con levadura

Una combinación de aceite de ricino con levadura nos da como resultado una pasta para combatir estas antiestéticas acumulaciones de piel.

Ingredientes

  • 1 cucharada de aceite de ricino (10 ml)
  • ½ cucharadita de levadura en polvo (2 g)
  • Cinta adhesiva médica

¿Cómo prepararlo?

  • Mezcla el aceite de ricino con la levadura en polvo hasta obtener una pasta pegajosa.
  • Cuando esté lista, aplícala sobre la verruga y fíjala con cinta adhesiva.
  • Déjala actuar toda la noche y enjuaga al día siguiente.
  • Úsala de dos a cuatro semanas para obtener buenos resultados.

3. Jugo de piña

piña

La bromelina, una enzima que contiene el jugo de piña, es muy útil para combatir esos fibromas que afectan la belleza.

Su acción antiinflamatoria y antiviral reduce el tamaño de la verruga y evita su contagio a otras partes del cuerpo.

Ingredientes

  • 1 trozo de piña
  • 3 gotas de jugo de limón
  • 1 trozo de algodón

¿Cómo prepararlo?

  • Tritura el trozo de piña y agrégale tres gotas de jugo de limón.
  • Sumerge un algodón en el líquido y aplícalo sobre las zonas afectadas.
  • Repite su uso tres veces al día, todos los días.

4. Aceite esencial de árbol de té

Este aceite esencial es uno de los mejores remedios caseros para eliminar los acrocordones y pequeñas verrugas cutáneas.

Sus propiedades antibióticas y antivirales acaban con los patógenos que hacen que se contagien con facilidad.

Ingredientes

  • 3 gotas de aceite de árbol de té
  • Agua (la necesaria)
  • 1 trozo de algodón

¿Cómo prepararlo?

  • Sumerge un algodón en agua y limpia los alrededores del acrocordón.
  • Vierte dos o tres gotas de aceite de árbol de té sobre la zona afectada.
  • No lo enjuagues y repite su aplicación dos veces al día hasta que se elimine.

5. Aceite de orégano

Aceitede-orégano

El aceite de orégano es un producto utilizado para combatir varios tipos de infecciones, virus e inflamaciones que afectan la piel.

Sus compuestos activos eliminan los fibromas y evitan que aparezcan en otras partes del cuerpo.

Ingredientes

  • ½ cucharadita de aceite de orégano
  • 1 trozo de algodón

¿Cómo prepararlo?

  • Humedece el trozo de algodón con el aceite de orégano y aplícalo sobre la zona afectada.
  • Repite su uso dos veces al día, todos los días.

Te recomendamos leer: El orégano y sus variados usos medicinales

6. Jugo de cebolla y sal

Los compuestos azufrados de las cebollas y sus propiedades antibacterianas también pueden aprovecharse contra este problema.

Ingredientes

  • 1 cebolla
  • 1 cucharada de sal marina (10 g)
  • 1 vendaje

¿Cómo prepararlo?

  • Pica una cebolla y colócala en un recipiente que contenga sal marina.
  • Al día siguiente, extrae el jugo de la cebolla y úsalo para tratar los acrocordones.
  • Aplícalo en la zona afectada y cúbrelo con un vendaje para que actúe toda la noche.
  • Repite su uso durante 10 o 12 noches.

Elige uno de los remedios aquí citados y úsalo por el tiempo recomendado para acabar con esas pequeñas alteraciones que afectan tu piel.

Ten en cuenta que los efectos pueden tardar un poco y varían en cada caso.