4 razones para beber agua tibia en lugar de fría

Mientras que el agua fría puede incluso provocar ataques de migraña, el agua tibia nos ayuda a mejorar la digestión y favorece la depuración de toxinas

Normalmente, y sobre todo en los meses de mayor calor, solemos tomar agua fría. No obstante, con estas poderosas razones quizá acabes cambiando tu forma de consumir este líquido.

Beber agua tibia en lugar de fría tiene una serie de ventajas importantes que a continuación te acercamos.

1. El agua tibia es muy beneficiosa para tu sistema digestivo

Sistema-digestivo-flora-intestinal

El agua tibia puede ser una gran aliada para tu sistema digestivo.

Y es que, mientras que el agua fría ayuda a solidificar la grasa que contiene la comida y desacelera la digestión, el agua tibia actúa de la manera contraria.

  • Si optas por ingerir un vaso de agua tibia será mucho más fácil para ti digerir la comida rápidamente. Así optimizarás el proceso de absorción de los nutrientes y evitarás otros contratiempos como el estreñimiento.

Ver también: Propiedades de la papaya para el sistema digestivo

2. Ideal para cuidar de tu sistema respiratorio

Beber agua tibia puede ser mucho más saludable para tu sistema respiratorio que el agua fría.

El agua fría provoca la inflamación de la mucosa y aumenta el riesgo de padecer infecciones del sistema respiratorio así como de padecer problemas de garganta.

  • El agua tibia, en cambio, hará que tu garganta se suavice y aliviará la irritación de la misma.
  • Es útil tanto si tienes las enfermedades respiratorias como si solo buscas eliminar la sequedad en la boca que se suele producir por las mañanas.

3. Estimula el buen funcionamiento del sistema sanguíneo

flujo sanguíneo

Beber agua fría puede provocar el estrechamiento de los vasos sanguíneos. En cambio, si bebes agua caliente o tibia los vasos sanguíneos se dilatan.

Como resultado, se mejora la circulación sanguínea en los órganos y tejidos. Gracias a este sencillo gesto podrás eliminar las toxinas más rápidamente y depurar tu organismo.

4. El agua tibia y el sistema nervioso

El dolor de cabeza en ocasiones se genera por las temperaturas bajas y está demostrado que beber agua fría puede tener un efecto similar.

Si tenemos tendencia a padecer migrañas, al beber agua fría corremos el riesgo de desencadenar una crisis.

En cambio, el agua caliente o tibia logrará alivia el dolor y eliminar los espasmos.

Te recomendamos leer: 6 trucos para fortalecer tu sistema nervioso

Otras consideraciones

Aprende a preparar agua de magnesio para controlar la ansiedad y el peso corporal

Hay que tener en cuenta que se debe beber la cantidad de agua diaria recomendada (entre 1 litro y medio y 2 litros).

  • Si no consumimos las cantidades necesarias estaremos complicando la tarea a diferentes órganos, como el hígado, los riñones, el sistema digestivo o el inmunitario, que no podrán cumplir con sus funciones.
  • Gracias al agua, además, lograremos lubricar las articulaciones y mejorar la resistencia de los ligamentos.
  • Además, si nos aseguramos de consumir la cantidad de agua recomendada al día estaremos disminuyendo las probabilidades de padecer cálculos o piedras en el riñón.

Asimismo, la incidencia de las infecciones urinarias será mucho menor.

  • El agua también es la mejor aliada para aquellas personas que están siguiendo una dieta, ya que es capaz de reducir el apetito a la vez que ayuda al cuerpo a metabolizar las grasas de manera más eficiente.

Beber un vaso de agua tibia 10 minutos antes de comer permite llegar con menos ansiedad a la comida, además es la mejor aliada contra la retención de líquidos.

Asimismo, beber agua nos puede ayudar a prevenir múltiples problemas. Si no hay suficiente hidratación el organismo concentra mayor cantidad de sustancias tóxicas y cancerígenas.

No obstante, estas se eliminan con la orina si nos mantenemos correctamente hidratados.

Tener una correcta hidratación nos ayudará a proteger a nuestro organismo y a mantener los niveles adecuados de acidez, así como a retrasar los procesos de envejecimiento del propio cuerpo.

Así que toma nota porque los expertos en salud recomiendan beber de un litro y medio a dos de agua al día. Es la forma más adecuada de mantener nuestro organismo hidratado y en correcto funcionamiento.

Eso sí, ¡mejor si es agua tibia!